Análisis

Análisis de The Room para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

Los smartphones y tablets podrían haber encontrado uno de los géneros que mejor se adaptadan a sus capacidades y posibilidades, y para colmo The Room no sólo sabe seguir a la perfección ese camino, sino que lo hace de forma magistral.

No todo en la industria de los videojuegos son títulos de acción llenos de explosiones y tiros, ni juegos deportivos con un fuerte componente de competitividad, ni siquiera deberíamos pensar exclusivamente en el género de rol, en los simuladores, ni el de lucha... ¿y qué otro tipo de juegos existen? Muchos más, y algunos nuevos están comenzando a surgir gracias a las posibilidades que ofrecen las tablets y smartphones, ¿o deberíamos decir 'gracias a sus limitaciones?

A nadie se le escapa que estos periféricos pensados para muchos más fines que simplemente el de jugar se quedan algo cortos en comparación con las consolas que sí están ideadas únicamente para dicho propósito, pero eso no es algo que deba verse negativamente y, de hecho, existen estudios capaces de sacarle el máximo jugo de una manera original y tremendamente eficiente, y Fireproof Games y su juego The Room están aquí para demostrarlo.

La historia de un pensador

Cuando comienzas a jugar a The Room y te das cuenta que ha pasado una hora sin darte apenas cuenta es cuando descubres lo bien estructurado que está su desarrollo. No cualquiera puede sacarse de la manga tantos puzles diferentes y formas de darles vida como los chicos de Fireproof Games, aunque en realidad esa es sólo una parte (muy importante, eso sí) del cómputo global que conforma este genial título.

En The Room seguimos la pista de un estudioso, un hombre que pertenece a un grupo de grandes mentes que se encuentran estudiando un gran misterio en busca de una nueva forma de energía, algo que iremos descubriendo gracias a una serie de notas que aparecerán en ciertos departamentos y escondrijos en cada habitación, aunque lo cierto es que, más que The Room, el juego debería haberse llamado The Box, pues es el tipo de objeto que se nos interpondrá en cada capítulo.

Puede que el guión de The Room pueda parecer algo trivial en un principio, sobre todo para un juego que simplemente nos ofrece un puzle detrás de otro, pero lo cierto es que consigue llevarnos de la mando a un mundo paralelo en el que todo es posible, genera una magnífica ambientación que lo único que consigue es sumar valiosos puntos a la ecuación.

Una caja llena de sorpresas

Si la historia de The Room es el carburante, su mecánica de juego son los engranajes que terminan de hacer que el motor funcione como un reloj suizo, algo que unido a su genial diseño artístico lo convierte en toda una pieza de exposición.

El sistema de juego de The Room es tan sencillo como elaborado. Durante cada capítulos nos enfrentaremos a una nueva 'caja', un extraño artefacto que oculta infinidad de cajones secretos, cerraduras, pistas y elementos que se deberán ir resolviendo paso a paso. Comenzaremos con una 'sencilla' caja de cuatro caras en cuyo interior se oculta otro artefacto con aún más piezas clave y compartimentos, haciendo aún más compleja su resolución.

Como si de una aventura gráfica se tratase deberemos ir recogiendo diferentes objetos importantes y llaves para poder avanzar, aunque uno de los elementos más importantes será el monóculo que obtendremos al principio, con el cual podremos ver cosas que de otra forma son imperceptibles para el ojo humano, pistas que nos darán acceso al siguiente puzle. Cada una de las cajas está repleta de misterios y enigmas que deberemos ir resolviendo en orden, pues de otra manera sería imposible continuar, algo que por desgracia no deja mucha libertad al jugador, aunque realmente tampoco es algo tan traumático.

La mayor parte del juego nos ofrece puzles que deberemos resolver con la pantalla táctil, pero en ciertas ocasiones también encontraremos otros que se aprovechan del giroscopio de nuestro terminal para dar con la clave, lo que le da muchas más variedad a la ya de por si abrumadora heterogeneidad.

Aunque completar The Room no debería llevarnos mucho tiempo (lamentablemente) si es posible quedarnos atascados en algún punto porque se nos haya pasado por alto algún detalle. Será vital prestar la máxima atención a cualquier detalle, por nimio que parezca, de cada caja, sin embargo para los más impacientes existe una opción de ayuda que nos dará una pista sobre el siguiente paso que debemos seguir, así nadie se quedará encerrado en los enigmas de The Room.

Por suerte Fireproof Games ya ha anunciado que seguirán actualizando el juego con más capítulos, por lo que, en definitiva, se trata de un juego al que prestarle mucha atención.

Valoración

Fireproof Games han conseguido encontrar el momento perfecto para deleitarnos con un juego ideal para smartphones y tablets.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Un título original cargado de puzles y enigmas.

Lo peor

Se hace demasiado corto.

Lecturas recomendadas