Análisis

Capcom Arcade Cabinet: Mini análisis de Black Tiger

Por Daniel Quesada
-

Tres dragones han traído la oscuridad al mundo. ¿Habrá algún hombre "mazas" y aguerrido que pueda detenerlos? Sí, hombre, somos nosotros.

La fórmula de Ghosts ´n Goblins había funcionado muy bien a Capcom en 1985, así que mantuvo un planteamiento similar con este Black Tiger. Esta vez, el valeroso caballero era sustituido por uno de esos bárbaros que tan de moda estaban a finales de los 80.

Nuestra misión consiste en recorrer ocho mazmorras atestadas de esqueletos, plantas carnívoras y orcos, en las que es tan importante atacar bien como saltar con precisión. Las peleas se resuelven de forma similar a los Castlevania, atacando a media distancia y vigilando los movimientos traicioneros de los rivales. Eso sí, nuestro héroe sólo puede atacar hacia delante, así que para librarnos de los enemigos de diferentes niveles tenemos que movernos rápidamente.

Y creednos, los peligros para nuestra salud son numerosos: objetos que esconden trampas, enemigos que brotan del suelo sin que nos demos cuenta, rocas que caen a traición... Por suerte, al derrotar enemigos o encontrar prisioneros recibimos dinero que nos sirve para adquirir mejores armas (como cuchillos arrojadizos o una contundente maza), que mejoran mucho nuestra efectividad. Aun con eso, éste es un juego difícil, que nos obliga a ser muy hábiles contra reloj y penaliza nuestro medidor de salud cada dos por tres.

Y, como comentábamos antes, los saltos también son comunes. Muchos nos sirven para llegar a rutas alternativas, pero un error en otros nos lleva a una muerte segura. Ese mezcla de plataformas y acción mola, pero la verdad es que algunos brincos resultan demasiado exigentes, sobre todo al tener en cuenta el control tan poco flexible del juego.

A pesar de todo, Black Tiger es un juego muy bien ambientado, colorido y variado, pero que penaliza demasiado al usuario inexperto. ¡Comprad toda la equipación que podáis en los primeros niveles si no queréis morder el polvo!

Valoración

Sigue la fórmula de clásicos del género con bastante acierto, aunque quizá no agrade a los jugadores menos pacientes.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Su ambientación de espada y brujería. La mezcla de saltos y acción.

Lo peor

El control en el plataformeo está raspadito. Es bastante, bastante difícil.

Lecturas recomendadas