Reportaje

Repasando los mejores Free to Play

Por Fernando Mateus
-

Repasamos algunos de los mejores Free to Play disponibles hoy en día, que nos permitirán disfrutar de experiencias más o menos completas normalmente muy enfocadas a los modos multijugador sin tener que pagar por ello.

Nuestra situación económica no está pasando por su mejor momento, para qué negarlo, y eso afecta a prácticamente a todos los campos de nuestra vida, incluido el mundo de los videojuegos. Para bien o para mal existen alternativas al tener que pagar por un juego que se acogen al modelo de pago free to play, interpretable de muchas maneras pero constando de un principio básico: jugar es relativamente gratis.
 
La política free to play es un arma de doble (o triple) filo, ya que nos pone la miel en los labios y muchas veces nos obliga a pagar si queremos realmente poder echarle un lengüetazo, aunque en otras ocasiones nos encontramos con experiencias muy completas de serie que únicamente nos proponen invertir en ellas para aumentar su variedad y complejidad. Los primeros serían los conocidos como Pay to Win (pagar para ganar, vaya), mientras que los segundos podríamos considerarlos como freemium y son los que protagonizan este reportaje.
Y es que el hecho de que un juego sea gratuito no implica que tenga que ser por ello malo o estar incompleto, ni mucho menos. Obviamente, la balanza tenderá a desequilibrarse entre los jugadores que pasen por caja y los que no de alguna manera (hablando de juegos competitivos), pero hay que tener en cuenta que los desarrolladores tienen que vivir de algo. Además, si tras llevar cientos de horas jugando por la cara no se siente una pequeña culpabilidad (o necesidad en algunos casos) que nos empuje a gastarnos aunque sean dos miserables euros en cualquier cosa, es que algo falla. 
Dicho esto, y teniendo en cuenta el artículo similar que firmó Sonia H. sobre los free to play de PlayStation 3, vamos a repasar algunas de las mejores opciones disponibles en el resto de plataformas que se acojan al modelo ‘gratuito’ que tan fácilmente está triunfando desde hace años.
Path of Exile
Plataforma: PC, disponible sólo en Steam
Grinding Gear Games comenzó a desarrollar Path of Exile en el 2006, pero no fue hasta hace un año que el estudio independiente compartió con todo el mundo su progreso en forma de beta abierta, estado en el que se encuentra actualmente el juego y en el que posiblemente permanezca mucho, mucho tiempo.
Path of Exile es un Action RPG al más puro estilo Diablo (las comparaciones son odiosas en algunos sentidos, para qué negarlo) en el que recorreremos las tierras de Wraeclast, una serie de islas habitadas por personas non gratas por los que mueven los hilos en el mundo. En otras palabras, una tierra de exiliados a la que no le faltarán enemigos de todo tipo y zonas de manual que abarcan todos los paisajes típicos del género.
Nuestro personaje podrá pertenecer a una de las siete clases que Grinding Gear Games ha diseñado, siendo tres de ellas puras en lo que respecta a uno de los tres atributos que manejan el cotarro de todo el sistema de combate y evolución del personaje (inteligencia, fuerza y destreza) y el resto mixtos. También encontraremos un árbol de habilidades que quita el hipo (no es exageración, miradlo aquí) y un sinfín de posibilidades en todas sus facetas jugables que no dejarán indiferentes a nadie.
Las habilidades pasivas las conseguiremos a base de subir de nivel, pero las activas las encontraremos en forma de gemas de diferente color (tres colores, cada uno representando a las tres características antes citadas), que podrán ser engarzadas en las diferentes piezas de equipamiento que estemos usando para combinar sus efectos y subirlas de nivel. 
El sistema de negocio de Path of Exile es bastante curioso, ya que directamente no existe el dinero como tal. Cuando vendamos en las tiendas conseguiremos algunos objetos de relativo valor, que a su vez son usables en las partidas (pergaminos de portal, de identificación de equipamiento… entre muchos otros) y que también serán lo que nos demanden los mercaderes a cambio de vaciarles la tienda. Dependiendo de la combinación que objetos que vendamos de golpe también podremos canjearlos por otro tipo de objetos a cambio.
El uso de las pociones también comparte la particularidad de funcionar de una manera menos ortodoxa: en vez de comprar pociones como tal, haremos lo propio con sus frascos, que tendrán una serie de usos antes de agotarse y que se volverán a llenar según vayamos eliminando enemigos. 
Respecto a su política free to play, os gustará escuchar que Path of Exile es totalmente gratuito y que puede ser completado sin problemas sin pagar ni un euro. De hecho, Grinding Gear Games sólo nos permite realizar microtransacciones en aspectos cosméticos y que no tienen nada que ver con la jugabilidad, lo que ellos mismos denominan como micropagos éticos. Un puntazo, y más teniendo en cuenta que seguirán actualizando el juego hasta nuevo aviso, añadiendo nuevo contenido periódicamente. 
Plants vs Zombies 2 It’s About Time!
