Análisis Candle principal
Análisis

Candle - Análisis para PC de la aventura de Teku Studios

Por Alejandro Alcolea
-

Versión comentada: PC

Os traemos el análisis de Candle para PC, un juego de puzles que ha sido toda una odisea a nivel de desarrollo, debido a la ambición del proyecto, pero que consigue que nos demos cuenta del enorme talento que existe en España a nivel de creación de videojuegos.

Ha pasado mucho tiempo desde que nos enteramos de su existencia, pero, por fin, os traemos el análisis de Candle para PC, la ópera prima del estudio turolense Teku Studios que llega hoy en versión digital y física para coleccionistas (gracias a Avance y GAME). La luz de Candle se encendió en 2012 (año de fundación del estudio) y comenzó a brillar en Kickstarter en 2013, donde consiguieron superar holgadamente la cifra requerida para realizar el videojuego.

Este éxito en la plataforma de financiación hizo que una compañía como Daedalic Entertainment (quienes han publicado aventuras de la talla de Machinarium, Deponia o Randal's Monday) se interesara en el proyecto. Sin embargo, acabar un juego nunca es tarea fácil, y menos si tiene las características de Candle. Y es que, si los videojuegos son arte, no se me ocurren muchos ejemplos mejores que el creado (con muchísimo mimo, por cierto) por Teku Studios. Acompañadnos en el análisis de Candle, porque descubriréis una aventura audiovisual imponente solo apta para los amantes de los puzles más sesudos.

Una aventura visual de armas tomar

Candle es una aventura que nos pondrá en la piel de Teku (así se llama el monigote protagonista), un aprendiz de chamán que debe rescatar a su mentor de entre las garras de los Wakcha, una tribu beligerante que ha atacado nuestra aldea, reduciéndola a cenizas, y raptado a medio pueblo. Armados con una pequeña vela que da nombre al juego y una paciencia absoluta, tendremos que salir en busca del Chamán.

Así de simple es el argumento de un juego que, aunque necesita de este recurso para arrancar y darle al jugador un motivo para avanzar, se apoya en un pilar incuestionable: la jugabilidad. Candle es una aventura de puzles que nos obligará a prestar mucha atención a los escenarios, ya que en cada rincón del enorme lienzo que es cada nivel del juego puede esconderse una pista que nos abrirá las puertas del siguiente nivel.

Aunque Daedalic tiene una estrecha relación con los juegos de género Point&Click, Candle evita ese estilo jugable para ofrecer una aventura en la que el jugador controla en todo momento los movimientos de Teku. Podemos elegir cuándo y dónde saltar, así como movernos de forma fluida por el escenario como si fuese un juego de desplazamiento lateral/vertical corriente. El juego podría haber funcionado como si fuese un Point&Click, ya que la mayor parte de las veces estaremos recogiendo objetos que nos permiten activar o superar puzles, pero, en el caso de haber sido un juego de apuntar y clickar, nos habríamos perdido la otra parte de la ecuación jugable: la muerte.

Análisis Candle Puzles
Hay puzles que se resuelven de utilizando la lógica, tirando de memoria o de habilidad. Otros necesitan un conjunto de las tres habilidades.

Y es que… sí, moriremos como bellacos en Candle. Nuestros primeros pasos en la aventura serán de desconcierto ante lo que vemos. ¿Nos hará daño ese elemento? ¿Ese bicho me hará algo? ¿Qué pasa si hago…? Todas esas preguntas acabarán con la muerte de Teku, lo que nos obligará a aprender y mantener una relación de desconfianza con todo lo que se presenta en los tres mundos que componen la aventura. Además de morir por los elementos del entorno, los propios, e infames, guerreros Wakcha estarán pululando por algunos de los escenarios, lo que da lugar a otro pilar fundamental de la jugabilidad: la habilidad.

