Análisis

Análisis de The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: PS VITA

PlayStation 3 y PlayStation Vita reciben con los brazos abiertos a The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel, una aventura en la que saber escoger el camino indicado es muy importante.

El mundo de los JRPG es muy extenso y durante muchos años hemos sido testigos del nacimiento de grandes sagas y de títulos muy importantes que han marcado un antes y un después. La franquicia que nos tiene aquí hoy es The Legend of Heroes, la cual nació en 1989 de la mano de Nihon Falcomm Corporation. Concretamente, el protagonista de este análisis es The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel (The Legend of Heroes: Sen no Kiseki), título que salió en Japón en 2013 y que cuenta con dos secuelas más (la tercera parte aún está en desarrollo). Las puertas de un nuevo mundo se abre ante nosotros. 

Bienvenidos a la Academia Militar de Thors

En el Imperio de Erebonia existe una institución muy conocida y que tiene como objetivo formar a los guerreros del mañana. Esta es la Academia Militar de Thors, y en este año escolar que comienza se han implantado algunas novedades. De entre todas ellas destaca la incursión de una nueva clase de la que se desconoce su función real, la conocida como Clase VII. Rean es un muchacho muy intuitivo que llega a dicha Academia y rápidamente es asignado al nuevo curso para compartir horas lectivas con otros ocho jóvenes venidos de todas partes del Imperio y que forman parte tanto de los lugares más humildes como de las altas esferas de la sociedad.

A medida que pasan los días, Rean y sus compañeros deben aprender todo lo que el Imperio de Erebonia les ofrece tanto para bien como para mal, así como necesitan desentrañar todos los secretos que se esconden detrás de lo que parece ser un Gobierno muy estricto y bien organizado.

La trama de Trails of Cold Steel es bastante densa, además de que tarda bastante en arrancar. A partir de dicho arranque, la historia sufre bajadas y subidas narrativas muy bruscas que pueden llegar a desesperar a más de uno. Por el contrario, la personalidad de los protagonistas, sus aspiraciones y la lucha entre las distintas clases sociales son uno de los puntos fuertes de este título. 

Entre misiones anda el juego

Tal y como hemos mencionado al principio del análisis, The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel es un JRPG en tercera persona en el que el desarrollo bien se puede dividir en dos puntos clave: misiones y combates. Todo ello viene dado en varios episodios en los que la trama va evolucionando conforme lo hacen los protagonistas, en especial Rean.

Las misiones que se presentan a lo largo de la aventura son principales y secundarias. Las primeras se caracterizan por tener un símbolo de exclamación rojo y estar relacionadas con la trama. Por otro lado, las secundarias, que destacan por su signo de exclamación verde, son de todo tipo y condición: llevar determinado objeto de un lugar a otro, encontrar un ítem concreto, ayudar a los pueblerinos, colaborar con el Consejo de Estudiantes de la Academia, pescar, montar a caballo... Os preguntaréis: ¿De dónde saco el tiempo para realizar todo eso? Respuesta: debéis aprovechar cada día al máximo, pues el calendario va avanzando inexorablemente y no espera a nadie, ni siquiera a un aspirante a guerrero. Así, nuestros días en los que no tenemos clase son aquellos en los que nos toca hacer todas las misiones secundarias que podamos.

El otro pilar básico de The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel son los combates. Estos se caracterizan por tener un toque táctico en el que los turnos son esenciales. Teniendo a cuatro miembros en nuestro grupo debemos derrotar tan rápido como podamos a los enemigos que se nos presenten. Para ello, además de estar atentos al orden en el que nos toca actuar (aparece en la lado izquierdo de la pantalla), debemos usar todas las habilidades de nuestros estudiantes. Cada uno posee un estilo bien diferente y único, por lo que es bueno conocerlos a fondo e ir intercambiándolos. Aparte de los ataques normales, no faltan las magias elementales y los ataques finales devastadores que se presentan con una secuencia de vídeo acorde al momento.

El Link System es uno de los añadidos a las peleas. Este permite a cada miembro del grupo unirse en combate con otro compañero para poder colaborar juntos y realizar ataques dobles. Esta opción, que ya se ha podido ver en otros títulos, da bastante juego a la hora de crear estrategias y tácticas para poder salir victoriosos en todo momento.

Estos ataques en conjunto no llegarán a nada si no tenemos un nivel de amistad óptimo con nuestros compañeros, así que toca socializar con ellos en cuanto tengamos la más mínima oportunidad. Misiones secundarias, minijuegos en pareja y pasar tiempo de nuestro día libre con ellos son algunas de las cosas que podemos hacer para crear y desarrollar una bonita y combativa amistad.

Tanto el Link System como la posibilidad de realizar magias elementales se deben a ARCUS, un dispositivo personalizable por todos y cada uno de los integrantes de la Clase VII. Mediante unos orbes especiales (que nos podemos encontrar por el camino o bien crearlos en tiendas específicas) Rean y compañía van aprendiendo habilidades en función del tipo de orbe que se les haya equipado (agua, viento, fuego, etc.).

Hay que decir que durante los primeros compases del juego este sistema resulta bastante caótico debido a la complejidad con la que se presentan cada uno de los detalles que lo forma. Una vez que se le coge el truco es muy divertido y entretenido realizar estrategias y ver cómo las estadísticas de los personajes van mejorando considerablemente.

Al finalizar las distintas contiendas, los enemigos dejan un rastro de objetos que pueden ser ingredientes para crear platos especiales que nos curen, orbes, armas y una buena cantidad de gemas que podemos intercambiar por dinero con el que comprar ítems para futuras misiones o para customizar tanto las armas como los complementos del grupo y que aumente así su poder. 


Una atmósfera escolar bien definida

Gráficamente, The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel posee una estética manganime muy particular y cuidada en la que destacan los diseños de los protagonistas principales. El juego cumple bien con su cometido de presentarnos un universo único y rico tanto en trama como en personajes. Por otro lado, determinados entornos, en especial las mazmorras, pecan de ser extremadamente lineales y vacías en lo que a elementos se refiere. Asimismo, encontramos fallos técnicos como dientes de sierra y popping. Esto último nos puede jugar una mala pasada a la hora de combatir, pues hay algunos enemigos que no aparecen en la pantalla hasta casi tenerlos encima.

En lo que respecta a la banda sonora, esta cumple sin más con su cometido de acompañarnos durante nuestro periplo. Bien es cierto que el tema que suena durante los combates puede sacar a alguno de quicio, pues hay algunos enfrentamientos que nos pueden tener ocupados alrededor de media hora. Aparte, se parece bastante a otras melodías de títulos pasados.


The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel se pone a la venta en nuestro país el próximo 29 de enero tanto en PlayStation 3 como en PlayStation Vita. Si sois fieles seguidores de esta saga o queréis adentraros en un mundo nuevo y diferente de todo lo que habéis visto anteriormente, este título no os defraudará en absoluto, pues tiene de todo y más, empezando por una duración que puede superar las cuarenta horas. Eso sí, se necesitan conocimientos de inglés, pues tanto textos como voces se encuentran en dicho idioma.

Valoración

Dirigido a los seguidores más acérrimos de los JRPG, Trails of Cold Steel ofrece una experiencia extensa, aunque algo caótica al principio.

Hobby

71

Bueno

Lo mejor

Los diseños de los personajes y sus motivaciones, así como la estética en conjunto.

Lo peor

Tiempos de carga extremadamente largos y errores técnicos que pueden jugarnos una mala pasada.

Lecturas recomendadas