Análisis

Análisis de Destiny para PS4

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Destiny es mucho más que un "shooter" futurista. Los creadores de la saga Halo se han propuesto llevar a nuetras consolas una experiencia única: un juego de ciencia ficción en un mundo persistente, que combina elementos de rol, exploración y disparos, con un pulso firme y una narrativa impecable. Un universo inmenso, donde compartimos nuestro destino con jugadores de todo el mundo.  

ACTUALIZADO (13/01/2014): Disponible un nuevo parche que corrige los fallos del boss final en la raid El Final de Crota.

ACTUALIZADO (15/12/2014): Incluimos el análisis del DLC La Profunda Oscuridad.

ACTUALIZADO (15/9/2014): Añadimos un segundo análisis realizado por Daniel Acal.

Desde el 9 de septiembre, guardianes de todo el mundo luchan por salvar la última ciudad de la Tierra en Destiny. Aquí podéis ver nuestro gameplay exclusivo. Seguro que vuestro espectro -ese robot volador que nos sirve de guía durante todo el juego, y que parece una versión primitiva de Wheatley de Portal- os ha advertido de que aún no estaba listo el análisis en Hobbyconsolas. ¿Cómo es posible, si ya habíamos probado la versión Alfa, la Beta e incluso visitamos en exclusiva las oficinas de Bungie para saber cómo era Destiny? Pues porque sólo es posible jugar a este juego conectados a Internet, y los servidores se pusieron en marcha el pasado día 8 a las 14:00. Haced matemáticas para saber cuánto hemos jugado hasta atrevernos con este análisis. Y es que el juego de Bungie y Activision es enorme en muchos sentidos. Largo, profundo, complejo... incluso en la vida real podemos descargarnos la app de iOS o Android e intercambiar códigos (aquí tenéis unos cuantos) para conseguir nuevas entradas de Grimorio, emblemas, mejoras visuales de armadura...

Pero por fin lo hemos jugado. Hemos sacado las tripas a este Leviatán y saboreado la experiencia de ser guardianes durante interminables horas (las que le hemos echado y todas las que nos quedan). Y podemos decir que Destiny ofrece una experiencia nueva: nos sumergimos en este mundo de ficción y automáticamente nos sentimos arropados por otros guardianes, que labran su propia leyenda. Somos protagonistas y secundarios a la vez, y esto le da una solidez sin precendetes a nuestra historia. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos. Comienza nuestro viaje.

El planteamiento más ambicioso

Destiny no está planteado como un juego independiente, sino como la puerta de entrada a un universo. Nuestro objetivo es "convertirnos en leyenda" y entonces cobran sentido todos los aspectos de MMO que orquestan este "shooter": crear un personaje (titán, hechicero o cazador, con dos subclases cada uno) hacer que mejoren sus habilidades, evolucionar nuestras armas y armadura... y por supuesto los aspectos sociales: compartir aventuras con otros guardianes anónimos, encontrarnos en la Torre, competir en el Crisol o formar una escuadra para participar en asaltos. Después de todo, nuestro objetivo -dejando a un lado salvar a la humanidad- es hacer que los demás guardianes reconozcan nuestras hazañas, admiren nuestro aspecto, el último modelo de hipernave que hemos conseguido o la apariencia de nuestro espectro. 

A lo largo de la historia (que dura un mínimo de 11 horas) visitamos la Tierra, la Luna, VenusMarte con un pequeño paso por el Arrecife. En cada una de estas localizaciones podemos llevar a cabo distintos tipos de misiones -señaladas por un nivel de dificultad- bien argumentales, de patrulla (en que debemos activar pequeños objetivos aleatorios, como purgar zonas de enemigos o recoger objetos) asalto cooperativo para 3 o incursiones para 6 jugadores. La integración de todos estos niveles es perfecta y nuestra experiencia fluye a medida que subimos de nivel: nuestro personaje crece al mismo ritmo que se amplían los horizontes de juego... y el argumento se va enrevesando.

Bungie ha recogido lo mejor de Halo, lo ha "subido de nivel" y nos lo devuelve en Destiny. Los tiroteos son frenéticos, y hacen que cualquier "shoot´em up" con niveles pasilleros se haya quedado anticuado.La inteligencia y el número de enemigos son estremecedores, y hay algunas situaciones donde nos hemos sentido como verdaderos héroes, sufriendo con cada paso. Pero ha perdido capacidad de sorpresa. Las similitudes con su saga "madre" son demasiado evidentes. Por un lado, el concepto del Espectro y Cortana como acompañantes, o el Viajero y el Halo (dos superestructuras espaciales que aparecen de la nada). Por otra parte, el diseño de la Barracuda o el tanque (copiado del Type 52 de los covenant) y el parecido entre las razas Colmena y Flood, como amenaza "latente". Incluso niveles completos como la Biblioteca o el Puente de Halo, aparecen reflejados en Destiny. No es algo necesariamente malo, pero la sensación de "deja vu" es inevitable. 