Los puzles están tan bien integrados que no solo consisten en conseguir abrir una nueva zona, sino en hacer eso mismo a la vez que sorteamos enemigos y nos las ingeniamos para que no nos pillen ya que, si nos ven… nos matarán. Un elemento que nos ayudará en nuestra aventura será el fuego que desprende la pequeña llama de Teku, pero será un arma de doble filo. Por un lado nos permitirá encender pequeñas velas que veamos por el escenario (por si caemos al agua y se apaga la nuestra) y también servirá para accionar algunos puzles, asustar (o atraer) criaturas y revelar secretos gracias a una especie de chispazo mágico. Por otro lado será un elemento que nos delatará, ya que si, por ejemplo, un enemigo está durmiendo y pasamos con la vela encendida por su lado, despertará y acabará con nosotros.

Análisis Candle conversación
Habrá momentos en los que podremos elegir qué ''decir''.

Como veis, Candle es, por encima de todo, un juego de puzles y, por tanto, tenéis que tener en cuenta que está dirigido a un público muy específico. No nos referimos a puzles como los que puede haber en Valiant Hearts, por ejemplo. Los puzles de Candle son bastante complicados de resolver (aunque casi siempre siguen un esquema lógico o basado en pistas que encontramos en el escenario) y llegarán a frustrarnos en ocasiones (no hay modo fácil ni ayudas). Sin embargo, incluso aquí se comporta bien el sistema jugable, ya que será muy raro atascarnos ante un único puzle, porque siempre tendremos varios retos activos, lo que nos permitirá intentar resolver un puzle que dejamos atrás mientras esperamos estar frescos para enfrentarnos al reto que tenemos por delante.

Además, los puzles serán variados y nos enfrentarán a diferentes retos: lógica, memoria, percepción y habilidad (el juego se puede disfrutar con teclado y mando, pero recomiendo el mando). Sí, también hay alguna que otra fase de plataformas y, lamentablemente, en estas nos podremos atascar por no pillar el ‘’ritmo’’ de lo que ocurre en pantalla. Además, durante todo el juego tenemos una sensación de ‘’por favor, que salga bien el salto’’ fruto de un control algo inexacto en algunas ocasiones.

Análisis Candle conversaciones
A través de pictogramas nos enteraremos de la historia del juego (o se nos darán pistas muy valiosas).

Artísticamente imponente

Es complicado replicar en un texto lo que se siente cuando te sientas frente a la pantalla y observas minuciosamente los niveles creados por la gente de Teku Studios. Y es que, Candle tiene un acabado visual al que no estamos acostumbrados. Todo lo que vemos en pantalla está creado a mano, y no me refiero a dibujado en una tableta gráfica en Photoshop o modelado con las herramientas que brindan los motores gráficos.

Así se ha hecho el impresionante apartado visual de Candle.

Como veis en el vídeo gameplay y las imágenes que acompañan el análisis de Candle, todos los elementos del escenario tienen un color uniforme, ningún elemento destaca por encima de otro y todo, desde el propio Teku hasta las pistas más pequeñas y los materiales que vamos recogiendo, está integrado en el escenario de una forma magistral, algo que recuerda a juegos como Another World o Flashback. Candle utiliza una narrativa visual de lo más atractiva. El propio escenario nos cuenta cómo resolver los puzles, pero también seremos testigos de conversaciones (ya sea entre enemigos o entre Teku y otro personaje) que se representan mediante pictogramas que nos darán pistas para avanzar o nos contarán la trama. Es original y le terminamos cogiendo el punto de forma bastante rápida.

Análisis Candle escenarios
Una obra de arte, la única forma que se me ocurre para describir el apartado visual de Candle.

¿Cómo lo han hecho? Bien, Candle está dibujado a mano con lápiz, coloreado con acuarelas y contorneado por un permanente. Así de ‘’fácil’’ y laborioso. Las animaciones están creadas a mano (algo que se nota en el parpadeo entre fotogramas) como si fuesen dibujos animados de hade 70 años y todo tiene una consistencia que se agradece, ya que es algo que afecta directamente a la forma en la que jugamos. Al no haber elementos en el escenario que destaquen sobre otros, tendremos que rebuscar por los escenarios para encontrar objetos y casi mendigar una pista que nos permita continuar nuestro camino. Por su parte, el diseño y animaciones de personajes, a medio camino entre lo ‘’Timbartiano’’ de los humanos y el estilo Ghibli de las criaturas, es soberbio.

