Análisis

The Evil Within: The Assignment, análisis

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Cuando Sebastián se aventuró en The Evil Within, creía que estaba solo, pero Kidman tiene en The Assignment su pesadilla particular. Bienvenidos al análisis de este primer DLC de un juego que está perdiendo la cabeza... Perdiendo la cabeza... Perdiendo la cabeza...

Cuando analizamos The Evil Within, ya comentamos (en concreto, lo dijo nuestro compi Alberto Lloret) que la aventura había pasado con nota la prueba, pero que quizá se había quedado un poco en tierra de nadie al no apostar del todo por la acción, ni por el survival horror. Este primer DLC para la historia, llamado The Assignment, arregla en parte ese problema.

En esta ocasión, Sebastián Castellanos cede el protagonismo a Juli Kidman, la agente a la que hemos visto en varios momentos de la historia principal. ¿A que siempre os había parecido misteriosa? Pues bien, en esta partida nos toca bucear en los motivos de su investigación. Los acontecimientos de The Assignment tienen lugar en paralelo a los del juego principal, de tal forma que en varias ocasiones vemos en la distancia a Castellanos y a Joseph. Es más, incluso podremos ver algunos hechos clave de la historia desde otra perspectiva, la de Kidman, lo cual os servirá para atar algunos cabos.

Todo esto nos lleva a advertiros de que, aunque no es imprescindible para iniciar el DLC, sí es recomendable haber completado el juego principal, ya que hay bastantes datos clave y "spoilers" acerca de la trama general.

Menos ballestas y más linternas

Uno de los cambios mas drásticos de The Assignment en materia de jugabilidad es que Kidman no tiene armas y tampoco puede mejorar sus atributos (al menos, sí puede salvar la partida en puntos clave). La aventura se desarrolla en dos capítulos y, en el primero, la mayor parte del tiempo dependemos de una simple linterna que, por suerte, tiene una batería infinita. No será de Apple, no...

Con ella, podemos iluminar los escenarios para buscar pistas y objetos, pero también enfocar a ciertos símbolos para abrir nuevos caminos. ¿Y cómo nos enfrentamos a los enemigos? Respuesta fácil: no podemos. Al más puro estilo de otros survival horror como Outlast, aquí estamos totalmente desprotegidos, así que nuestras opciones son correr y escondernos donde pillemos: taquillas, debajo de una cama... No todo son desventajas, ya que esta vez la salud se recupera automáticamente en cuanto descansamos un poco y, además, podemos atraer la atención de los enemigos desde una esquina, para hacerles ir al sitio que nos convenga.

En definitiva, The Assignment es mucho más estratégico que The Evil Within. Aunque sigue sin aterrorizar, esta mecánica sí sirve para generar algunos momentos de tensión realmente efectivos. Sobre todo cuando entra en acción la terrorífica Lightwoman, un esperpento que parece el cruce entre un Big Daddy de Bioshock y las enfermeras de Silent Hill. Ella sola se basta para protagonizar las persecuciones más espeluznantes del juego, aunque hay muchos otros enemigos de los que escapar.

No me toques los tacones...

Ya en el capítulo 2, Kidman se pone un poco más guerrera y puede utilizar hachas, pero solo para atacar por la espalda y en un solo uso. Vamos, que el tono de supervivencia se mantiene, no esperéis nada de escopetas o granadas. De hecho, es muy de agradecer la apuesta más clara por los puzzles, no solo en cuanto a la forma de librarnos de los enemigos, sino también en retos más clásicos. La linterna da mucho juego en ese sentido, ya que dependiendo de cómo iluminemos ciertos objetos y el orden en que los coloquemos, podremos dar con muchos secretos.

Hablando de ellos, hay objetos coleccionables, como música extra o trozos de una carta. Si los encontramos todos, estaremos un poco más cerca de la verdad... Tampoco faltan los cassettes. Si los reproducimos, escucharemos conversaciones del pasado de Kidman y notas del diario del Dr. Jiménez. Sí, el trasfondo de la historia sigue hablando de él, de la búsqueda de Leslie y, cómo no, de Ruvik.

Esto nos lleva a la ambientación, sin duda uno de los puntos fuertes de The Evil Within. No solo se juega con el terror y el gore sino que, una vez más, se plantea la idea de la locura y los juegos mentales. Se supone que Kidman está algo más a salvo de los tejemanejes de Ruvik, pero la misteriosa organización que la ha enviado a la mision, Mobius, juega un papel clave en la historia. La enigmática silueta de su líder, los recuerdos recurrentes de la propia Kidman y las imágenes de pesadilla vuelven a hacernos dudar si lo que estamos viendo es verdad o una ilusión.

Los gráficos se mantienen al nivel del original (nosotros lo hemos jugado en PS4) y eso se aplica a unos efectos de luces y sombras, polvo y distorsiones muy efectivos. También mola ver cómo Kidman se pone a temblar cuando se acerca un enemigo, de nuevo al más puro estilo Outlast. Hay algunos escenarios reciclados de la aventura original pero mostrados en diferentes momentos de la trama, además de muchos otros creados para la ocasión. Los 7 gigas que ocupa la descarga tienen que ser por algo, ¿no?

Respecto al apartado sonoro, repiten todos los actores de doblaje al castellano de The Evil Within, con mención especial para la enigmática voz del jefe de Kidman, que consigue intimidarnos en más de una ocasión.

En las tres horas y media que dura la aventura (la cual, por cierto, tiene un precio de 9,99 euros) da tiempo a contar una historia interesante y plantearnos mecánicas de juego de lo más variadas, a la par que ahondamos algo más en el universo de The Evil Within. Por supuesto, hay pegas. La más evidente es la propia duración de este DLC, aunque al completarlo se desbloquea una dificultad extra. La otra pega es que algunas partes de la trama están metidas con calzador. En concreto, la niñez traumática de Kidman no llega a desarrollarse bien, aunque quizá algunos de estos flecos se expliquen en el siguiente DLC, que se anuncia al completar este y que, según parece, se llamará The Consequence. Estaremos preparados para disfrutarlo, Dodotis en mano... Digo, pistola en mano.

Valoración

Un ejemplo de buen DLC: no es imrpescindible para el juego principal, pero lo enriquece con nuevas perspectivas. Es más valiente que The Evil Within en su mecánica de juego. ¡Y le sienta bien!

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Los puzles y el mayor peso de la supervivencia. Algunos misterios de la trama molan mucho...

Lo peor

...Y otros están algo más forzados. Se queda algo corto de duración.

Lecturas recomendadas