Análisis

Cine de ciencia ficción: Parque Jurásico 3D

Por Raquel Hernández Luján
-

CRÍTICA DE Parque Jurásico 3D - 1993 original / 2013 3D - DIRIGIDA POR: Steven Spielberg - PROTAGONIZADA POR: Sam Neill, Laura Dern, Jeff Goldblum, Richard Attenborough. ARGUMENTO: En Parque Jurásico 3D tendremos ocasión de revisitar el universo propuesto por Michael Crichton en su novela homónima. El multimillonario John Hammond consigue hacer realidad su sueño de clonar dinosaurios del Jurásico y crear con ellos un parque temático en una isla remota. Antes de abrirlo al público, invita a una pareja de eminentes científicos y a un matemático para que comprueben la viabilidad del proyecto.

ACTUALIZADO 26-06-2014: Para continuar con el especial de las mejores películas de la ciencia ficción (y aprovechando que Jurassic World resucita la moda jurásica), hoy os recuperamos la crítica de Parque Jurásico que hicimos con motivo de su reestreno en 3D. No hemos reparado en gastos.

TEXTO ORIGINAL (04-08-2013):

Cuando Parque Jurásico llegó a los cines en el verano del 93, causó sensación a nivel mundial. Contaba con un presupuesto de 63 millones de dólares y se hizo con 915, avalando el profundo interés que muchos profesábamos a los gigantes del pasado.

Los cimientos no podían ser mejores: se basaba en la novela de Michael Crichton publicada en 1990 cuyo argumento giraba en torno a la idea de recuperar material genético de especies extintas de las gotas de ámbar cristalizado, para así tratar de recuperarlas. 

Dos secuelas fueron estrenadas en 1997 y en 2001 mientras que, a día de hoy, Universal Pictures está en proceso de sacar adelante el complicado proyecto de una cuarta entrega que no sea decepcionante para los fans. Fue el propio Steven Spielberg quien declaró que el guión estaba siendo escrito por Mark Protosevitch, responsable de La celda, Poseidón, Soy leyenda, Thor o el remake de Oldboy.

 

 

Ver nacer un dino

 

Volvamos al film que nos ocupa. Michael Crichton, autor de "Parque Jurásico" y escritor del guión de esta primera película junto a David Koepp, dulcifica de forma manifiesta la historia para ofrecer una película de corte familiar, de modo que aconsejo encarecidamente, que, quien no lo haya hecho ya, se sumerja en la lectura de la novela, cuyo final es para mí mucho mejor que el de la película.

Pero vayamos a lo importante: a la plasmación de las ideas que pueblan el libro en pantalla grande. Si eras de los que, como yo, coleccionabas los escasos cromos que circulaban en los años 80 de dinosaurios, quizás vibraste en la butaca cuando los arqueólogos Grant y Sattler (Sam Neil y Laura Dern) ven por primera vez a braquiosaurus vivos paseando por una explanada mientras las imágenes se envolvían en la fabulosa banda sonora de John Williams.

 

Por supuesto, se trata de la materialización del deseo de un niño grande, el magnate Hammond (Richard Attemborough), seguramente el personaje al que más le brilla la mirada, superando incluso a su propio nieto y cuyo clímax se produce cuando ve nacer del huevo a un velociraptor.

La vida se abre camino

En el eje de la novela y de la película encontramos varias ideas de lo más interesantes: en primer lugar el hecho de que la naturaleza es incontenible por más que el ser humano juegue a ser dios. Crear un parque recreativo pretendiendo controlar a los seres que dominaron la tierra hace millones de años es el culmen de esa ambición/sueño frustado y el hecho de que ciertas especies puedan cambiar su sexo para poder reproducirse viene a demostrar la arrolladora fuerza que rige la vida y que está mucho más allá de la manipulación del hombre.

 

Por otra parte, tenemos al matemático Ian Malcolm, al que da vida un macarra Jeff Goldblum, un contrapunto humorístico para las abundantes secuencias de persecuciones y suspense que a su vez aporta interesantes reflexiones acerca de las implicaciones morales de lo que supone el apabullante proyecto de Hammond: la teoría del caos, el efecto mariposa...

Y finalmente, tenemos a dos personajes que representan el antropocentrismo puro y duro, la ambición y la falta de escrúpulos y que protagonizan dos secuencias míticas: el informático Dennis Nedry (Wayne Knight), que pone en peligro la seguridad del complejo con su escapada en medio de la lluvia y el abogado Donald Gennaro (Martin Ferrero), protagonista de la famosa y divertida secuencia del retrete.

El mejor Spielberg

Parque Jurásico combina a la perfección acción, reflexión, innovación y emoción. Y de este alambique se destila la mejor esencia de un Steven Spielberg, cuya planificación del rodaje es fantástica con sus montajes paralelos, sus microsecuencias de suspense (las vibraciones de las pisadas del T-Rex, la gelatina que se contonea ante el miedo de los niños, etc.) y la enorme variedad de puntos de vista que propone al espectador.

 

 

 

Universal Pictures se ha decidido a festejar el vigésimo aniversario del estreno de Parque Jurásico reestrenándola en todo el mundo, convertida a 3D y realizando una minuciosa restauración con una resolución de 4K.

 

La película encuentra un fabuloso aliado en las 3D ya que, como bien recordaréis, las persecuciones son una de las tónicas de la película y los niveles de profundidad que aporta el visionado en este formato permite disfrutar mucho más de las huidas y las presencias insinuadas de los dinosaurios letales.

 

Se trata de una oportunidad única para que un público disfrute de nuevo de las creaciones de Stan Winston y de Industrial Light & Magic (ILM), que se atrevieron a materializar nuestros sueños permitiéndonos correr entre gallimimus, inspeccionar a un triceratops o sentir auténtico pánico ante la inteligencia de los velociraptores.

 

 

 

Hoy día estaremos muy acostumbrados a las criaturas creadas por ordenador, pero en su momento, las imágenes CG que ofrecía esta película dejaron a todo el planeta boquiabierto. ¡Parecían dinos de carne y hueso! Lo mejor es que estos efectos, en conjunción con la animatrónica, siguen resultando muy efectivos en la actualidad.

 

Personalmente me ha encantado revivir la experiencia y he disfrutado hasta emocionarme de la cuidadosa puesta en escena de esta película, la cual recreó como nunca a los grandes saurios que durante tanto tiempo había tratado de imaginar.

La evolución de la ciencia-ficción sigue su curso

Si los dinosaurios se os han quedado atrapados en ámbar y necesitáis más aventuras de fantasía, echad un vistazo al resto de clásicos del género en nuestro especial cine de ciencia ficción. ¡Tenemos viajes para todos!

Valoración

La cinta de Spielberg ha envejecido con elegancia, como todas las películas que se ruedan con mimo y caminar entre dinosaurios de nuevo, como la primera vez, es una gozada amplificada por los niveles de profundidad del 3D.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

Revivir la emoción de antaño y volver a visitar un clásico de la ciencia-ficción y las aventuras.

Lo peor

La sobreexplotación de los iconos de esta primera entrega puede cegar a algunos.

Lecturas recomendadas