Análisis

Análisis de Tomb Raider en PS4 y Xbox One

Por Borja Abadie
-

Versión comentada: PS4

Square-Enix y Crystal Dynamics se estrenan en la nueva generación con la reedición de una de las mejores aventuras del año pasado, Tomb Raider. El regreso de Lara nos encandiló, pero... ¿no ha pasado muy poco tiempo desde su última visita?

Tomb Raider llega en un momento en el que la escasez de títulos en las nuevas PS4 y Xbox One es más que palpable. Los usuarios esperamos impacientes a llenar de buenas razones de compra nuestros discos duros. Mientras en el horizonte se vislumbran grandes momentos, la realidad es que, hoy por hoy, y dada la escasez de lanzamientos, cualquier título que engrose nuestros raquíticos catálogos se ve con buenos ojos.

Si nos dicen que este nuevo título es "simplemente" una edición con gráficos mejorados de una aventura que salió hace menos de un año, nuestros ojos se entornarán mostrando sospecha al más puro estilo Fry (de Futurama). Crystal Dynamics hizo un gran trabajo situando de nuevo a Lara Croft en el trono de las aventuras que Nathan Drake y muchos otros han ido ocupando con justicia.

En aquella aventura Lara tenía que sobrevivir en una misteriosa isla repleta de secretos, de hostiles habitantes y con tintes paranormales de por medio. ¿He oído Lost? Para lograrlo, se transformaba de una jovencita arqueóloga a la polifacética aventurera que todos conocemos. Si queréis saber más de nuestra opinión acerca de aquella versión, aquí está el análisis de PS3 y 360.

Cirugía de nueva generación

Este Tomb Raider Definitive Edition nace para aprovechar el potencial de las nuevas consolas. El baile de cifras es intimidatorio. Lara tiene 5 veces más polígonos en su rostro, lo que hace que nos parezca una persona distinta. Su pelo, ahora luce mucho más realista gracias al uso de la tecnología Tress FX, como en la versión de PC. Como podéis ver en neustros vídeos de gameplay, la mayoría de las veces el pelo se comporta con naturalidad, aunque también encontraréis algunos fallos muy notables, como que la melena de Lara se ría en la cara de la ley de la gravedad.

La resolución ahora es de 1080p, por lo que todo tiene un aspecto mucho más nítido y realista, gracias también a las nuevas texturas de alta resolución. Además, los efectos de partículas se han multiplicado por 15 en muchos de los escenarios. Como véis, las cifras son bestiales, pero el resultado es mucho menos fiero. La sensación que nos deja, al margen de la polémica del frame rate en cada máquina, es que se le nota demasiado su pasado en PS3 y 360. Aunque el original era muy bueno, esperamos más de las nuevas producciones en PS4 y Xbox One.

Las otras novedades que aportan las nuevas máquinas son unos innecesarios comandos por voz con Kinect y la PS Camera o que el nuevo Dualshock se ilumine de naranja cuando cogemos una antorcha, por ejemplo. ¿A qué ahora os quedáis mucho más tranquilos?

Demasiado jovencita para operarse

Tomb Raider sigue contando, eso sí, con las misma virtudes del original. Su adictiva mezcla de géneros es la mayor de ellas. Los momentos de plataformas, aunque en ocasiones nos parecen demasiado guiados, resultan espectaculares. Lara tiene una extraña adicción, deambular por lugares a punto de derrumbarse, explotar en pedazos o arder hasta las cenizas. Es irreal, no tiene sentido, es forzado y, aún así, funciona de maravilla porque, pese a todo, es muy divertido.

Los puzles, que siempre juegan con las físicas y el escenario son muy interesantes. También son algo facilones, y buena parte de la culpa la tiene la visión "escáner" que parece que ya no puede faltar en ninguna aventura. Los combates, por su parte, son muy esectaculares, ya sea con el arco de Lara, con armas de fuego o en el cuerpo a cuerpo. Las batallas serían de infarto si la inteligencia artificial de nuestros enemigos no nos reventase la fiesta. Son demasiado tontorrones y resulta muy difícil ver a Lara morir en estas peleas (no así durante la exploración de los escenarios).

La exploración es mucho más abierta que en aventuras pasilleras similares (como Uncharted, por ejemplo), ofreciendo siempre rutas alternativas, caminos ocultos y decenas de coleccionables, Incluso tendremos que revisitar los escenarios para aprovechar las nuevas habilidades que hayamos ido ganando para acceder a nuevos tesoros. El sistema de mejoras también es algo lineal, pero no deja de ofrercernos una interesante sensación de progreso. 

Lo que no vamos a encontrar por ningún lado es nuevo contenido. Todo lo que hay es los que ya apareció en su momento y no se ha añadido ni una tumba, coleccionable, escena, o rama de árbol por la que trepar que no estuviera allí en el original. Lo que aquí tenemos no es ni más ni menos que una versión muy similar a la de PC pero en consola, y eso nos deja con más cara de tontos.

Los que ya hayáis jugado al Tomb Raider original sólo tienen una excusa, necesidad de jugar a algo en tu nueva consola porque no hay nada más. Eso sí, si hay alguien que no haya jugado a la anterior versión y tiene una consola de nueva generación ya está tardando en hacerse con esta completa aventura.

Valoración

El remozado gráfico no es espectacular y no hay nuevo contenido. Eso sí, sigue siendo una gran aventura, y si no las has jugado, ya estás tardando.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

Las mejoras gráficas nos regalan algunos momentos espectaculares. La jugabilidad del original.

Lo peor

Sigue teniendo lo malo del original: una mala IA y un online soso.

Lecturas recomendadas