Análisis

Análisis de Invizimals: El Reino Escondido

Por Juan Lara
-

Los Invizimals, esas misterioras criaturas invisibles que arrasaron en PSP, han desembarcado en PS3 con un juego de aventurasy acción en el que la Realidad Aumentada deja paso a las plataformas y la exploración.

Muchos de vosotros recordareis el  fenómeno "made in Spain" que arrasó en la veterana PSP gracias al uso de la, por entonces novedosa tecnología de la "realidad aumentada". Los juegos de Invizimals de PSP debíamos encontrar, capturar y entrenar a unas criaturas invisibles que sólo se podían "ver" usando la cámara que se vendía para PSP y una tarjeta de Realidad Aumentada especial que se incluía con el juego.

La idea era seguir las instrucciones y buscar Invizimals en el mundo real, por ejemplo, en una zona con mucho azul. Una vez localizado, colócabamos la tarjeta de RA y por arte de la magia de la tecnología el Invizimal aparecía sobre nuestra alfombra. Para capturarlo había que completar diferentes minijuegos. Más tarde podríamos usar a los Invizimals capturados en sencillos combates y hacer que sus habilidades creciesen y se hiciesen cada vez más fuertes.

El juego arrasó, convirtiéndose en uno de los mayores éxitos para la portátil y el estudio barcelonés de Novarama, sus creadores, acumularon no poco crédito mundial gracias a sus criaturas invisibles, que invadieron los quiscos en forma de cromos y figuras coleccionables y más tarde con cartas y aplicaciones RA para PS Vita, móviles y tabletas. E incluso estrenará serie de animación...

Los Invizimals invaden PS3

Raro era que los pequeños Invizimals no se hubieran estrenado en PS3, aprovechando el innegable tirón que tienen entre los más pequeños de la casa, estilo Pokémon y afán coleccionismo... En su tardío salto a PS3, no sólo ha cambiado el estudio responsable del desarrollo (Magenta Software toma el relevo a Novarama), sino que cambia el estilo de juego radicalmente para encarnar una aventura de acción más tradicional, a lo Rachet & Clank, en la que plataformas, acción y exploración se dan la mano.

 

A pesar del radical cambio, los absolutos protagonistas seguirán siendo los fantásticos Invizimals. En El Reino Escondido pasamos a controlar, por primera vez en la serie, a un humano. Un caval llamado Hiro que entra en el mundo de los Invizimals y que podrá transformrse en cualquiera de los 16 Invizimals del juego. Un poco al estilo Ben 10 con los aliens, aunque con menos parafernalia.

 

Para poder transformarnos en un Invizimal primero tenemos que encontrarlo y posteriormente vencerlo en unos cortos combates basados en QTE (quick time events). Estas peleas no aportan nada al juego y son una mera presentación del Invizimal en cuestión. Una vez que la criatura pasa a nuestro bando, podremos transformarnos en ella (mediante el típico menú radial) y aprovechar sus variados poderes, muy diferentes entre los distintos tipos de Invizimals, para derrotar a los Invizimals de Acero, una variopinta banda de robots que parece que se quiere apoderar de un poderoso templo en mitad de la jungla. Bueno, la historia la dejamos para los fans...

 

Invizimals al ataque

El desarrollo, una aventura de acción y plataformas, resultará bastante familiar a todo aquel que guste de este tipo de juegos. Mucho salto, mucho ítem que coleccionar y unos enemigos y puzzles que nunca nos pondrán en demasiados apuros. La gracia está en que para superar algunas situaciones deberemos cambiar (instantáneamente) de personaje, para aprovechar sus distintas habilidades: planear, uso de garfio, bucear, más fuerza...

 

Este cambio de personaje se realiza casi de manera automática: basta con que nos acerquemos a las zonas señaladas y pulsemos "triángulo" para convertirnos en alguno de los 16 Invizimals disponibles. No es muy complicado. Además, a la hora de buscar el clásico interruptor, siempre recibiremos "sugerencias" por radio de nuestra ayudante, por lo que los retos quedan reducidos a la mínima expresión. Eso sí, la variedad de situaciones nos obligará a usar a casi todos los Invizimals por igual. Puede que este bajo nivel de dificultad esté justificado al estar el título pensado para un público infantil-juvenil que no busca grandes complicaciones, pero no hubiese estado de más alguna situación en la que estrujarnos el cerebro.