Plataforma: Android e iOS
Si hay un juego que destaca dentro del modelo free to play en Android e iOS no es otro que Plants vs. Zombies 2 It’s Just About Time!, la secuela del genial tower defense firmado por PopCap Games hace unos añitos. Como buena continuación, nos ofrece una experiencia bastante similar a la de Plants vs. Zombies, pero añadiendo mucho contenido, un nuevo punto de vista en la jugabilidad, más modos de juego y el motivo que le hace estar en la presente lista: es gratis.
En esta ocasión acompañaremos en un viaje temporal a Dave el loco en busca de su taco perdido mientras usamos nuestra legión de plantas y algo de nuestro ingenio para combatir a los no muertos a lo largo de la historia, teniendo que plantar cara (nunca mejor dicho) a egipcios, cowboys y piratas zombies, que se dice pronto.
A diferencia de otros títulos que comparten política de pago, Plants vs Zombies 2 se puede completar de cabo a rabo sin tener que pasar por caja en ningún momento, aunque existen algunas barreras insondables que ni la mayor de las insistencias ni muchas horas de juego pueden superar, que no son otras que las plantas de pago.
A lo largo de la aventura iremos desbloqueando paulatinamente nuevas plantas para utilizar en combate, pero hay una selección bastante importante (incluidas algunas de las utilizadas en Plants vs. Zombies original con bastante frecuencia) que estarán excluidas de nuestro alcance si no nos rascamos el bolsillo, y de qué manera. Las plantas pueden costar fácilmente tres euros por cabeza, precio que puede echar atrás fácilmente a cualquiera que tuviera la idea feliz de engrosar su jardín.
Otros de los elementos que se ofrecen de pago, como las llaves doradas que desbloquean puertas en los mundos o los ataques especiales que podemos utilizar en los combates, pueden conseguirse mientras jugamos, por lo que por norma general no nos sentiremos tentados de tener que pagar por nada, consiguiendo una experiencia muy completa de forma gratuita. 
Plants vs Zombies 2 está disponible tanto en Android como en iOS, teniendo una actualización a la vuelta de la esquina que nos llevará a un nuevo mundo en un espacio muy, muy lejano.
League of Legends
Plataforma: PC y Mac http://signup.leagueoflegends.com/es/signup/redownload
Qué os vamos a contar a estas alturas de uno de los juegos más jugados del 2013 y que tiene todas las papeletas de repetir éxito en el 2014. League of Legends, o LoL para los amigos, es una de las estrellas de los eSports perteneciente al género MOBA en el que actualmente sólo tiene un rival a su altura, que no es otro que la ‘secuela’ del auténtico padre del género, DotA 2.
LoL es un MOBA (Multiplayer Online Battle Arena), género que dio sus primeros pasos con DotA, una especie de híbrido entre estrategia y acción que nació del mítico Warcraft 3. Para aquellos que no logren ubicarse, el juego nos propondrá ponernos en la piel de un Campeón, que contará con sus habilidades únicas y distintivas, fortalezas y debilidades, con el que tendremos que hacer equipo con otros de nuestra misma clase para disputar partidas en las que el principal objetivo es destruir la base enemiga, evento que decidirá quién se alza con la victoria.
Por supuesto, la esencia del juego está muy sintetizada en dicho resumen, ya que no contempla detalles como el acabar con el ejército de secuaces enemigo, la evolución de nuestro personaje dentro de una misma partida, la estrategia en forma de hojas de runas y maestrías entre partida y partida, la obtención de dinero vía tareas secundarias que invertir en equipamientos, o la presencia de torres que permiten frenar el avance del ejército rival (y del nuestro), tomando un papel bastante importante en el desarrollo de la batalla.
Adictivo como pocos, con más de cien Campeones diferentes entre los que escoger a estas alturas, pudiendo decidir echar partidas rápidas de tres contra tres u otras más extensas de cinco contra cinco, y siendo una de las comunidades más activas de internet, ¿qué puede fallar? 
Pues que sólo habrá unos pocos personajes cuyo uso sea gratuito, que irán rotando de forma semanal. El resto (además de skins para aburrir, nuevas runas y otros elementos estéticos) los podremos comprar o bien pasando por caja o bien mediante los conocidos como Puntos de Influencia, una especie de moneda virtual que conseguiremos al completar partidas. El modelo free to play ciertamente delimita la jugabilidad de League of Legends, pero dado el contexto y la variedad que ofrece en ningún momento nos impide pasarnos cientos de horas disfrutando de sus bondades como quien no quiere la cosa.
Happy Wars
Plataforma: Xbox 360
http://marketplace.xbox.com/es-ES/Product/Happy-Wars/66acd000-77fe-1000…
A lo largo de sus siete años de vida, Xbox 360 no había tenido en su abundante catálogo ningún free to play de ningún género hasta la llegada de Happy Wars, aunque hablar de F2P en la consola de Microsoft (y en PS4 en la mayoría de casos) tiene algo de trampa, ya que para poder disfrutar de las bondades del juego que hoy nos ocupa hay que pagar obligatoriamente la cuota de Xbox Live.
