Análisis

Crítica de Birdemic: Shock and Terror - ¡Putea al redactor!

Por Álvaro Alonso
-

Una nueva entrega de Putea al Redactor llega para deleite de los lectores y sufrimiento de los escritores. En esta ocasión, la película a analizar (o poner a caer de un burro) es Birdemic: Shock and Terror, una cinta del año 2008 que toma su inspiración de Los Pájaros, de Alfred Hitchcock. O, más bien, de las heces de los pájaros de Alfred Hitchcock.

ACTUALIZADO: añadimos también la vídeo crítica de Birdemic: Shock and Terror, para que veáis que no mentíamos al decir que es una película que deja secuelas. ¿Secuelas, dices? Por lo visto Birdemic tuvo una continuación (Birdemic 2: The Resurrection, tócate los...), pero ya sabéis de alguien que no la vería ni por un millón de almas.

Cuando me pidieron que participase en la sección Putea al Redactor pensé "claro, ¿por qué no? Las pelis de serie B, dentro de su cutrez, tienen cierta gracia... así que puede ser divertido". Acabo de ver Birdemic: Shock and Terror y me arrepiento de mi decisión: es la peor película de la historia.

Probablemente esto no le importe a nadie, pero es la primera vez que analizo una película. Hay demasiados aspectos fílmicos que escapan a mi comprensión y nunca me he considerado capacitado para hacer una crítica de cine ("ni de cine ni de videojuegos, ¡esto te queda muy grande sr. Alonso!"). Resulta irónico que mi primera crítica sea de semejante mierda.

Si el aburrimiento os ha traído hasta aquí y estáis dispuestos a leer de principio a fin, os propongo un juego: coged una botella de whiskey, ron o alcohol para las heridas y bebed un chupito cada vez que leáis la palabra 'mierda'. Así, al menos, haremos que esto sea divertido. ¿Todo listo? Vamos allá.

Escrita, dirigida y producida por un tal James Nguyen (voy a tratar de no hacer ningún chiste con el apellido), Birdemic es una historia de amor con pájaros asesinos de por medio. O, más bien, es una historia de amor... y luego salen unos pájaros. Porque no exagero si digo que el 80% de la película está dedicado a contarnos la vida de sus dos protagonistas: un exitoso hombre de negocios (Alan Bagh) y una aspirante a modelo de Victoria's Secret (Whitney Moore). Cómo se conocen, cómo inician una relación, cómo salen a cenar, cómo es su primera vez... Toda esa mierda que no le importa a nadie ocupa tres cuartos de la película. Y es aburrido de narices.

La química entre los dos es nula... tan nula que resulta hasta violento verlos interactuar. Hay una escena de baile en la que he tenido que apartar la vista de la pantalla porque me estaba empezando a sentir incómodo; él se movía como alguien a quien han obligado a salir a la pista y está deseando que la canción acabe. Ella sufría espasmos.

No hay ni una sóla interpretación de la cinta que se salve, NI UNA. En el mejor de los casos dan vergüenza ajena y, en el peor, ganas de tirarse por el balcón. De hecho, me juego el cuello a que para el 90% de los actores esta fue su primera (y última) aparición. Y donde más se nota que el reparto está compuesto por gente sin conocimientos de arte dramático, es durante las conversaciones "largas": están grabadas a plano con un único personaje por frase, supongo que para solventar la reducida capacidad de memorización de los actores.

Mención especial para Bagh y su lamentable actuación: es más inexpresivo que Keanu Reeves con anestesia facial y todo lo que hace, incluso caminar, resulta tan forzado que he estado muy tentado de pegarle un puñetazo a la pantalla (en realidad lo he hecho). Da la sensación de que cada vez que actúa, en lo único que puede pensar es "¿qué mierda hago yo aquí?". Y eso él, que es el protagonista... No quiero imaginarme que pasaría por la cabeza de los pobres extras.

