Reportaje

Tiendas con historia: Akira Cómics

Por Jesús Delgado
-

Continuamos nuestro recorrido por las tiendas más insignes de nuestra geografía. Como segunda y estelar invitada tenemos a la que ha sido nombrada en 2012 como la mejor Tienda de Cómics del Mundo.

Si en diciembre arrancábamos Tiendas con historia con un pequeño pero histórico negocio comiquero madrileño, hoy nuestros particulares anfitriones son el clan familiar de los Marugán, los orgullosos propietarios de Akira Cómics. Y decimos orgullosos porque su tienda que tiene el honor de ser la segunda librería de cómics europea en haberse ganado a pulso el Eisner Spirit of Comic 2012, un premio que reconoce el esfuerzo y el trabajo en la difusión y protección de la cultura del cómic. ¿Venís con nosotros a que os la enseñemos?

Una tienda a la que no le falta de nada

Cuando Adrián Álvarez y yo nos desplazamos a la Avenidad de los Betanzos, 74, dirección que corresponde a este coqueto y en apariencia modesto local, esperamos encontrarnos una tienda de barrio, similar a la Mazmorra del Androide, un reducto de frikismo y oscurantismo geek, con limo en las paredes y regentada por una orden de monjes locos tetihuacanos dispuestos a echar el Rancor al primer incauto que cruce el umbral preguntando si tienen cuentos de Disney para su niña de cinco años. 

¡Cuál fue nuestra sorpresa al atravesar la puerta y descubrir que nos equivocábamos! Dos pisos de suelos tan limpios como el trasero de un elfo; estanterías bien surtidas y repletas, áreas temáticas diferenciadas con cartelitos, una graaaan mesa para wargames, cafetería con un amplio surtido de bebedizos y meriendas... ah, y de monjes locos, nada. En su lugar, nos encontramos con la familia Marugán en sus quehaceres diarios, ya sea guardando pilas y pilas de cómic en bolsas o atediendo cordialmente a los parroquianos habituales como lo que son, amigos de toda la vida.

Y es así,  en medio de la faena, como abordamos a Jesús Marugán, al que pillamos embolsando una pila de cómics que llega hasta el techo. Jesús, al que nuestros lectores más geeks recordarán por el personaje-homenaje de Chus Marugán de los Akira Corps en Fanhunter de Cels Piñol, será nuestro particular cicerone en este viaje. 

De este modo, como si de un guia turístico se tratara, el mayor de los hermanos Marugán nos pasea en un primer momento por la planta baja, mostrándonos las surtidas estanterías en las que muestran sus prestigios, one shots americanos y mangas antes de deslumbrarnos con el Premio Eisner que exhiben en una vitrina junto a las escaleras, rodeadas de fotos y recuerdos de grandes figuras de la cultura y las artes que se han pasado por la tienda: Paco Delgado (nominado a los Oscars por el Vestuario de Los Miserables), Carlos Giménez, Azpiri, Nacho Fernández y, por supuesto, Guillermo del Toro.

Nuestro tour por Akira Cómics nos lleva a la primera planta, donde atónitos comprobamos una no menos nutrida sección de libros, cómic europeo, wargames e incluso una sección infantil, cuyo fin es el de fomentar la lectura entre los más peques mediante talleres que se organizan los fines de semana. Pero lo que sin duda nos acaba por cautivar es la cafeteria, cuyos cafés y tés reciben sus nombres directamente de estrellas y topónimos japoneses, y acerca de la cual Marugán admite haberse inspirado ligeramente en el local que ya se vió en la película de Kick-Ass.

Un sueño convertido en realidad

Ya sentados con Jesús delante de sendos cafés, éste nos comienza a relatar los inicios de este pequeño paraíso. Su historia se remonta al 11 de septiembre de 1993, cuando Akira Cómics abrió sus puertas por primera vez. El germen surgió cuando los padres de Jesús les preguntaron a él y a su hermano Iván acerca de ideas para abrir un nuevo negocio. Como buenos comiqueros, los dos hermanos pensaron que era un buen plan surtir al Barrio del Pilar de un establecimiento de cómic, similar a los que había por el centro.

Debido precisamente a que no se trataba de un negocio céntrico, tuvieron que aplicar medidas proactivas para posicionarse. Con la ventaja de ser la única tienda del barrio, pudieron imponer su propio sello al negocio: "No buscábamos lo que la gente necesita, sino que nos anticipábamos a lo que podía ser interesante para la gente, para que al final les resultase atractivo y se creara un mercado", señala el librero.

En este aspecto, aunque el cómic norteamericano ya era un producto bien asentado, decidieron aprovechar el tirón del estreno de la película Akira y la llegada del manga a nuestras costas. Lo cual creó un hibrido interesante que ha llevado a lo largo de 20 años que abrió las miras de sus gerentes. Y es que a lo largo de estas dos décadas la clientela y la oferta han evolucionado:

"Ahora no solo ha cambiado el mercado, sino que también la gente tiene mejor gusto. También hay más información. Sin Internet, o leías los correos de las publicaciones o no tenías ni idea de nada", nos recuerda Marugán. "En ese sentido, el lector se ha vuelto más selectivo debido a que hay más oferta. Antes te comprabas cuatro cosas y tres eran malas". De hecho, Jesús encuentra cierto paralelismo entre su sector y el de los videojuegos, en el que la oferta está tan segementada. 

En ese aspecto, nuestro hombre es un ejemplo de esta evolución: "Hace 20 años, me hubiera quedado con los X-Men de Byrne y Claremont, pero ahora tenemos Civil War, Maus, el Incal, Monster, Akira... Realmente es complicado, a día de hoy, quedarse con una cosa solamente. Es como... ¿Qué dedo te cortas, que no te duela? Y esto es el problema que va a tener cualquiera que lea cómics". Pero como queremos ponerlo en un brete, le preguntamos por qué novedad apostaría él. Curiosamente, se refiere a dos títulos de Marvel Now!: Superior Spider-man de Dan Slott, al cual señala como una transición curiosa y al nuevo Capitán América dibujado por Romita Jr, dibujante sobre el que se deshace en halagos.

¿Y el futuro?

Por último, apurando ya nuestros cafés, inquirimos a Jesús acerca de qué espera del porvenir tras haber ganado el Premio Eisner, que podéis ver en la foto de más abajo.

Y es que es consciente de lo atípico y raro que es el haber ganado este galardón entre todas las tiendas del mundo, especialmente por delante de las de EEUU, las cuales son mucho más competitivas y grandes que las españolas.

"De momento no nos lo creemos. Dentro de unos años nos pasará como con el título del Mundial de Fútbol, que diremos 'Es que aquello fue muy grande'". Pero, a día de hoy, viven un sueño que es la recompensa a un trabajo duro y a la personalidad propia de la tienda de los Marugán, abierta a todos los públicos, en la que han volcado algo más que los ahorros de una vida, sino también los sueños, el sudor, el esfuerzo y sobre todo, la ilusión y alma.

Lecturas recomendadas