Análisis

Crítica de Operación E

Por Raquel Hernández Luján
-

ARGUMENTO: Una mujer secuestrada por las FARC da a luz a un niño en medio de la selva colombiana. La guerrilla arrebata al niño de su madre y se lo entrega a Crisanto, un modesto agricultor que sobrevive en la jungla con su mujer, sus cinco hijos y su suegro curandero, y que deberá hacerse cargo del bebé bajo amenaza de muerte. Crisanto intentan salvarle la vida a toda costa.2012 - DIRIGIDA POR: Miguel Courtois Paternina - PROTAGONIZADA POR: Luis Tosar, Martina García, Gilberto Ramírez. Ya en cines.

Miguel Courtois tiene una larga trayectoria en el cine con trasfondo político, pero en esta ocasión ha conseguido transmitir mucho más que la base de un conflicto, penetrando en él a través de un personaje bisagra que impone una realidad mucho más humana que la del latido del enfrentamiento de las FARC y el gobierno colombiano.

No importan ni unos ni otros sino la historia de un hombre y su familia, empeñados en sobrevivir y mantenerse unidos a pesar de los intereses ajenos.

Crisanto recibe el encargo forzoso de hacerse cargo de un bebé del que no conoce ni su nombre. Malnutrido, con un brazo roto y enfermo de paludismo, supone una inmensa carga para un hombre soprepasado de por sí por las necesidades de su abultada familia y las condiciones paupérrimas en las que trata de sacarla adelante en medio de la selva.

Un camaleón llamado Luis Tosar

Este gallego es uno de los prodigios de nuestro cine actual: capaz de experimentar toda una serie de cambios que le llevan a meterse en la piel de otros. Lo brillante del asunto es la credibilidad que emana de su interpretación.

Operación E comienza "in medias res", es decir, con Crisanto en medio de una declaración en la que se presenta a sí mismo como "un hombre que se metió en la selva para hacerse rico y solo encontró miseria y enfermedad".

Un potentísimo arranque en el que Tosar ya marca las pautas de lo que será su trabajo interpretativo: una increíble transmutación vocal, una carga emocional inmensa pero muy contenida y sabiamente dosificada y una capacidad para atrapar al espectador apabullante de principio a fin.

De cómo un hombre con unas facciones duras y un físico en principio bastante poderoso consigue transmitir tanta ternura y vulnerabilidad, sólo él lo sabe.

El individuo contra las cuerdas: un Crisanto kafkiano

Courtois no renuncia a la belleza, ni al humor, ni a cierta búsqueda estética en esta película. Y todo ello se entreteje con emotividad y con ese trasfondo político que tiene tendencia a pasar por encima de las personas.

La paradoja: un niño que se convierte en un símbolo tan potente que tiene en jaque a una nación, mientras que Crisanto se las ve y se las desea para poder alimentar a sus propios hijos. Más aún, el hecho de saberse condenado se haga lo que haga: una víctima independientemente del camino que se tome.

Operación E tiene la fortuna de no caer ni en el melodrama ni en la filiación política mostrando el sinsentido de un conflicto en el que se supone (por parte de unos y otros) que se defiende la libertad de los individuos de una nación cuando en verdad no están sino arruinándoles la vida. En ese sentido, hay una confrontación directa con el poder, independientemente de quien tenga en cada momento o en cada lugar la sartén por el mango: siempre pierden los mismos, siempre pagan los platos rotos las personas de a pie cuya principal preocupación es sobrevivir.

Y en eso se afana el hombre a través de cuyos ojos está relatada esta historia: si para salir adelante hay que cantar a viva voz un himno, se canta; si hay que edulcorar la realidad, contar una media verdad o hacer caricaturas para ganarse una propina, este héroe de verdad, de los de carne y hueso, se dejará la piel en ello.

Valoración

Una odisea muy humana a cargo de un fabuloso Luis Tosar, que representa con maestría al individuo sobrepasado por las circunstancias y que supone el mejor trabajo de Miguel Courtois hasta la fecha.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Un impecable Luis Tosar, capaz de transmutarse por completo, tanto física como mentalmente.

Lo peor

Su mayor fortaleza es también su mayor debilidad: Tosar eclipsa a sus compañeros de reparto.