 

Lo que si nos llevará mucho más tiempo es explorar los distintos parajes que componen la aventura en busca de los coleccionables de turno. Los hay a montones y muchos de ellos bastante escondidos al final de caminos ocultos o secundarios, lo que representará, a la larga, casi el único desafío que exigirá de nuestra parte cierto tesón.

 

Los combates con las numerosas creaciones robóticas tampoco son especialmente exigentes pues en la mayoría de las ocasiones explotarán tras 2 o 3 impactos. Los ataques de nuestra bestia se dividen en 3, de menor a mayor capacidad de daño. A ello se le une la posibilidad de usar un escudo recargable para protegernos de sus puños de acero. Con el uso de las miles de "chispas Z" que encontraremos en cada rincón del escenario (y de las que acabas algo cansado), podremos añadir nuevas técnicas al repertorio de nuestros personajes, aunque nunca en forma de complicados combos, sino manteniendo la simplicidad por bandera. Estas adquisiciones sólo nos permitirán cambiar un ataque "mediano" o "fuerte" por otro diferente más potente.

 

El Modo Combate de El Reino Pedido

Tras la no demasiado larga aventura, todavía nos queda juego para rato. Podremos entretenernos durante horas y horas en el Modo Combate. Calco de los juegos de PSP, aquí podremos enfrentar a decenas de Invizimals en rápidos combates de hasta 4 participantes y donde usaremos hasta otros 4 tipos diferentes de ataques.

 

Cuantos más combates ganemos, más haremos subir los atributos de nuestro Invizimals preferido, como si de un RPG se tratase, y más personajes añadiremos a nuestra colección. El uso de Vectores, la dinámica de los combates y, sobretodo, el "ansia" por tener a todos los Invizimals existentes, nos empujarán a la arena hora tras hora. Además, es aquí donde se concentran las opciones multijugador, con posibilidad de jugar hasta con 3 contrincantes más.

 

Podremos jugar en local en la misma consola, usando cross-controller con PS Vita (usarás la portátil como un mando más) o online, tanto con jugadores que tengan El Reino Escondido en PS3 como con amigos que tengan en PS Vita el juego Invizimals: La Alianza. Sea cual sea la modalidad elegida, podrás luchar en combates rápidos o bien en Torneos más largos y variados. Las posibilidades de configuración de las competiciones, como es habitual, son bastante amplias. Sin duda, el Modo Combate es un añadido a la aventura principal tan bueno, o más, como este último.

 

Y además la relación con PS Vita no puede ser más fructífera, ya que si tenemos Invizimals La Alianza en la portátil y la conectamos con El Reino Escondido de PS3, podremos intercambiar los Invizimals que hayamos entrenado en una consola para usarlos en la otra. Además de obtener alguna que otra criatura extra.

 

No lucen muy bien estos Invizimals

Pero es en el apartado técnico donde El Reino Escondido "pincha" más de la cuenta. El apartado técnico no pasa de correcto, con gráficos muy simplones que sufren de algunas ralentizaciones en cuanto la pantalla se llena con 6 o 7 enemigos. Ni texturas, ni modelados ni efectos están a la altura de lo que PS3 nos ha ofrecido de media en su última etapa de vida. Aunque el colorido y algunos efectos concretos dejarán satisfechos al público más joven. El apartado sonoro si resulta algo más completo. Las melodías resultan agradables en general y las voces están completamente en castellano (aunque bastante chusquero).

 

En definitiva, una aventura de acción dirigida a los más jóvenes y a los fans de los Invizimals, que sabrá entretenerles pero que poco puede ofrecer a los demás. Es muy fácil para los jugadores más veteranos, tampoco impresiona por su apartado técnico y aporta muy pocas novedades jugables, más allá de sus interesantes funciones "cross" con PS Vita. Eso sí, los más jóvenes apasionados de los Invizimals encontrarán por primera vez en una consola de sobremesa la esencia de la saga convertida en aventura. Y seguro que les gusta.

Valoración

Una aventura de acción que sabrá divertir a los más jóvenes, pero que poco puede ofrecer a los más veteranos por dificultad y apartado técnico. La acertada inclusión del Modo Combate añade horas y ofrece lo mejor de las entregas de PSP.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Su compatibilidad con Invizimals: La Alianza de PS Vita, lo variado de personajes y situaciones.

Lo peor

Muy fácil para jugadores expertos y un apartado técnico bastante flojete.

Lecturas recomendadas