Dejando de lado dicho detalle, Happy Wars nos ofrece diferentes modos de juego que beben directamente de los MOBA de manual. En la piel de un personaje que puede pertenecer a diferentes clases (con sus consecuencias en habilidades, objetos y parámetros) tendremos que básicamente ir conquistando pilares situados a lo largo de todos lo mapas hasta llegar a la base enemiga y asediarla, mientras el rival hace lo propio. 
Por el camino podremos subir de nivel derrotando enemigos (esbirros o jugadores/bots), crear armas de asedio para derribar las puertas del castillo enemigo, derribar torres enemigas e instaurar las nuestras en sus cimientos, preparar estrategias de ataque y defensa con nuestros compañeros, usar habilidades de apoyo… nada excesivamente original, pero luciendo un estilo gráfico muy desenfadado y simpático que da a Happy Wars un toque bastante personal.
Entre partida y partida (de diferentes modalidades y bastante cortas en general) subiremos de rango, lo que nos permitirá equipar más objetos y acceder a nuevas ligas. Y en los objetos radica uno de los puntos más discutibles de Happy Wars, y es que los mejores los conseguiremos pasando por caja, aunque también tendremos oportunidades de llenar nuestro inventario de equipamiento decente con una buena dosis de fortuna y tras una ingente cantidad de horas de juego, invirtiendo unos puntos que recibimos tras cada partida en un juego de azar u obteniéndose de forma aleatória al terminar cada partida.
Obviamente, si queremos optar por la salida fácil, la tienda de Happy Wars tiene siempre abierta sus puertas y dará la bienvenida a nuestros Microsoft Points de forma servicial, ya sea para conseguir equipamiento o bien para obtener elementos puramente estéticos. La balanza se inclinará a favor de los que decidan pasar por caja, pero es uno de los riesgos que conlleva el modelo free to play y con el que vale la pena lidiar en el título desarrollado por Toylogic.
Blacklight Retribution
Plataformas: PC y PS4
https://register.perfectworld.com/bl_splash
https://store.sonyentertainmentnetwork.com/#!/es-es/cid=EP2102-CUSA0025…
Zombie Studios
No todos los free to play son tower defense, MOBA o ARPG como los cuatro antes citados, ni mucho menos, y algunos títulos como Blacklight Retribution, de Zombie Studios, están para demostrarlo a base de tiros. En efecto, estamos hablando de un shooter multijugador de esos que levantan pasiones en la red de redes, disponible tanto en PC como en PlayStation 4.
Blacklight Retribution es la secuela directa de Blacklight Tango Down, compartiendo muchos puntos con el mismo: nos invita a meternos de lleno en una suerte de guerra urbana con tintes futuristas, disponiendo de un arsenal considerable con grandes posibilidades en lo que respecta a la personalización y ofreciendo una acción muy rápida y directa, con mapas relativamente pequeños. 
Aunque bebe muchísimo de Call of Duty y compañía (hay que reconocer que hoy en día ya cuesta salir de dicha inspiración), Blacklight Retribution tiene un par de elementos a nivel jugable que pueden marcar la diferencia para más de un jugador. Por un lado podremos utilizar una suerte de gadget que nos permitirá ver a través de las paredes para encontrar a los enemigos, solventando así la ausencia de mapa y radar en la interfaz. Por otro, no encontraremos recompensas por rachas de muertes, sino que dependiendo de la racha del enemigo que matemos conseguiremos más recompensas en forma de puntos.
La puntuación ingame es la piedra angular de Blacklight Retribution, ya que nos permitirá desbloquear armamento y equipamiento para la partida actual, desbloqueando así armaduras, robots o lanzacohetes que, como podréis imaginar, marcan la diferencia en el campo de batalla.
Tras completar una partida conseguiremos los conocidos como Puntos de Jugador, que nos servirán para comprar nuevas mejoras, skins y equipamiento. También existe la posibilidad de pasar por caja y hacernos con un puñado de Puntos Zen, la moneda virtual del juego, para no tener que esperar a la hora de conseguir lo que se nos haya antojado de la tienda. Y aquí llega el aspecto más criticado sobre Blacklight Retribution y su modelo free to play, que es diferente entre PC y PlayStation 4. 
Mientras que en PC podemos comprar los objetos tanto con los PJ como con los PZ, en PS4 sólo podremos alquilar durante una serie de partidas los objetos con los primeros de ellos. En otras palabras, sin pagar no podremos conseguir nada ‘para siempre’. Zombie Studios parece estar planteándose adaptar el modelo establecido en PC a la última consola de Sony, pero de momento así están las cosas, lo que no quita que de serie Blacklight Retribution sea un shooter multijugador para PS4 gratuito (aunque haya que pagar PlayStation Plus) a tener en cuenta.
Y hasta aquí llega nuestro recopilatorio de los mejores juegos free to play. Nos hemos dejado muchos en el tintero (no me matéis por haberme dejado DotA 2, por ejemplo), por lo que no dudéis en compartir con nosotros qué otros títulos F2P os han robado más horas sin pedir nada a cambio.