Pero las interpretaciones quedan ensombrecidas por el desastroso manejo de la cámara al que asistimos durante toda la película. Hay tantas escenas en las que el plano está completamente torcido que he acabado con tortícolis, el pulso de la persona que graba es tan preocupante que le recomendaría que fuese al médico y he llegado a ver un travelling en que la cámara seguía a trompicones al sujeto (un mustang), llegando a perderlo de vista durante varios segundos... Para luego acelerar a toda velocidad y pasarlo de largo.

El trabajo con el sonido es una reluciente y asquerosa mierda: hay conversaciones con tanto ruido que es imposible entender una palabra de lo que se dice y partes en las que directamente se ha eliminado todo atisbo de audio. Incluso hay una escena en la que dos niños se han tenido que doblar a sí mismos, pero nadie se ha preocupado por hacer que las voces encajen con el movimiento de sus labios (o eso, o porque en la escena original decían algo completamente distinto). La banda sonora parece sacada de un banco de sonidos, y casi nunca acompaña a lo que sucede en pantalla.

Pero sin duda, el aspecto más destacable son los pájaros que dan nombre a la película. Es más, cuando por fin aparecen, entiendes por qué te has tragado 40 minutos de romance vomitivo. Ninguna descripción haría justicia a la realidad, así que ahí va una imagen:

Creo sinceramente que podría haber hecho algo más creíble usando Paint.

Por si el aspecto de las águilas asesinas no fuese ya bastante lamentable, el sonido que producen al volar es el mismo que el de una avioneta (vrommmmmmmmmm), explotan como una granada al impactar contra el suelo y, en una escena, escupen un líquido amarillo (supongo que para dejar claro que no son águilas normales y corrientes).

Puede que estéis pensando que suena gracioso o incluso divertido, pero creedme: no lo es. Es un coñazo. Tan coñazo que he llegado a echar de menos la parte romántica. Tan coñazo que he deseado que una de esas águilas apareciese en mi cuarto y me sacase los ojos.

Muchos bostezos después, la película ha terminado y yo he acudido a WikiPedia en busca de respuestas. Por supuesto se trata de una película independiente y sin apoyo de ningún estudio, pero lo que más me ha sorprendido es que contaban con un presupuesto de cerca de 10.000 $. ¡Y una mierda! Con todo ese dinero incluso yo, con mis escasos conocimientos, haría algo mucho más decente. Vamos, es que me juego lo que sea a que se invirtió todo ese dinero en alquilar el mustang.

Lo entretenido de las pelis de serie B es que son cutres y no se toman en serio a sí mismas. Birdemic es una bazofia de proporciones épicas, pero da la sensación de que su director no ha querido aceptar en ningún momento que no contaban con los recursos y el talento necesarios para llevar a cabo algo que no fuese de serie B. El resultado es la peor película de la historia: no es divertida, no es interesante, no se la recomendaría ni a mi peor enemigo y creo que es perjudicial para la salud, porque me estoy empezando a encontrar mal...

Se lleva un 1 porque todas las personas implicadas en su desarrollo invirtieron algo de tiempo para que esta pedazo de mierda saliese adelante, pero llamar película a Birdemic es insultar al séptimo arte. Y espero que estéis contentos, porque habéis logrado el objetivo de la sección: putear al redactor. Pero también habéis conseguido que no quiera volver a analizar una película en la vida. Feliz cogorza, por cierto.

¡Pero no os vayáis todavía! La semana que viene, nuestra compañera Raquel Hernández tendrá el dudoso placer de ver y analizar 'Basket Case: ¿Dónde te Escondes Hermano?', un auténtico clásico del cine cutre de serie B. ¿Será capaz de aguantar semejante putada?

Valoración

Ni siquiera el mayor amante del cine cutre sería capaz de decir algo decente sobre Birdemic. Hay que tener muchos pájaros en la cabeza para querer malgastar hora y media viendo semejante bodrio.

Hobby

1

Malo

Lo mejor

La chica es guapa. Sale un mustang.

Lo peor

Argumento, actuaciones, edición de sonido, efectos especiales, movimientos de cámara... Todo.

Lecturas recomendadas