Análisis

Análisis de Aaru's Awakening

Por David Alonso Hernández
-

Versión comentada: PS4

Con este análisis de Aaru's Awakening comenzamos nuestro repaso mensual a los nuevos juegos de PS Plus que han llegado en abril. ¿Listos para entrar en este mundo de fantasía y plataformas?

Aaru's Awakening es, junto a Never Alone y Tower Defense, uno de los juegos que podéis disfrutar en abril sin coste en PS4 si sois suscriptores de PS Plus, el servicio premium online de los sistemas PlayStation.

Con la ventaja de ser 'cross platform' (puede ser jugado en PS3 y PS4), este original juego de plataformas es la primera obra de Lumenox Games, un pequeño estudio ubicado en Islandia que pretende hacerse un hueco en la pobladísima escena 'indie' que inunda el sector de los videojuegos.

Para ello, los islandeses han apostado por ofrecernos un juego de plataformas en 2D de estilo clásico, pero que cuenta con algunos elementos con los que pretende desmarcarse del resto, en especial su atractivo apartado artístico dibujado "a mano" e inspirado en las películas de animación de la década de los 70, y una historia de corte mitológico. ¿Será suficiente para conquistarnos? Vamos a verlo

Salvando la tierra de Lumenox

El argumento de Aaru's Awakening nos pone en la piel de Aaru, una criatura mítica que tiene la difícil misión de restablecer el orden en Lumenox, un mundo de fantasía que sufre una época convulsa debido al reciente aumento de poder de la Oscuridad, que está ganando terreno al resto de ciclos (Amanecer, Día y Atardecer) y sumiendo poco a poco en las tinieblas su particular orografía.

Así, y bajo el hilo conductor de un buen número de escenas cinemáticas que nos narran una interesante trama repleta de elementos mitológicos, el juego nos invita a recorrer una sucesión de niveles en 2D llenos de plataformas, algunos puzles y muchos, muchos peligros mortales.

Para superarlos, Aaru cuenta con dos habilidades principales sobre los que se sustenta todo el diseño de los escenarios: carga y teletransporte. La primera de ellas permite a la criatura embestir en cualquier dirección, lo que le posibilita prolongar cualquier salto y alcanzar zonas alejadas o destruir ciertas zonas de los niveles para hacerse camino.

Por su parte, la única esperanza de Lumenox también puede teletransportarse allí a donde los proyectiles de su arma de luz alcancen, lo que le permite sortear algunas trampas, como estrechas zonas repletas de afilados pinchos, que de otra forma sería imposible.

Un control exigente para una aventura complicada

El sistema de control por el que se ha optado en el juego es bastante atípico y prescinde de los botones circulares para centrarse únicamente en los sticks analógicos y en los 'L' y 'R'.

Así, mientras que con el stick izquierdo controlamos el movimiento lateral de Aaru, con L1 realizamos los saltos y las cargas, mientras que con R1 disparamos su arma de luz (que podemos dirigir en cualquier dirección apuntando con el stick derecho) y con R2 nos teletransportamos inmediatamente a la zona en la que se encuentre el proyectil luminoso.

Este esquema se hace algo difícil de dominar al principio, pero con un poco de práctica somos capaces de asimilar su propuesta y dominar los movimientos de Aaru de forma bastante natural, lo que no quiere decir que a partir de ese momento todo se convierta en un camino de rosas... ¡nada más lejos!

Y es que uno de las principales señas de identidad de Aaru's Awakening es el elevado grado de dificultad de algunos de sus niveles, que nos obligan a combinar todas las habilidades de la criatura en décimas de segundo para superar ciertas zonas.

Esta circunstancia, que en la mayoría de títulos de este estilo se convierte en un aliciente, aquí se torna a veces en cierta sensación de frustración, ya que el ritmo de la aventura es bastante irregular, y combina momentos excesivamente tranquilos con otros en las que seguro nos tocará repetir ciertas acciones muchas, muchas veces, llevando al extremo la mecánica de 'ensayo y error'.

Este diseño de niveles un tanto descompensado, unido a una falta de variedad en el desarrollo que empieza a pasar factura a partir de la segunda hora de juego, hace que Aaru's Awakening sea un juego que empieza bastante bien, pero que poco a poco se va desinflando hasta que, pronto, dejamos de encontrar la motivación suficiente para seguir avanzando más allá de disfrutar de su bonito apartado técnico y sonoro, que son -sin duda- lo más destacable de la ópera prima de Lumenox Games.

Valoración

Su propuesta y trabajo en el plano artístico convencen, pero el control no es tan preciso como debiera, el ritmo es algo lento y la curva de dificultad no está bien ajustada. También se echa en falta más variedad en las fases.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Su apartado artístico y sonoro le convierten en una genial experiencia para los sentidos.

Lo peor

El control es algo "duro", el ritmo es muy pausado y la dificultad está bastante descompensada.

Lecturas recomendadas