Nuestra situación económica no está pasando por su mejor momento, para qué negarlo, y eso afecta a prácticamente a todos los campos de nuestra vida, incluida nuestra relación con el mundo de los videojuegos. Para bien o para mal existen alternativas al tener que pagar por un juego que se acogen al modelo de pago Free to Play, interpretable de muchas maneras pero constando de un principio básico: jugar es relativamente gratis.

La política Free to Play es un arma de doble (o triple) filo, ya que nos pone la miel en los labios y muchas veces nos obliga a pagar si queremos realmente poder echarle un lengüetazo, aunque en otras ocasiones nos encontramos con experiencias muy completas de serie que únicamente nos proponen invertir en ellas para aumentar su variedad y complejidad. Los primeros serían los conocidos como Pay to Win (pagar para ganar, vaya), mientras que los segundos podríamos considerarlos como Freemium y son los que protagonizan este reportaje.

Y es que el hecho de que un juego sea gratuito no implica que tenga que ser por ello malo o estar incompleto, ni mucho menos. Obviamente, la balanza tenderá a desequilibrarse entre los jugadores que pasen por caja y los que no de alguna manera (hablando de juegos competitivos), pero hay que tener en cuenta que los desarrolladores tienen que vivir de algo. Además, si tras llevar cientos de horas jugando 'por la cara' no se siente una pequeña culpabilidad (o necesidad en algunos casos) que nos empuje a gastarnos aunque sean dos miserables euros en alguna cosa relacionada con el juego de turno, es que algo falla.

Dicho esto, y teniendo en cuenta el artículo similar que firmó Daniel Acal sobre los free to play de PlayStation 3, vamos a repasar algunas de las mejores opciones disponibles en el resto de plataformas que se acojan al modelo ‘gratuito’ que tan fácilmente está triunfando desde hace años, además de por lo obvio por su habitual faceta multijugador.

Path of Exile

Plataforma: PC, disponible sólo en Steam.

Grinding Gear Games comenzó a desarrollar Path of Exile en el 2006, pero no fue hasta hace un año que el estudio independiente compartió con todo el mundo su progreso en forma de beta abierta, estado en el que se encuentra actualmente el juego y en el que posiblemente permanezca mucho, mucho tiempo.