 

La presencia de otros jugadores es lo que hace que sea una experiencia mas verosímil. La sensación de afrontar juntos una misión o simplemente seguir su rastro montados en el Colibrí supera cualquier otro planteamiento basado en la I.A. de los compañeros, y nuestra historia, con testigos, es mucho más épica. Eso sí, esta galaxia es tan compleja, hay tantas razas implicadas en el conflicto y tantas figuras relevantes que resulta un poco confuso. La campaña termina, pero quedan muchos cabos sueltos, como para seguir sumergidos en Destiny durante meses.

La odisea multijugador

Os hemos adelantado que el cooperativo y la campaña son uno en Destiny, pero ahí no acaba su reflejo social. Existe un punto de encuentro, la Torre (que se juega en tercera persona) en que podemos interactuar con otros usuarios. La Torre es el lugar en que comprar nuevas naves (cada guardián tiene una Hipernave y un Colibrí para moverse por la superficie) aceptar contratos, como en cualquier juego de rol, comprar equipo más sofisticado o unirse a facciones. Imaginad la Ciudadela de Mass Effect, pero abarrotada de jugadores humanos. Sin embargo, no todo es una convivencia pacífica entre los guardianes. Con tantos jugadores tratando de convertirse en leyenda, es normal que surjan pequeños "roces" y para solucionarlos, podemos medirnos en los cinco modos competitivos del Crisol (hasta 12 jugadores simultáneos).

Nuestro perfil para luchar en el Crisol es el mismo que en la campaña. La implicación es doble: en el lado positivo, el universo es más coherente (nada de separar modo historia y multijugador, como en los juegos tradicionales) y la experiencia sube más fácilmente. Pero el sistema de matchmaking no está depurado del todo, y eso hace que nos crucemos con jugadores que tienen más experiencia que nosotros, mejores armas... y todo de su parte para vapulearnos. Las tres clases -con sus habilidades específicas- el catálogo de armas y las infinitas combinaciones de armadura, unidas a un diseño de mapas más vertical, que permite el uso de vehículos y mucha inspiración de Halo 3, dan como resultado un modo versus de ritmo apasionante.  

Diseño sin fisuras

El juego de Bungie y Activision también ha batido records de presupuesto. Sólo hay que "rascar" bajo la etiqueta de "shooter" futurista para saber dónde se esconde el motivo. Cada una de las zonas, las criaturas (insomnes, vex, caídos, colmena y cabal) y los elementos, está diseñado con mimo. Esta obsesión por el detalle no se queda en modelos, paletas de colores o emblemas, sino que llega hasta el último detalle, como la balística de las armas o los efectos de clima en diferentes entornos. Como mencionábamos al comienzo del análisis, es un universo con vocación de persistir, así que tomad un tiempo para explorar cada rincón (de paso podéis encontrar decenas de botines ocultos o espectros que despertar) y disfrutar con las particularidades de la tecnología alienígena o la vegetación de VenusY como también os hemos anticipado,el ego de los jugadores ocupa un papel fundamental en Destiny, así que podéis esperar los diseños de armaduras, naves y fusiles más estilizados. 


Técnica futurista

La tecnología que soporta Destiny es brutal. Nosotros hemos probado la versión de PS4 y, aunque sus gráficos no son los más impresionantes y el tamaño de los escenarios provoca la generación espontánea de algunos objetos en el horizonte, el conjunto sí nos ha convencido. Al espectacular diseño del que os hablamos más arriba hay que sumar una solidez (y tamaño) envidiable de los entornos, animaciones muy cuidadas y efectos innovadores en la iluminación, que consiguen darle a los niveles una imagen más hostil. Y todo esto, compartiendo nuestras hazañas con decenas de jugadores, sin problemas de conexión ni ralentizaciones. La física, que no cambia en cada planeta, es perfecta, tanto en efectos a pie como cuando pilotamos el Colibrí, y redondea un apartado contundente.


La banda sonora -en cuya producción ha participado el ex Beatle Paul McCartney- tiene un tono ominoso, con momentos épicos en el tema coral que suena en algunos enfrentamientos, y se completa con buenos efectos -destaca el sonido del motor del Colibrí y los rugidos alienígenas- y un correcto doblaje al castellano.

