Análisis

Cine de ciencia ficción: Crítica de Pitch Black

Por Jesús Delgado
-

ARGUMENTO: Pitch Black, el origen de la "saga" de Riddick es una película de survival horror de ciencia ficción ambientada en un misterioso planeta con tres soles en el que una nave espacial se estrella. Los once supervivientes del accidente pronto descubren que un eclipse se acerca y que con él, el horror que yace bajo las arenas del planeta despertará. Llegada la oscuridad, únicamente un hombre será su única posibilidad para sobrevivir, el criminal y convicto Richard B. Riddick.2000 - DIRIGIDA POR: David Twohy - PROTAGONIZADA POR:  Vin Diesel, Radha Mitchell, Cole Hauser, Keith Davis, Rhiana Griffith, Simon Burke. 

Con la crítica de Pitch Black se acabó lo que se daba. Hoy no vamos a hablar ni de sesudas cintas existencialistas de Ciencia Ficción, ni tampoco sobre críticas al sistema, ni tampoco sobre el horror futurista de la sociedad desalmada e inclemente que nos aguarda de aquí a unas décadas. Con Pitch Black, la primera de las tres películas de la "saga Riddick", vamos a hablar de badassismo y testosterona de esa que nos golpea en la cara desde el primer fotograma. 

Y es que seamos sinceros. Da igual que seas un monstruo de cartón piedra o un secundario despreciable y prescindibile. Si Richard B. Riddick te decapita o te destripa, ¡felicidades, ya eres alguien en el mundo del cine! Y eso mismo refleja esta película.

Pitch Black es, en principio, una película del tipo survival horror. Vamos, una de esas cintas en las que un grupo de personas van cascando uno a uno, siendo devorados o asesinados por uno varios bichos a lo largo de la historia hasta que al final solo quedan el chico, la chica y, si se tercia, el niño. Todo tendría que transcurrir con dicha tónica. 

La trama de esta película dirigida por David Twohy arranca con una nave espacial de transporte, la Hunter-Gratzner, que tiene una accidente y tras un atropellado y nada afortunado aterrizaje, sólo logran sobrevivir once pasajeros. Los supervivientes, pronto comienzan a explorar el planeta desértico en el que han caído y encuentran restos de paso humano y animal por su superficie. No pasa mucho tiempo antes de que descubran que el planeta tiene tres soles, los cuales durante veintidos años dan luz constante al planeta, sumiendo al mundo en un día perpetuo. ¿Pero qué pasa cuando, finalmente llega la noche? Pues eso, mismo: a correr todo el mundo, que vienen los monstruos.

Con este planteamiento tan de manual, Pitch Black se nos perfilaría, como decíamos como la típica peli de "corre que te comen". Claro que, como las grandes del género, esta cinta cuenta con un variable que lo cambia todo. Y en este caso es Richard B. Riddick, el alterego de Vin Diesel

Riddick es quien comienza la cinta, como narrador de la historia. Desde el principio sabemos que va a ser un personaje importante en la trama, o al menos así lo intuímos. Sin embargo, un giro en los acontecimientos hace que éste pase a segundo plano y durante casi un tercio de la película el peso de los acontecimientos recaíga sobre los hombros del resto de los personajes, interpretados por Radha Mitchell, Cole Hauser y Keith Davis.

Sin embargo, a pesar de lo interesante de cada uno de estos otros personajes, y no es broma, al final los acontecimientos les acaban alcanzando. Desgraciadamente, a pesar de sus puntos fuertes, ninguno es capaz de sacar al resto vivo del planeta y rápidamente tendrán que confiar en el miembro menos fiable de toda la tropa, Riddick, el cual viajaba con ellos en calida de prisionero. 

¿Es esto un problema? En modo alguno. El Richard B. Riddick  de Vin Diesel no es un saco de músculos superviviente que mata todo lo que se le pone por delante. Bueno, vale, sí es eso, pero también mucho más. Detrás de la fachada de asesino múltiple y desalmado, la historia de Pitch Black, nos presenta a un criminal con aristas y con una personalidad compleja, que esconde más de lo que aparenta y un extraño código de honor. Aunque, ya os advertimos que bajo esa cara de mala **tia no encontraréis tampoco a Gandhi ni a Jesús de Nazaret, precisamente. 

Y hasta aquí os contamos de su trama. Si no la habéis visto, posiblemente flipéis con las cosas tan interesante que se hacían hace ya quince años en materia de ciencia ficción, un género que no siempre lo ha tenido fácil a  la hora de abrirse paso en las taquillas del cine, sobre todo si se sale fuera de Star Trek o Star Wars. Ahora bien, intentad se benévolos, porque sus efectos especiales y acabado técnico ya está un poco desfasado y le cuesta estar a la altura de producciones más modernas.

Los que ya la hayáis visto, en cambio, os recomendamos que la volváis a ver y que le busquéis paralelismos con la última entrega de la trilogía, Riddick (2013), la cual es en cierto modo una vuelta a los orígenes de la saga, tomando elementos y temáticas muy similares. 

En cualquier caso, si queréis pasar una tarde o una noche animada, Pitch Black es una recomendación segura, al igual que el resto de las películas del personaje, con las que el cineasta David Twohy nos ha seguido deleitando a lo largo de los años. ¡Ah, eso sin contar con los magníficicos videojuegos de The Chronicles of Riddick: Assault on Dark Athena y Escape from Butcher Bay, los cuales no os podéis ni debéis perder, aunque sea por pura devoción fan!

La mejor ciencia-ficción del Universo

Si necesitáis más aventuras de fantasía, echad un vistazo al resto de clásicos del género en nuestro especial cine de ciencia ficción. Como no lo hagáis, Riddick os matará con su taza de té...

Valoración

Entretenidísima película de Ciencia-Ficción y survival horror, que supuso el origen de la leyenda de Riddick. En algunos aspectos técnicos es mejorable, pero sigue molando mogollón.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Una sola palabra: Riddick (y punto).

Lo peor

Los efectos especiales a día de hoy se han quedado algo desfasados.

Lecturas recomendadas