Análisis

Cine para gamers: crítica de Joysticks

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Eugene es un joven tímido que acaba de llegar a vivir a un pequeño pueblo. Allí es víctima de las bromas de dos jóvenes mientras trabaja en el salón recreativo Arcade. Pero un magnate local, cuya hija se pasa el día en el Arcade, está empeñado en cerrarlo ya que lo considera un lugar de perversión que puede dañar la moral de los jóvenes y especialmente la de su hija.1983 - DIRIGIDA POR: Greydon Clark - PROTAGONIZADA POR: Joe Don Baker, Leif Green, Jim Greenleaf, Scott McGinnis, Jon Gries, Corinne Bohrer, John Diehl, John Voldstad.

Seguimos con nuestro especial de cine para gamers haciendo la moviola para retroceder hasta 1983, cuando aquí una servidora era un bebé. Por aquel entonces, allá por el mes de marzo, se estrenaba en Estados Unidos Joysticks, una comedia picarona que no hizo mala caja, consiguiendo en su primera semana en cartel el quinto puesto en recaudación.

Me da en la nariz que parte del éxito de la cinta se debió a la proliferación de pechos y nalgas, ¡ya se pueden ver dos pares de tetas en los primeros cinco minutos de metraje! Esto es el destape estadounidense, solo falta ver por ahí a Pajares y Esteso.

Solo una apreciación: ésta es con diferencia la crítica más difícil que he escrito en mi vida. Sacarle miga me ha costado dios y ayuda. Y es que al terminar se me ha escapado un WTF????

Hacer un análisis serio de Joysticks es totalmente imposible porque si le diera un miniteclado a mis cobayas y escribieran letras al azar, seguro que hilarían una historia más potable que la que cuenta esta fálica película, de modo que abróchense los cinturones porque aquí despega la crítica despiadada de una película que me ha robado hora y media de vida... Muahahaha...

Como dijo Jack el destripador, vayamos por partes

Créditos: una biendotada rubia menea los pechos y el culete mientras agarra con firmeza el joystick de una máquina arcade... sí, es exactamente lo que pensáis: una auténtica cochinada que dura lo que tardan en salir los créditos, los cuales dicen, señores míos, que este engendro lo han escrito tres personas. La verdad es que cuesta pensar que a una sola se le pueda ocurrir tal sarta de chorradas.

Los perpetradores de este guión son Al Gomez (en su afortunadamente única incursión documentada en el mundo de la escritura), Mickey Epps con idéntica trayectoria como guionista y Curtis Burch, también autor de otras dos películas que no vería ni aunque me pagaran: El regreso de los extraterrestres y Todo por mi chica.

No sé si os habrá pasado alguna vez, pero cuando yo empiezo a ver una peli soy super, super, pero superinocente, pero si nada más empezar a desarrollarse la "historia", dos pavas que están bastante potables y no saben qué es un sujetador paran a un nerd para ponerle cachondo... en fin, quedan pocas dudas sobre la calidad del guión, pero si directamente se levantan la camiseta pues ¡bingo! Ya directamente una puede desconectar la neurona que le queda y dejarla haciendo eco en la cabeza, que no la va a necesitar.

El argumento (o algo así)

Pero ¿de qué va este pequeño engendro? Porque con tanto meneo y tanta teta a lo mejor se nos olvida el argumento... Pues de un centro recreativo que está siendo el objetivo de los medios y del empresario local Joseph Rutter (Joe Don Baker) que quiere cerrarlo por suponer que su influencia es perniciosa para los jóvenes y especialmente para su cándida hijita, una malcriada que hace lo que le da la gana.

No pasa nada, todos los conflictos se resuelven con una partida uno contra uno ¿podría haber sido de otra manera en una película así? Como anécdota podemos señalar que la compañía Midway Games permitió que se utilizara la imagen de Pac-Man, lo que le vino muy bien al montador para utilizarla como recurso cada dos por tres metiendo una de las cortinillas más cutres que he visto en mi vida (casi como la de estrella). También se le permitió al realizador Greydon Clark (individuo cuya existencia felizmente desconocía) mostrar imágenes de Satan's Hollow y de Super Pac-Man, una recreativa inédita que se utiliza en la última y crucial partida que decidirá si el Arcade sigue abierto o es cerrado para siempre. Pues vale.

Dudas existenciales

¿Cuánto se tarda en hacer algo así? Como ya podréis imaginar tal derroche de talento requeriría un gran trabajo de producción así que sí: se hizo en 13 días de los cuales seguramente 10 se dedicaron a maquillar al grupo de punkis que pulula por la cinta.

¿Cuánto le pagaron al punki por darle un mordisco a una planta? No está pagado ni aunque sea de plástico, qué quieres que te diga ¿y cómo lo haría para no reírse? Quiero saber también si hay tomas falsas de la secuencia de las minimotos, por favor, si alguien lo sabe, que comente.

¿Llegó esta joyita a España? Pues en su momento no llegó a las carteleras (qué raro, ¿verdad?). Luego se sacó en vídeo y posteriormente en DVD, así que no os privéis, por favor... ¡Si hasta ha tenido una edición especial en su 30 aniversario!

¿Debe ver esto un gamer? Sí, por dios, es tan mala que os la recomiendo para no quedarme sola en esto... Si decís que os la habéis tragado del tirón sabré que mentís enseguida (he tenido que hacerlo en tres veces) pero tendréis el honor de poder decirlo alto y claro ¡la he visto, la he visto!

¿Habrá un remake? Lo mismo a Disney le da por intentarlo tapando pezones y demás, no sería de extrañar, dependerá de lo que se alargue la crisis... 

Valoración

Insufrible cinta ochentera de corte pseudoerótico totalmente trasnochada que solo puede verse con unas buenas gafas de indulgencia o absoluta indiferencia.

Hobby

20

Malo

Lo mejor

La cortinilla de Pac-Man.

Lo peor

Nunca hora y media pasó tan despacio...

Lecturas recomendadas