Análisis

Análisis de Castle of Illusion

Por Daniel Acal
-

Sega homenajea uno de sus plataformas más queridos y recordados de principios de los noventa con un remake HD repleto de buenas intenciones y hamor, pero seriamente lastrado por un control mejorable que no garantiza la suficiente precisión en los saltos. Veamos qué pesa más: si este importante defecto o las ganas que tenemos de reencontrarnos con este clasicazo.

Como señalábamos hace unos días en nuestro reportaje de los 20 mejores juegos de Megadrive, Castle of Illusion es un plataformas inolvidable. Sin ser pionero en su género, fue una de las mejores razones para comprarnos una Megadrive allá por el año 1990. Un año en el que ni siquiera el mismísimo Sonic había nacido. En el Castle of Illusion original, la malvada bruja Mizrabel raptaba a nuestra amada Minnie, y nosotros, en la piel del ratón Mickey debíamos rescatarla atravesando unos preciosos y coloridos niveles repletos de plataformas y enemigos de lo más variopinto a los que dábamos su merecido lánzandoles distintos objetos según el nivel o cayendo de culo sobre ellos.

El gran diseño de sus niveles y las curradisimas animaciones de Mickey enamoraron a toda una generación de jugadores, poniendo todavía más de moda un género que ya nos dejó excelentes títulos en la generación anterior. Así, Castle of Illusion fue el primero de una gloriosa estirpe de juegos plataformeros que brillaron con luz propia en los 16 bits de Sega, como por ejemplo los ya citados Sonic o su secuela, World of Illusion, que saldría un par de años más tarde.

Y no nos olvidamos de la versión de Master System, que lejos de ofrecernos lo mismo que en su hermana mayor pero con recortes, en Sega se curraron un juego distinto, con sustanciales diferencias en los niveles y el desarrollo, en mecánicas de juego, en la curva de dificultad, en ítems y enemigos… Esta versión de Master System/GameGear no sólo no tiene nada que envidiar a la de Megadrive (excepto en los gráficos), sino que es para muchos, incluso mejor a la hora de jugar.

Sea como fuere, y teniendo en cuenta la buena salud de la que gozan últimamente tanto los plataformas (el último gran ejemplo, Rayman Legends) como los remakes HD de clásicos del género (ahí está ese grandioso DuckTales Remastered), es un gran momento para volver a recordar este juego más de 20 años después, ¿no creéis?

Dicho y hecho, en Sega nos han brindado un descargable que conserva en buena medida algunas de las características del original. El argumento es idéntico: Mizrabel ha secuestrado a Minnie y nuestra labor es rescatarla recogiendo las 7 gemas del arcoíris que harán posible que activemos el correspondiente puente arcoíris que nos permitirá llegar a la torre donde está cautiva nuestra roedora favorita. No necesitamos saber nada más, por mucho que haya un narrador pesado que se empeña en recordarnos nuestra misión) al principio de cada capítulo (voces en inglés con subtítulos en castellano).

Nada más entrar en el castillo nos espera una disposición de niveles que en cierto modo puede recordarnos a Super Mario 64. Pero no, cada mundo se divide en tres capítulos (dos niveles plataformeros y la lucha contra el correspondiente jefe final) y sólo accederemos a ellos por orden una vez que cogamos la suficiente cantidad de diamantes (diseminados por los escenarios) y tengamos la gema arcoiros del mundo anterior. Vamos, que aunque no lo parezca, la estructura es lineal, aunque una vez terminemos los niveles podremos volver sobre ellos para pillar los coleccionables que nos hayamos dejado o para disfrutarlo en modo Contrarreloj y luego comparar nuestros tiempos con los de otros jugadores en el ranking Online.

Los niveles son en 3D pero con un desarrollo en 2D (lo que ahora conocemos como 2.5D), aunque hay secciones tridimensionales que aportan algo de variedad y que están bastante bien integradas en el conjunto. La ambientación de dichos niveles reproduce fielmente casi todas las temáticas que vimos en el original (repiten ilusiones como el bosque encantado, juguetilandia, la biblioteca… con melodías igualmente reconocibles) pero poco más. Aunque reconozcamos algunos enemigos y situaciones del clásico (como esa enorme manzana roja que se desliza por la pendiente detrás nuestra como si fuéramos Indiana Jones), en general los niveles y la disposición de ítems y enemigos de esta nueva versión de Castle of Illusion son totalmente nuevos.

Lo que no ha cambiado en este nuevo Castle of Illusion es la forma de enfrentarnos a las arañas, soldaditos de juguete, minients y demás enemigos. Básicamente hay dos maneras, que son las mismas que en el Castle of Illusion original. La primera es saltar sobre el enemigo en cuestión y aplastarle con nuestras posaderas. Para realizar bien este movimiento, hay que saltar y, en el aire sobre el enemigo, volver a pulsar el botón de salto para caer de culo sobre él. Si no lo hacemos así, perderemos una de las cinco estrellas que conforman nuestra barra de vida.

La segunda forma de enfrentarnos a los enemigos de este Castle of Illusion es lanzarles objetos que varían según el nivel (manzanas, canicas…) y que también pueden servirnos para abrirnos paso por los escenarios en busca de los secretos que esconden. Porque aparte de los diamantes mencionados (hay un total de 800 en todo el juego) también podremos encontrar chiles y naipes que nos darán acceso a extras como nuevos trajes.

Eso sí, los niveles de Castle of Illusion son eminentemente plataformeros, así que nuestra habilidad y reflejos son clave para avanzar. Habilidad, reflejos… y también paciencia, ya que el control de Mickey no es todo lo preciso que nos gustaría, lo que provocará que muramos bastantes veces (con las consiguientes ganas de estampar el mando contra el suelo). Al final se le pilla el tranquillo, pero aspectos básicos en un plataformas como poder corregir en pleno salto o que Mickey brinque exactamente cuando se lo ordenamos (a veces su respuesta es leeenta) no funcionan todo lo bien que nos gustaría…

Y es una lástima, porque desde el punto de vista artístico es bonico y el diseño de los niveles, aunque irregular, exhibe algunas buenas ideas. Pero amigos, este Castle of Illusion tiene el peor defecto que se me ocurre para un plataformas: un control mejorable que hace que los saltos no sean todo lo precisos que debieran ser. Y si el juego te exige precisión como es el caso, pues…

Para colmo, en un par de horas (o tres si no somos muy hábiles), habremos visto todos sus niveles (obviamente, sin todos los secretos ni habiendo encontrado todos los coleccionables). Poca duración para un descargable cuyo precio ronda los 15 euros. Nos dolería menos pagar esa cantidad si hubieran incluido el Castle of Illusion clásico, un detalle que sólo tuvieron con todos aquellos jugones que reservaron el juego en el Store de PS3 del 21 de agosto al 3 de septiembre (junto a otros extras como un tema dinámico y tres avatares). Sobra decir que el Castle of Illusion original de 1990 es perfectamente jugable hoy en día (yo lo he estado repasando hace un rato). Y, nostalgias aparte, os aseguro que ofrece una experiencia bastante más placentera que este remake.

Valoración

Un plataformas estéticamente "bonico" que no da la espalda al clásico al que homenajea pero que no está a su altura por culpa sobre todo de su impreciso control. Y pese a sus secretos, no es muy duradero.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Las referencias y guiños al original. Gráficamente, este ratón es bastante "mono".

Lo peor

El control no garantiza precisión, es corto y no es que salga barato (cerca de 15 eurazos).

Lecturas recomendadas