Análisis Candle criaturas

A nivel de requisitos hay que añadir que Candle no es que pida un ordenador último modelo, pero tampoco se podrá jugar decentemente en un PC de hace unos añitos. Si desactiváis los vídeos en HD ganaréis unos frames en las preciosas cinemáticas. A nivel de personalización, más allá de activar o desactivar efectos Bloom, el ruido y cambiar la resolución, no encontramos mucho más.

El apartado sonoro sirve para cerrar un conjunto audiovisual imponente gracias a una banda sonora muy simpática y un trabajo de doblaje impecable realizado por Pepe Mediavilla (doblador habitual de Morgan Freeman o Gandalf, de El Señor de los Anillos). Eso sí, aunque las composiciones de la banda sonora son muy buenas, el propio ritmo del juego y la necesidad de pasar mucho tiempo explorando un escenario originará que las canciones se repitan con cierta frecuencia, dándonos una sensación de ‘’esto ya no es nuevo’’. Eso sí, es algo lógico teniendo en cuenta el tamaño de la producción.

Una luz muy intensa

Candle es un juego de lo más interesante. No solo es un ejercicio de buen gusto, sino una demostración de hasta dónde puede llegar una producción si está apoyada por una distribuidora potente que, además, deja el tiempo necesario para terminar un proyecto. Quienes hayáis seguido Candle desde su anuncio, seguro que habéis temido por su cancelación en un momento u otro y, aunque ha sido un desarrollo más largo de lo que a muchos nos habría gustado, Candle ha salido realmente bien.

En el apartado visual no hubo duda alguna en ningún momento, es una belleza, pero el sonoro cumple con creces gracias a un idioma propio (gracioso por momentos) y una actuación espectacular de Pepe Mediavilla como narrador de la aventura. Las pistas están bien integradas (y escondidas) en los escenarios y los puzles son bastante lógicos en su mayoría. Digo ‘’en su mayoría’’ porque, aunque puede que las pistas estuvieran ahí, hay algunos que he resuelto de milagro y que me han dejado una sensación extraña entre ‘’soy un máquina’’ y ‘’no tengo ni idea de lo que he hecho’’. Son los menos, también tengo que decirlo, ya que prestando atención al escenario conseguiremos avanzar de forma relativamente sencilla.

análisis Candle de Teku Studios

La duración de la aventura es algo que depende por completo de la habilidad de jugador y se trata de un juego que no es rejugable, ya que no hay secretos ni nada a desbloquear. Una galería de arte o vídeos de desarrollo le habrían sentado de maravilla a un apartado de ‘’extras’’. Un pequeñísimo borrón en un lienzo de valor incalculable en el que Teku Studios lleva trabajando cuatro años. Si os gustan los juegos que os obliguen a estrujaros la mollera para avanzar (como Yesterday Origins, que también acaba de llegar), Candle es una de las mejores opciones y, además, uno de los juegos nacionales más redondos de los últimos años.

Valoración

Candle es una aventura de puzles que podría darnos la sensación de haber jugado muchas veces antes, pero que en cuanto nos atrapa nos hace descubrir que es única. No solo tiene un apartado audiovisual impresionante, sino que es de esos juegos que nos obliga a escudriñar el escenario para encontrar pistas y poder continuar. Un imprescindible.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

El apartado audiovisual y la actuación de Pepe Mediavilla. Puzles complicados y pistas bien integradas en el escenario. Atrapa de principio a fin.

Lo peor

El control falla en algunas ocasiones. No es demasiado largo, pero tampoco rejugable ni esconde secretos.

Lecturas recomendadas