Canta
Análisis

¡Canta! - Crítica de la nueva película de animación

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de ¡Canta! la película de animación de Illumination Entertainment dirigida por Garth Jennings y distribuida en España por Univesal Pictures.

¡Canta! (Sing) ya está en las carteleras españolas desde el pasado viernes y ha llegado en el momento adecuado para convocar a las familias a acudir en tromba al cine en plenas vacaciones navideñas. ¿Qué encontrarán en la pantalla? Casi dos horas de animación con ritmo trepidante y mucha, mucha música marchosa, aunque también sincopada hasta el final, donde por fin los esbozos musicales se traducen en números completos.

La película no redescubre la rueda y avanza por sendas del todo conocidas ya: nos presenta a un emprendedor arruinado que tiene que sacudirse el fango para conseguir triunfar y lo hace convocando a un grupo de talentos amateurs. Vamos, una especie de concurso en plan talent show de esos que arrasan en televisión. Y el toque de gracia: los personajes son animales parlantes y antropomorfos, una fórmula muy manoseada.

Buster Moon es un optimista koala que regenta un teatro que conoció tiempos mejores. Buster ama su teatro con pasión y es capaz de cualquier cosa para salvarlo. Sabe que el sueño de su vida está a punto de desaparecer y solo tiene una oportunidad para mantenerlo a flote: organizar el concurso de canto espectacular.

Con el fin de relanzar el teatro convoca un concurso de talentos atrayendo a multitud de animales que buscan convertirse en estrellas. Entre toda esa fauna de candidatos, todos ellos movidos por su pasión por la música, quedan cinco finalistas: el ratón Mike cuya voz es tan suave como la forma en que engaña a todos, Rosita una exhausta y sobrecargada madre de 25 cerditos, el joven gorila Johnny que pertenece a un clan de mafiosos y que intenta alejarse de su familia de criminales, la puercoespín punk-rock Ash que trata de buscar su propio sonido, y la tímida elefanta adolescente Meena que padece miedo escénico. Los cinco llegan al teatro de Buster convencidos de que es su oportunidad para cambiar radicalmente de vida. ¿Lograrán triunfar y salvar el teatro de Buster?

¡Canta!

Aunque la calificación por edades cataloga ¡Canta! como una cinta apta para todos los públicos, no la recomiendo para niños muy pequeños o que no estén acostumbrados a concentrarse en la historia que nos narran en pantalla durante mucho tiempo porque, quienes tengáis hijos/sobrinos a cargo y queráis llevarlos al cine, os podéis desesperar entre los 15 minutos largos de tráilers y anuncios previos más la hora y 48 minutos de duración de la película en sí.

Los grandes problemas de esta película son varios: por una parte, la excesiva duración, por otra, la retahíla de clichés que se pasean por pantalla y, sobre todo, el hecho de que el diseño de los personajes no es nada atractivo. Si las texturas y los cabellos están bien conseguidos, no se puede decir lo mismo del abanico de expresiones faciales de los animales ni de sus posibilidades de movimiento. No hay coherencia ni armonía entre ellos.

¡Canta!

Tampoco sus personalidades trascienden los estereotipos con un personaje especialmente cargante y bastante machista como es el ratón Mike (¿soy la única que estaba deseando que fuera atrapado por los osos (de la mafia rusa para más INRI)?), que es una verdadera china en el zapato, probablemente lo más endeble de todo el guión. Y me ha recordado poderosamente al conejo de Mascotas...

Estruendosa y acelerada, la acción se desenvuelve en pantalla muy deprisa pero sin profundizar en ninguno de los conflictos que plantea, dejando que la trama se evapore deprisa al salir del cine. En verdad, no da pie a grandes conversaciones con los pequeños tras el visionado, que se quedarán con cuatro gags bobalicones: el poder cochino y las flatulencias que no pueden faltar en una cinta en la que el humor es bastante limitado en sus miras.

¡Canta!

Entretenimiento puro y duro empaquetado de lujo con una banda sonora poderosa pero que se limita a tomar prestados temas musicales archiconocidos y versionarlos con grandes voces.

No hay ningún espacio para la innovación en ese sentido aunque sí algún que otro mensaje positivo que se puede extraer entre tanto drama personal y familiar: que hay que tirarse a la piscina y no dejarse llevar por el pánico para hacer lo que a uno le hace feliz. Y que la diversidad es un valor a tener en cuenta: caben en la película todos los estilos musicales y ahí sí que hay algo más de chicha donde rascar.

Nos quedamos con eso a la espera de que la próxima vez Illumination Entertainment dé más en la tecla y de verdad nos "ilumine" con una película espectacular no por los focos que acompañen al rótulo sino por su calidad intrínseca y una narrativa más contundente. Veremos... de momento, Gru. Mi villano favorito 3 apunta bien según hemos visto:

Valoración

Entretenida, melómana y poco más. ¡Canta! está plagada de tópicos y desarrolla un guión predecible y formulario. Me gusta pensar que nuestros pequeños se merecen algo más profundo.

Hobby

63

Aceptable

Lo mejor

La última media hora se viene arriba mostrando lo que llevábamos esperando toda la película: números musicales completos.

Lo peor

El diseño de los personajes es muy feo y no hay armonía entre ellos. La duración es excesiva para lo que quiere contar y el ritmo a veces atropellado.

Lecturas recomendadas