Crystal Rift
Análisis

Crystal Rift - Análisis del RPG para PSVR Oculus y HTC Vive

Por David Martínez
-

Versión comentada: PS4

Psytec Games es una desarrolladora indie que se ha atrevido con uno de los primeros juegos de rol diseñados para realidad virtual: PSVR, Oculus Rift y HTC Vive. Crystal Rift, del que ya he comentado que fue el juego que me derrotó en PlayStation VR, es un homenaje a los RPG clásicos, con movimiento por casillas, perspectiva en primera persona y un puñado de enemigos genéricos (esqueletos, fantasmas, y momias) a los que nos enfrentamos armados con una espada.

La premisa tiene cierto encanto, en especial si pertenecemos a la generación que jugó en su momento a la trilogía Eye of the Beholder de Dungeons and Dragons, pero se han perdido casi todos los elementos de rol. No aparece equipo que tengamos que gestionar (salvo una espada de cristal, que después va adquiriendo poderes de fuego o veneno) y las características de nuestro personaje se limitan a cinco corazones de vida (o uno en el modo de dificultad más alto) que podemos recuperar con viales y pociones. 

Las mazmorras resultan terriblemente repetitivas. Mismas texturas, mismos elementos decorativos repartidos de forma aleatoria (grilletes, calaveras y antorchas) y unos enemigos con un comportamiento bastante básico. De vez en cuando, Crystal Rift intenta asustarnos con unos ojos que aparecen tras una puerta o un fantasma que se lanza contra nosotros, pero no consigue su objetivo, y en lo que respecta al diseño de niveles y puzles el fracaso es similar.

Crystal Rift 3

Hay que tener en cuenta que la versión de PC cuenta con un editor de niveles. Y en este sentido, parece que la historia estuviera creada con esa misma herramienta. Los enigmas que nos encontramos son muy básicos y están centrados en llaves (o gemas) e interruptores que nos abren el paso hacia el siguiente nivel de la mazmorra (hay un total de 26), y el combate es casi anecdótico, limitado a golpear y retroceder. Por otra parte, tampoco hay carga narrativa en Crystal Rift, más allá de una serie de pergaminos escritos por otros prisioneros que nos van dando pistas sobre la brecha espacio temporal que da nombre al juego.

Crystal Rift 2

Técnicamente, nos encontramos con un juego pobre, en que todos los elementos son muy poligonales, las animaciones son bruscas, los efectos de sonido -sobre una música repetitiva- son de risa y la detección de colisiones. En general, parece muy descuidado. Y sin embargo, ese no es su principal fallo.

Reconozco que tenía muchas esperanzas en este juego, por tratarse de un RPG clásico en realidad virtual. Pero la inmersión que se consigue con PSVR no compensa con el malestar que nos ha causado. El giro está limitado como en otros juegos en primera persona, en particular Resident Evil 7 o Here They Lie, pero a un ángulo menor. Esto significa que cada vez que tocamos el stick derecho, la vista rota unos 15º, de manera brusca, lo que nos ha provocado un inmenso mareo. Está claro que esto depende de cada jugador, pero en la redacción, el malestar le ha ocurrido a varios. 

Crystal Rift 4

El control de la cámara se puede configurar en el menú de opciones, pero la sensación ha resultado igual de incómoda.  Tanto que al final hemos optado por desactivar el modo VR y jugar Crystal Rift en una pantalla normal... donde sus carencias parecen aún más evidentes.  

Si tenemos en cuenta todos estos fallos en el diseño, en los apartados visual y sonoro y en el uso de PlayStation VR, la verdad es que estamos ante uno de los peores juegos que hemos probado en realidad virtual. Y eso que tenía un planteamiento muy prometedor, que podía habernos enganchados a los amantes del rol más clásico. Crystal Rift es un juego que habíamos empezado con muchas ganas, y sobre el papel podía tener su encanto, pero le falta profundidad, un desarrollo más variado y entretenido y técnicamente es un desastre.

Valoración

Un desarrollo de RPG clásico que hace aguas por su desarrollo repetitivo, un apartado técnico pobre y una mala adaptación a los dispositivos de realidad virtual.

Hobby

30

Malo

Lo mejor

Un homenaje a los juegos de rol clásicos, con algún susto inesperado y compatible con PSVR.

Lo peor

Repetitivo, mareante y con un apartado técnico muy flojo.

Lecturas recomendadas