Análisis

Análisis de 3D Fantasy Zone: Opa-Opa Bros. para 3DS

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: 3DS

3D Fantasy Zone: Opa-Opa Bros. llega a 3DS para continuar la línea de clásicos SEGA con efecto 3D. Su segunda parte y otros arcades también están en camino, pero por ahora disfrutemos de la primera aventura de Opa-Opa.

Si habéis entrado en este análisis para 3DS "apostamente", seguro que muchos lo habréis hecho con un nudito en la garganta. Y es que Fantasy Zone es todo un clásico de los shoot 'em up y una de las franquicias más queridas de la "vieja SEGA", la que triunfaba en los salones recreativos. El juego se lanzó para recreativas en 1986, pero en nuestras tierras se hizo más conocido por la versión que tuvo en la entrañable Master System.

El juego se clasifica dentro del subgénero que algunos llaman cute 'em up. Es decir, un título de naves de toda la vida, pero con una estética mona, propia del más colorido anime. El mejor ejemplo está en Opa-Opa, la nave protagonista: vuela gracias a unas alitas y le salen pies cuando toca el suelo. ¿Es o no es para achucharla?

El lobo vestido de cordero

Que no os engañe su estética infantil. Fantasy Zone es un título MUY chungo. No nos referimos tanto a su argumento (ojito al final del juego) como a su dificultad. Los escenarios suelen llenarse rápidamente de enemigos y todos ellos disparan sin piedad. Nuestra nave pierde una vida si recibe un disparo o se choca, con lo que nos toca volver al principio del nivel. Nuestro objetivo es eliminar todas las bases generadoras de enemigos (10 por cada nivel), para después enfrentarnos a enormes y complicados jefes finales.

Los mundos son cíclicos al estilo Defender, de tal forma que si alcanzamos la izquierda de uno, aparecemos por su derecha. Al eliminar enemigos, sueltan monedas, que podemos gastar en una tienda que aparece en forma de globo. Allí, podemos comprar vidas extra, turbos para Opa-Opa, mejores disparos o bombas. Los turbos y los disparos duran solo unos segundos y las bombas se compran de una en una. Pero ojo, ley de oferta de y demanda: cada vez que compramos algo, sube de precio de cara a la próxima ocasión en que lo queramos. En definitiva, Fantasy Zone es un juego exigente, pensado para un público más hardcore de lo que parece. ¿Os hemos dicho ya que en la ronda final nos toca enfrentarnos a TODOS los jefes finales, del tirón?

Opa, yo viacé un corrá...En 3D

Esta versión para 3DS, llamada 3D Fantasy Zone: Opa-Opa Bros., incorpora varias novedades respecto a la recreativa original, sobre todo para hacernos la vida un poco más fácil. En primer lugar, lógicamente, se incorpora el efecto 3D, pero en este caso no luce demasiado. Al ser un juego de desarrollo horizontal, la única gracia de la estereoscopia está en que se destaca algo más la profundidad del scroll parallax, pero hemos visto efectos más convincentes.

Ahora bien, las opciones extra sí son más interesantes: por un lado, tenemos un banco de monedas que nos permite acumular el dinero ganado en la partida y sacarlo para la siguiente cuando nos convenga. Pero el principal atractivo de ese banco está en que, al acumular un millón o dos de monedas liberamos 2 opciones extra: más velocidad para la nave y más monedas por cada enemigo derrotado. Acumular tantísimo dinero para ganar la opción de que te den más dinero suena un poco absurdo, pero en fin...

También se ha añadido la opción de salvar partida (solo hay un slot, eso sí) o de revisitar los niveles que ya hayamos superado. Con todo ello, los jugadores menos veteranos pueden embarcarse sin miedo en la aventura... Pero los más "destroyer" también pueden encontrar un reto aún más loco: tras superar el juego podemos jugar con Upa-Upa, el hermano del protagonista (de ahí lo de "Opa-Opa Bros." en el título), con el cual todo es más complicado.

Para empezar, vuela a toda pastilla. ¡Si la inercia de Opa-Opa ya era complicada de dominar, esto ya es de tócame Roque! Además, puede acceder a las armas especiales en todo momento, pero al hacerlo (tocando el icono correspondiente en la pantalla táctil), nuestras monedas comenzarán a mermar con cada segundo de uso. Es algo parecido a lo que sucedía con los anillos al convertirnos en Super Sonic en la saga del erizo. Resultado: hay que ser muy preciso y estratega para salir de una pieza. Todo un desafío.

Mascota por un día

Opa-Opa es un absoluto desconocido hoy día, salvo para los que hayan trasteado en el plantel de corredores de Sega All-Stars Racing. Pero, en su momento, era muy popular, hasta el punto de que, como con Alex Kidd, SEGA se planteó convertirlo en su mascota. Luego llegaría Sonic... Pero esa es otra historia. La cuestión es que durante los 80 representaba una forma de entender los videojuegos, la orientada al salón recreativo, en la que cada segundo de partida contaba y un tutorial sonaba a guardería.

Con este juego recuperamos, además, una de las estéticas más surrealistas y entrañables creadas nunca por SEGA (ya veréis cómo se os pegan al cerebelo las melodías de los niveles). Solo por eso, ya merecería la pena probar sus 8 niveles, pero además es un shooter que aguanta por méritos propios en los estándares de hoy día. Por su precio de 4,99 euros, te llevas un pedacito de historia gamer y un reto muy atractivo. ¿Qué más quieres, una nave con alas?

Otros clásicos 3D de SEGA para 3DS:

Valoración

Un equlibrio muy correcto entre la jugabilidad exigente del pasado y unas opciones para todos los públicos. Su jugabilidad no sorprende, pero su encanto permanece.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Sigue siendo una monada. Añade muchas novedades

Lo peor

El efecto 3D no destaca. Pequeñas imprecisiones en el control.

Lecturas recomendadas