Todo un universo por explorar

Hemos tenido que dejar Destiny "de una vez" y ponernos a escribir este análisis. Pero, después de acabar la historia y pasar unas cuantas horas en el Crisol, tenemos la sensación de que sólo hemos arañado la superficie. La columna vertebral que mantiene este juego es el jugador mismo: lo que somos capaces de ver, de compartir, y por supuesto, de matar, que para eso es un "shooter". Así hasta llegar a nivel 26, que es el máximo que permite el juego, por ahora. Y no os alarméis, que no nos referimos a lo que llegará a través de DLC, sino al planteamiento mismo de Destiny, que evoluciona cada semana. Pensábamos que no había una sensación mejor que juntarse a otros guardianes para derribar a una gigantesca criatura de los caídos, pero estábamos en un error: no hay mejor sensación que pasar junto a otros guardianes y que reconozcan tu nave y armadura. Nada mejor que convertirse en leyenda en Destiny

Análisis de Destiny por Daniel Acal

Después de haber terminado el análisis para Playmania 191, he seguido jugando a Destiny. He terminado la historia, me han partido la cara en el Crisol unas cuantas veces más y he repetido ya unas cuantas misiones para subir de nivel a mi Titán. Y no me canso de seguir jugando. Tanto, que es probable que pronto me haga un nuevo guardián (aún no tengo claro si Cazador o Hechicero, ¿vosotros qué me recomendáis?). La razón es muy sencilla: Destiny es un juego muy divertido, tanto en solitario como (sobre todo) en compañía.

Sinceramente, no se me ocurre nada mejor que se pueda decir de un juego. Si después de “terminarlo” (lo pongo entre comillas porque Destiny no termina cuando acabas las misiones de la Historia; al contrario), todavía te quedan ganas ya no sólo de seguir jugando, sino hasta de empezarlo de nuevo, es porque es un juego muy divertido. Por esta razón y una semana después de que el juego se haya puesto a la venta me reafirmo en nuestra nota. Destiny es un juego sobresaliente, en su diseño y su ejecución. Pero “sobresaliente” no es “perfecto” y por ello comparto aunque con matices algunas de las críticas que se han vertido sobre Destiny durante estos días, tanto por parte de otros compañeros, como desde el punto de vista del usuario (que siempre que estén expuestas desde la educación y el respeto, son incluso más válidas que las nuestras).

El modo Historia de Destiny es flojo, dicen algunos. Puede ser. En Bungie nos prometieron “un universo” y al final desde luego no ha sido para tanto. Sin querer hacer spoilers de ningún tipo, hay que reconocer que la historia no está bien contada y al final se quedan bastantes cosas por explicar. Pero seamos sinceros: ¿importa tanto la historia en un shooter? A mí desde luego no me parece que sea un aspecto clave en un juego de disparos (y más estando tan centrado en el cooperativo). ¿Qué hubiera estado mejor con una historia más “sólida” y mejor narrada y acabada? Pues sí. Pero insisto, en un shooter la “historia” es un factor “prescindible. Un factor que suma pero no resta.

En cuanto a que sus misiones son repetitivas, pues también. Seguramente esto sea lo peor del juego en mi opinión pero… ¿en qué shooter no lo son? Y me refiero a “shooters”, no a aventuras que adoptan una vista en primera persona (y Destiny, por mucho que tenga ingredientes “roleros”, no lo es). ¿Que su multijugador competitivo es mejorable? Puede ser que a veces esté un poco descompensado y que sus modalidades no sean ni numerosas ni muy originales. Pero vuelvo sobre lo que he dicho con respecto a la historia: en el caso de Destiny, el PvP suma pero no resta dado que el foco principal del juego está puesto en el cooperativo. Podemos considerar el Crisol como un “gran añadido” que además está muy vinculado con la parte individual/cooperativa.

Así pues, y después de meterle este fin de semana pasado bastantes horas una vez terminado mi análisis para Playmanía, me reafirmo en nuestra nota y creo firmemente que Destiny es un serio candidato a GOTY 2014… al menos en lo que a consolas de Sony se refiere. Porque, como ya dije en la Tertulia sobre Destiny, voy a volver a resaltar que mis valoraciones están hechas desde la perspectiva de un usuario de consolas Sony. ¿Que como MMO es limitado? Ok, pero es que en PC nos lleváis años de distancia en este género y en PS4 apenas contamos con algo parecido. ¿Que en ocasiones es muy parecido a los Halo? Estoy de acuerdo en que se nota la mano de Bungie en no pocos aspectos, desde mecánicas de juego hasta diseño o ciertas situaciones de la historia. Pero insisto, yo esto no lo puedo valorar como un defecto dado que nunca hemos disfrutado de un Halo en consolas de Sony.

Falta por ver si realmente Destiny es una experiencia que va a durar “años” como en su momento dijeron en Bungie. Si realmente el estudio va a dar soporte y nuevos contenidos y motivaciones a sus usuarios de forma constante y periódica durante tanto tiempo. Y por supuesto, y lo más importante, falta por ver si la comunidad de jugadores va a apoyarlo durante todo ese tiempo. Vosotros tenéis la última palabra.

Valoración

El justo equilibrio entre "shooter" y MMO, con una enorme galaxia por explorar y la integración perfecta de historia, exploración y multijugador.

Hobby

94

Excelente

Lo mejor

Forjar nuestra leyenda junto a otros guardianes.

Lo peor

La historia es convencional y se puede terminar en 11 horas.

Lecturas recomendadas