Análisis

Análisis de WWE 2K15 para PS4 y Xbox One

Por Daniel Acal
-

Versión comentada: PS4

Tras arrasar en nuestro país en los tiempos de PS2 (fruto de una "segunda fiebre" por el wrestling que vivimos cuando cierta cadena volvió a emitir estos combates por la tele) y mantenerse con paso firme en la anterior generación sobreviviendo incluso a la bancarrota de su editoria, es hora de que esta franquicia demuestre de lo que es capaz también en PS4 y Xbox One.

WWE 2K15 ya está a la venta tanto para las consolas de nueva generación como para PS3 y 360. Tras la toma de contacto que supuso la entrega del año pasado para 2K Games (recordemos que hasta WWE´13 estos juegos los lanzaba THQ, siendo precisamente este título su último juego antes de su bancarrota), para la presente entrega se han puesto las pilas en un intento de renovar la franquicia de cara a la “next gen”. Y esto último no es gratuito: mientras que en PS4 y Xbox One sí se aprecia un esfuerzo por parte de la compañía en ofrecer un producto renovado, por el contrario en PS3 y 360 nos encontramos ante poco más que una mera actualización en la que, además, no está disponible el modo Estrella de esta entrega: el modo Mi Carrera.

Si has jugado a los NBA 2K ya sabes de lo que estamos hablando: se trata de una modalidad en la que deberemos crearnos una estrella desde cero y llevarlo hasta lo más alto, acompañándole en sus humildes comienzos y siendo partícipes de todas las vicisitudes de su carrera hacia el estrellato de la WWE. Más adelante hablaremos más en profundidad sobre este modo, pero esta opción es una buena piedra de toque para comprobar hasta qué punto han estado involucrados los chicos de Visual Concepts (autores de los NBA 2K) en el desarrollo de WWE 2K15, que han trabajado codo con codo con los japoneses de Yuke`s, responsables de esta serie desde sus inicios.

Novedades en el sistema de control

Y es que esta ruptura con respecto a las entregas previas (siempre hablando de las versiones next gen, claro), se nota ya en los primeros compases de WWE 2K15. Tras escuchar por primera vez el tema "This Means War" de los estadounidenses Avenged Sevenfold, ya en nuestro primer combate aprenderemos las diferencias en lo que tiene que ver con el control, que sigue siendo accesible pero ahora tiene mucha más miga. A grandes rasgos podemos decir que usa un botón para golpear, otro para iniciar la llave, otro para lanzar al rival a la esquina o contra las cuerdas y un cuarto para remates y movimientos especiales de cada wrestler. Todo ello potenciado con el uso de los gatillos, uno para correr y el otro para las contras. Y es que, cuanto estemos a merced de nuestros rival, si pulsamos R2 (en la versión PS4, que es la que hemos utilizado para hacer este análisis) en el momento preciso, podremos cambiar las tornas del combate contrarrestando los movimientos del rival y colocándonos en posición de ventaja. Dominar esta técnica no es sencillo porque el “timing” depende de varios factores (empezando por el movimiento que nuestro luchador va a recibir) pero si lo lográis tendréis bien encauzada la pelea. Pero, una vez acostumbrados, a nosotros nos parece un acierto ya que trata de reflejar (y lo consigue) las frecuentes alternativas y “cambios de rumbo” que presentan estos combates.

Además, ahora si iniciamos una llave a la vez que nuestro rival, entraremos en una especie de minijuego a lo “piedra, papel o tijera” que determinará quién lleva la ventaja. Pero tranquilos, que si perdéis en este aleatorio homenaje al clásico seguero Alex Kidd aún tendréis una oportunidad de darle la “vuelta a la tortilla” si, usando el stick, encontramos un punto concreto antes que nuestro rival. Esto es más complicado de explicar que de interiorizar, y va en la misma línea de lo que hemos comentado antes de fomentar los rápidos cambios de tercio en los combates y que el que recibe pase a ser el qe da y viceversa de forma muy rápida.

Luego además hay situaciones específicas que se resuelven de otras formas, desde “aporreo de botones” en las sumisiones hasta otros minijuegos en situaciones como, por ejemplo, estar a punto de ser arrojado fuera del ring en un Royal Rumble. O a la hora de resistirse a una cuenta, cuyo minijuego consiste en pulsar X y, en los tres segundos que dura la cuenta, detener una barra que irá subiendo dentro de la zona indicada (el tamaño de esa zona dependerá de lo "castigados" que estemos: si nos han quitado poca energía será fácil pero si estamos muy "fastidiados" la zona donde debemos detener la barra será más pequeña por lo que será más difícil detenernos en ella). Con un poco de práctica, este minijuego se domina bien pero ojo que como os durmáis, os puede costar más de un combate... en otro intento más de captar la “imprevisibilidad” de estos espectáculos y dar la oportunidad de que un luchador, por muy mal que esté, pueda hacerse con la victoria.