Path of Exile es un Action RPG al más puro estilo Diablo (las comparaciones son odiosas en algunos sentidos, para qué negarlo) en el que recorreremos las tierras de Wraeclast, una serie de islas habitadas por personas non gratas por los que mueven los hilos en el mundo. En otras palabras, una tierra de exiliados a la que no le faltarán enemigos de todo tipo y zonas de manual que abarcan todos los paisajes típicos del género.

Nuestro personaje podrá pertenecer a una de las siete clases que Grinding Gear Games ha diseñado, siendo tres de ellas puras en lo que respecta a uno de los tres atributos que manejan el cotarro de todo el sistema de combate y evolución del personaje (inteligencia, fuerza y destreza) y el resto mixtos. También encontraremos un árbol de habilidades que quita el hipo (no es exageración, miradlo aquí) y un sinfín de posibilidades en todas sus facetas jugables que no dejarán indiferentes a nadie.

Las habilidades pasivas las conseguiremos a base de subir de nivel, pero las activas las encontraremos en forma de gemas de diferente color (tres colores, cada uno representando a las tres características antes citadas), que podrán ser engarzadas en las diferentes piezas de equipamiento que estemos usando para combinar sus efectos y subirlas de nivel. 

El sistema de negocio de Path of Exile es bastante curioso, ya que directamente no existe el dinero como tal. Cuando vendamos en las tiendas conseguiremos algunos objetos de relativo valor, que a su vez son usables en las partidas (pergaminos de portal, de identificación de equipamiento… entre muchos otros) y que también serán lo que nos demanden los mercaderes a cambio de vaciarles la tienda. Dependiendo de la combinación que objetos que vendamos de golpe también podremos canjearlos por algún otro tipo de ítem a cambio.

El uso de las pociones también comparte la particularidad de funcionar de una manera menos ortodoxa: en vez de comprar pociones como tal, haremos lo propio con sus frascos, que tendrán una serie de usos antes de agotarse y que se volverán a llenar según vayamos eliminando enemigos. 

Respecto a su política free to play, os gustará escuchar que Path of Exile es totalmente gratuito y que puede ser completado sin problemas sin pagar ni un euro. De hecho, Grinding Gear Games sólo nos permite realizar microtransacciones en aspectos cosméticos y que no tienen nada que ver con la jugabilidad, lo que ellos mismos denominan como micropagos éticos. Un puntazo, y más teniendo en cuenta que seguirán actualizando el juego hasta nuevo aviso, añadiendo nuevo contenido periódicamente. 

Plants vs Zombies 2 It’s About Time!

Plataforma: Android e iOS.

Si hay un juego que destaca dentro del modelo free to play en Android e iOS no es otro que Plants vs. Zombies 2 It’s About Time!, la secuela del genial tower defense firmado por PopCap Games hace unos añitos. Como buena continuación, nos ofrece una experiencia bastante similar a la de Plants vs. Zombies, pero añadiendo mucho contenido, un nuevo punto de vista en la jugabilidad, más modos de juego y el motivo que le hace estar en la presente lista: es gratis.

En esta ocasión acompañaremos en un viaje temporal a Dave el loco en busca de su taco perdido mientras usamos nuestra legión de plantas y algo de nuestro ingenio para combatir a los no muertos a lo largo de la historia, teniendo que plantar cara (nunca mejor dicho) a egipcios, cowboys y piratas zombies, que se dice pronto.

A diferencia de otros títulos que comparten política de pago, Plants vs Zombies 2 se puede completar de cabo a rabo sin tener que pasar por caja en ningún momento, aunque existen algunas barreras insondables que ni la mayor de las insistencias ni muchas horas de juego pueden superar, que no son otras que las plantas de pago.

A lo largo de la aventura iremos desbloqueando paulatinamente nuevas plantas para utilizar en combate, pero hay una selección bastante importante (incluidas algunas de las utilizadas en Plants vs. Zombies original con bastante frecuencia) que estarán excluidas de nuestro alcance si no nos rascamos el bolsillo, y de qué manera. Las plantas pueden costar fácilmente tres euros por cabeza, precio que puede echar atrás fácilmente a cualquiera que tuviera la idea feliz de engrosar su jardín.