Otro aspecto que en nuestro opinión ha mejorado son los indicadores del estado de los luchadores. Recordemos que en entregas anteriores se optó por prescindir prácticamente de todo HUD en aras de buscar una presentación lo más “televisiva” posible (y casi teníamos que intuir el estado de los luchadores), aquí contamos con un triple indicador. Por un lado, una barra de vida que muestra nuestro nivel de salud. Por otro, una barra de resistencia que muestra nuestro cansancio y que nos invita a no derrochar energías, ya que la efectividad de muchos golpes dependerá directamente de esta barra de energía. Y por último, tenemos un porcentaje que marca nuestro “estado de ánimo”, que está al 0% al iniciar el combate pero que, a medida que vamos ejecutando más y más variados golpes irá incrementando y cuando lleguemos al 100% podremos realizar el movimiento característico de cada luchador o de remate.

En definitiva, los combates de WWE 2K15 ofrecen un buen catálogo de golpes, presas y llaves que dependen de nuestra habilidad, de los indicadores anteriormente mencionados y que dejan siempre una puerta abierta a la “imprevisibilidad”, a que el contrario pueda dar un giro si es lo bastante hábil y en los que las alternativas son constantes. Siguen siendo bastante contextuales y cuando tenemos en nuestras inmediaciones más de un elemento con el que interactuar (como distintos luchadores u objetos del entrono como sillas, la mesa de los locutores o como el maletín de la modalidad “Money in the bank”), puede que no sea todo lo preciso que debiera, pero en general no se viven los momentos de “aturullamiento” que sí eran frecuentes en entregas anteriores. Pero sobre todo, es un sistema accesible con un poco de práctica, aunque dominarlo al 100% tiene su miga.

Modos de juego para dar y tomar

Para disfrutar de los accesibles y espectaculares combates de WWE 2K15 contaremos, cómo no, con un amplio abanico de modos de juego, tal y como nos tiene acostumbrados esta franquicia desde hace ya unos cuantos años. Si decidimos jugar combates sueltos de exhibición, la oferta es abrumadora. Tipos de combates 1 vs 1 tenemos, además de los normales, bastantes variantes con sus propias reglas y particularidades como “extreme rules”, “falls count anywhere”, “iron man”, “last man standing”, “no holds barred, “steel cage”, “submission”, “hell in a cell”, “table” y “TLC”. Por si os parece poco, tenemos también distintas variantes de combates para 3, 4 y 6 luchadores, tres torneos distintos, Royal Rumble… Se han quedado fuera algunas modalidades que si vimos en el pasado (como “Inferno”) pero la oferta es realmente amplia y variada… y sólo estamos dentro del modo “Exhibición”.

Pero la verdadera “chicha” de WWE 2K15 está, o al menos eso es lo que sus responsables nos tratan de inculcar, en el modo Mi Carrera, que consiste como hemos avanzado más arriba en crearnos un luchador desde cero para llevarlo hasta lo más alto (podéis ver un vídeo de sus creadores explicándolo aquí). Para ello, usaremos un editor con opciones más que suficientes, aunque con tiempos de carga algo desesperantes y hemos de decir que en anteriores entregas e incluso en las versiones de 360 y PS3 hay más opciones para crearnos a nuestro wrestler. Dicho esto, lo cierto es que podremos hacernos a nuestro "alter ego" en el cuadrilátero a nuestra medida, eligiendo cada detalle de su apariencia, su vestimenta, sus animaciones, su escena de entrada hacia el cuadrilátero (podremos seleccionar incluso el tema musical que nos acompañará de una buena lista de canciones). Es posible además ponerle nuestro rostro, como explicamos hace algún tiempo. Y también podremos ir mejorando sus atributos (fuerza, resistencia, agilidad…) repartidos en las distintas partes de su cuerpo. Por supuesto, a medida que vayamos avanzando, ganando combates y peleando con estilo (es decir, ejcutando golpes variados) obtendremos más puntos para mejorar todos estos atributos.

Empezaremos nuestra carrera en WWE 2K15 a las órdenes de Bill DeMott, legendario luchador de la década de los noventa recorvertido ahora en entrenador de la WWE que aparece por primera vez en esta entrega de WWR . Y sus reproches y motivaciones resonarán en nuestros oídos (en perfecto inglés, por supuesto) durante estos primeros combates y entrenamientos. En el Centro WWE Performance de Florida daremos nuestros primeros pasos en el mundillo, para luego empezar a pelear en la liga NXT. Y a partir de ahí, las cosas empezarán a ponerse serias: Smackdown, Raw… Dependiendo de nuestras actuaciones y decisiones iremos construyendo nuestra propia historia y los eventos que presenciaremos y en los que participaremos dependerán directamente de ello. Si nos colocamos en el bando de "los buenos", además de obtener el favor del público (con sus vítores, pancartas, etc.) nos ganaremos ciertas enemistades. Y si nos posicionamos en el bando de "los malos" nos abuchearán... además de grajearnos rivalidades como la de John Cena. Y no querréis tenerle como oponente, ¿verdad? ¿O sí?

La verdad es esperábamos algo más de este modo Mi Carrera, ya que aunque efectivamente a menudo tendremos que responder ciertas preguntas y tomar decisiones que nos llevarán a tomar parte en unos combates u otros, al final todo se reduce a eso, una sucesión de combates. Echamos en falta más “protagonismo” de nuestro luchador y una mayor integración de nuestro personaje en su propia historia a través de, por ejemplo, secuencias de video mejor implementadas. Pero como punto de partida está más que bien y seguro que esto se puede mejorar de cara a entregas venideras.

Pero los modos de juego no terminan aquí. En Universo WWE podemos gestionar las rivalidades de las superestrellas y divas de la WWE, decidiendo quien participa en los eventos PPV, siguiendo el calendario “oficial” o modificando este universo a nuestro antojo. Y las opciones no terminan aquí. La franquicia lleva ya unas cuantas entregas jugando con nuestras nostalgia y ésta se va a concentrar en esta ocasión en el modo 2K Showcase, que se va a centrar en dos rivalidades míticas: las de CM Punk y John Cena y la de los ex-miembros de D-Generation-X: Shawn Michaels y Triple H. En ambos casos seremos partícipes de los momentos más míticos de estas dos historias, contemplando los videos de aquellos momentos y participando en sus combates más representativos. En dichos combates (un total de 33) además de ganar deberemos cumplir unas condiciones específicas. Este modo Showcase viene a sustituir a los 30 años de Wrestlemania que tanto gustó en el pasado, un aspecto que ha sido criticado por parte de la comunidad de fans, aunque a nosotros nos parece que el “factor nostalgia” queda bien cubierto en esta modalidad. En cuanto al Online, permite buscar partidas en segundo plano, aunque en nuestros primeros combates Online nos hemos encontrado algo de “lag”, y siento tan importante el “timing” para realizar las contras con garantías, pues…

Un buen plantel de luchadores

En cuanto al “roster”, en WWE 2K15 encontraremos unos 60 luchadores “de serie” contando también a las divas, una cifra que podría llegar hasta los 80 si les sumamos los personajes de los DLC. Eso sí, cada uno de los wrestlers está recreado con mimo y un altísimo nivel de detalle, empleando técnicas similares a las de NBA 2K15, aunque la animación facial de algunos no es ni mucho menos perfecta. El nuevo motor gráfico empleado, una versión evolucionada del EcoMotion, dará lo mejor de sí para ofrecernos una puesta en escena espectacular de los combates y de todo lo que rodea a este espectáculo, con una presentación de los más “televisiva”, desde las entradas de los luchadores (con sus clásicos contrapicados) hasta el “hashtag” de twitter en la esquina superior izquierda. Los combates, a 1080p y 60fps, son bastante impresionantes, con zoom automático y repeticiones de los mejores momentos, aunque muchas de estas opciones, como mostrar la sangre de los luchadores o el HUD, pueden activarse o desactivarse en Opciones.

Hablando ya del apartado sonoro, destacan más que nunca los comentarios de Jerry Lawler y Michael Cole, mucho más espontáneos y variados que nunca (para que os hagáis una idea, se han grabado más de 30 horas de comentarios para esta entrega). Por desgracia, una vez más nos vamos a quedar con las ganas de escuchar al gran Héctor del Mar en los comentarios (si no se animaron a incluir los comentaristas en castellano cuando los Smackdown vs Raw vendían en PS2 lo que no estaba en los escritos en España, es difícil que lo hagan ahora). Y la BSO también es bastante variada, seleccionada por el mismísimo John Cena y en la que caben raperos como Wiz Khalifa o bandas como Rise Against o los ya citados Avenged Sevenfold.

Aunque tiene margen de mejora para entregas venideras, WWE 2K15 es un título más que notable que sin duda logrará entretener a los fans de la WWE durante toda la temporada. No es un juego redondo, pero si se te emocionas al escuchar las campanas que anuncian la entrada de Undertaker o viendo cómo ejecuta Rey Mysterio su clásico “619”, hazte con él porque no te va a defraudar. Pero insistimos que este análisis se centra en las versiones “next gen”. WWE 2K15 en PS3 y 360, sin estar ni mucho menos mal acabado, es producto mucho más continuista y sorprende mucho menos que en PS4 y Xbox One.

Valoración

Sin ser un juego redondo, WWE 2K15 no decepcionará a ningún fan de la WWE gracias a su variedad de opciones y modos de juego, los vibrantes combates y su espectacular puesta en escena. Un estreno más que notable en la "next gen".

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

Gráficamente espectacular y con un buen elenco de opciones y modos de juego.

Lo peor

El modo Carrera tiene margen de mejora. Y podría incluir más luchadores "de serie".

Lecturas recomendadas