Otros de los elementos que se ofrecen de pago, como las llaves doradas que desbloquean puertas en los mundos o los ataques especiales que podemos utilizar en los combates, pueden conseguirse mientras jugamos, por lo que por norma general no nos sentiremos tentados de tener que pagar por nada, consiguiendo una experiencia muy completa de forma gratuita. 

Plants vs Zombies 2 está disponible tanto en Android como en iOS, teniendo una actualización a la vuelta de la esquina que nos llevará a un nuevo mundo en un espacio muy, muy lejano.

League of Legends

Plataformas: PC y Mac.

Qué os vamos a contar a estas alturas de uno de los juegos más jugados del 2013 y que tiene todas las papeletas de repetir éxito en el 2014. League of Legends, o LoL para los amigos, es una de las estrellas de los eSports perteneciente al género MOBA en el que actualmente sólo tiene un rival a su altura, que no es otro que la ‘secuela’ del auténtico padre del género, DotA 2.

Repasemos un poco el tema a grandes rasgos. LoL es un MOBA (Multiplayer Online Battle Arena), género que dio sus primeros pasos con Defense of the Ancients, una especie de híbrido entre estrategia y acción que nació a partir de un mod del mítico Warcraft 3. Para aquellos que no logren ubicarse, el juego nos propondrá ponernos en la piel de un Campeón, que contará con sus habilidades únicas y distintivas, fortalezas y debilidades, con el que tendremos que hacer equipo con otros de nuestra misma clase para disputar partidas en las que el principal objetivo es destruir la base enemiga, evento que decidirá quién se alza con la victoria.

Por supuesto, la esencia de League of Legends está muy sintetizada en dicho resumen, ya que no contempla detalles como el acabar con el ejército de secuaces enemigo, la evolución de nuestro personaje dentro de una misma partida, la estrategia en forma de hojas de runas y maestrías entre partida y partida, la obtención de dinero vía tareas secundarias que invertir en equipamientos, o la presencia de torres que permiten frenar el avance del ejército rival (y del nuestro), tomando un papel bastante importante en el desarrollo de la batalla.

La creación de Riot Games es adictiva como pocos, cuenta con más de cien Campeones diferentes entre los que escoger a estas alturas, nos ofrece decidir echar partidas rápidas de tres contra tres u otras más extensas de cinco contra cinco, y posee una de las comunidades más activas con diferencia de internet, ¿qué puede fallar? 

Pues que sólo habrá unos pocos personajes cuyo uso sea gratuito, que irán rotando de forma semanal. El resto (además de skins para aburrir, nuevas runas y otros elementos estéticos) los podremos comprar o bien pasando por caja o bien mediante los conocidos como Puntos de Influencia, una especie de moneda virtual que conseguiremos al completar partidas. El modelo Free to Play ciertamente delimita la jugabilidad de League of Legends, pero dado el contexto y la variedad que ofrece en ningún momento nos impide pasarnos cientos de horas disfrutando de sus bondades como quien no quiere la cosa. Un mal menor, vaya.

Si estáis interesados en saber más sobre el papel que ocupa LoL en los deportes electrónicos, podéis echar un vistazo a la entrevista que David Martínez hizo a Ocelote, uno de los mejores y más famosos gamers profesionales españoles.

Happy Wars

Plataforma: Xbox 360.


A lo largo de sus siete años de vida, Xbox 360 no había tenido en su abundante catálogo ningún Free to Play de ningún género hasta la llegada de Happy Wars, aunque hablar de F2P en la consola de Microsoft tiene algo de trampa, ya que para poder disfrutar de las bondades del juego que hoy nos ocupa hay que pagar obligatoriamente la cuota de Xbox Live.

Dejando de lado dicho detalle, Happy Wars nos ofrece diferentes modos de juego que beben directamente de los MOBA de manual. En la piel de un personaje que puede pertenecer a diferentes clases (con sus consecuencias en habilidades, objetos y parámetros) tendremos que básicamente ir conquistando pilares situados a lo largo de todos lo mapas hasta llegar a la base enemiga y asediarla, mientras el rival hace lo propio.

Por el camino podremos subir de nivel derrotando enemigos (esbirros o jugadores/bots), crear armas de asedio para derribar las puertas del castillo enemigo, derribar torres enemigas e instaurar las nuestras en sus cimientos, preparar estrategias de ataque y defensa con nuestros compañeros, usar habilidades de apoyo… nada excesivamente original, pero luciendo un estilo gráfico muy desenfadado y simpático que da a Happy Wars un toque bastante personal.


Entre partida y partida (de diferentes modalidades y bastante cortas en general) subiremos de rango, lo que nos permitirá equipar más objetos y acceder a nuevas ligas. Y en los objetos radica uno de los puntos más discutibles de Happy Wars, y es que los mejores los conseguiremos rascándonos el bolsillo, aunque también tendremos oportunidades de llenar nuestro inventario de equipamiento decente con una buena dosis de fortuna y tras una ingente cantidad de horas de juego (y otras tantas esperando partida), invirtiendo unos puntos que recibimos tras cada partida en un juego de azar u obteniéndose de forma aleatória al terminar cada partida.

Obviamente, si queremos optar por la salida fácil, la tienda de Happy Wars tiene siempre abierta sus puertas y dará la bienvenida a nuestros Microsoft Points de forma servicial, ya sea para conseguir equipamiento o bien para obtener elementos puramente estéticos. La balanza se inclinará a favor de los que decidan pasar por caja, pero es uno de los riesgos que conlleva el modelo Free to Play y con el que vale la pena lidiar en el título desarrollado por Toylogic.

Blacklight Retribution

 Plataformas: PC y PS4.

No todos los Free to Play son tower defense, MOBA o ARPG como los cuatro antes citados, ni mucho menos, y algunos títulos como Blacklight Retribution, desarrollado por Zombie Studios, están para demostrarlo a base de tiros. En efecto, estamos hablando de un shooter multijugador de esos que levantan pasiones en la red de redes, disponible tanto en PC como en PlayStation 4.

Blacklight Retribution es la secuela directa de Blacklight Tango Down, compartiendo muchos puntos con el mismo: nos invita a meternos de lleno en una suerte de guerra urbana con tintes futuristas, disponiendo de un arsenal considerable con grandes posibilidades en lo que respecta a la personalización y ofreciendo una acción muy rápida y directa, con mapas relativamente pequeños. 

Aunque bebe muchísimo de Call of Duty y compañía (hay que reconocer que hoy en día ya cuesta salir de dicha fuente de inspiración), Blacklight Retribution tiene un par de elementos a nivel jugable que pueden marcar la diferencia para más de un jugador. Por un lado podremos utilizar una suerte de gadget que nos permitirá ver a través de las paredes para encontrar a los enemigos, solventando así la ausencia de mapa y radar en la interfaz. Por otro, no encontraremos recompensas por rachas de muertes, sino que dependiendo de la racha del enemigo que matemos conseguiremos más recompensas en forma de puntos.

La puntuación ingame es la piedra angular de Blacklight Retribution, ya que nos permitirá desbloquear armamento y equipamiento para la partida actual, desbloqueando así armaduras, robots o lanzacohetes que, como podréis imaginar, marcan la diferencia en el campo de batalla.

Tras completar una partida conseguiremos los conocidos como Puntos de Jugador, que nos servirán para comprar nuevas mejoras, skins y equipamiento. También existe la posibilidad de pasar por caja y hacernos con un puñado de Puntos Zen, la moneda virtual del juego, para no tener que esperar a la hora de conseguir lo que se nos haya antojado de la tienda. Y aquí llega el aspecto más criticado sobre Blacklight Retribution y su modelo Free to Play, que es diferente entre PC y PlayStation 4

Mientras que en PC podemos comprar los objetos tanto con los PJ como con los PZ, en PS4 sólo podremos alquilar durante una serie de partidas los objetos con los primeros de ellos. En otras palabras, sin pagar no podremos conseguir nada ‘para siempre’. Zombie Studios parece estar planteándose adaptar el modelo establecido en PC a la última consola de Sony, pero de momento así están las cosas, lo que no quita que de serie Blacklight Retribution sea un shooter multijugador para PS4 gratuito a tener en cuenta.


Y hasta aquí llega nuestro recopilatorio de algunos de los mejores juegos Free to Play a los que podemos echarle el guante hoy en día sin demasiadas complicaciones. Nos hemos dejado muchos en el tintero (no me matéis por haberme dejado DotA 2, por ejemplo), por lo que no dudéis en compartir con nosotros qué otros títulos F2P os han robado más horas sin pedir nada a cambio.

Lecturas recomendadas