F1 2017 Imagen Principal
Análisis

F1 2017 - Análisis del juego oficial del Mundial de Fórmula 1

Por José L. Ortega
-

Versión comentada: PS4

El círculo de la Fórmula Uno arranca verdaderamente cuano llega el videojuego oficial a las tiendas. F1 2017 arranca sus motores en PS4, Xbox One y PC con el objetivo de hacer las delicias de los fans de los títulos de conducción y de aquellos que quieran sentir en sus propias carnes las emociones que viven los pilotos cada domingo de carrera, con las pulsaciones a toda velocidad en cada curva.

El año pasado los amantes de los juegos de conducción respiramos tranquilos con F1 2016 tras unos cuántos años de disgustos equiparables a los que el motor de Honda suele provocarle al bueno de Fernando Alonso. Codemasters se había puesto las pilas, brindando un título a la altura de la poderosa licencia de la FIA que compensaban en cierta medida los años estancados en boxes. F1 2017 llega a las tiendas siguiendo la estela marcada por su predecesor, hecho más que positivo debido a que eso es sinónimo de calidad. Pero también es un arma de doble filo cuando vemos que se repiten muchos de los problemas presentes con anterioridad.

Esto es algo que se extiende a prácticamente cualquier título deportivo, y que es un hecho inherente a la necesidad de tener que publicar un título por año, casi sin tiempo para las mejoras. F1 2017 además juega con la ventaja de no tener competidor en lo referente a videojuegos de automovilismo basados en la Fórmula Uno, lo que aporta a Codemasters de cierta tranquilidad -como si no tuvieran bastante con la flema británica- a la hora de no tener un rival que les haga ponerse las pilas para que el salto cualitativo quede refrendado en cada edición.

Esa retroalimentación, como la que vemos cada año con FIFA y PES o la que nos gustaria ver de forma más solvente con NBA 2K y NBA Live, hace que el usuario sea el verdadero beneficiado. Al fin y al cabo, estos videojuegos salen a la venta a un precio de setenta euros. Si llegasen a precio reducido, la ausencia de novedades quizás sería menos penalizable. Pero que nadie leyendo estas líneas se lleve una idea equivocada. F1 2017 es un excelente título.

Entre lo nuevo y lo clásico

Como no podía ser de otra forma, gracias a la mencionada licencia oficial de la FIA, F1 2017 incluye tanto a las diez escuderías como a los veinte pilotos que conforman el campeonato automovilístico de esta temporada, marco ideal y reclamo perfecto que se adereza con la inclusión de monoplazas clásicos que han conformado la historia de este gran deporte de motor. Se añaden cinco escuderías con doce bólidos clásicos entre los que se encuentran el McLaren MP4/4 de 1988 pilotado por el eterno Ayrton Senna y Alain Prost; el McLaren MP4/6 de 1991 de Ayrton Senna y Gerhard Berger; el Williams FW14B de 1992 de Nigel Mansell y Riccardo Patrese; el Ferrari 412 T2 de 1995 de Jean Alesi y Gerhard Berger; el Williams FW18 de Jacques Villeneuve y Damon Hill; el McLaren MP4-13 de 1998 de Mika Häkkinen y David Coulthard; los Ferrari F2002 y Ferrari F2004 de Michael Schumacher y Rubens Barrichello; el Ferrari F2007 de Kimi Räikkönen y Felipe Massa; el McLaren MP4-23 de 2008 de Lewis Hamilton y Heikki Kovalainen; el Red Bull Racing RB6 de 2010 de Sebastian Vettel y Mark Webber o el inolvidable Renault R26 de Fernando Alonso y Giancarlo Fisichella con el que el piloto español se alzó con su segundo campeonato del mundo.

El extenso bagaje de Codemasters en los juegos de conducción es todo un sello de garantía. Como se suele decir, la experiencia es un grado. El principal acierto de la saga es ofrecer un equilibrio perfecto entre la simulación y el arcade con el fin de hacerlo apto a todos los públicos. Tanto los que son duchos en los videojuegos de conducción -tanto con el mando como con los volantes compatibles- como los que solo quieren pasar un buen rato disfrutando de su deporte favorito. El juego ofrece una amplia amalgama de posibilidades y de configuraciones para adecuar el producto a los gustos de todos. Los más valientes disfrutarán pilotando prescindiendo de cualquier tipo de ayuda, sintiéndose casi dentro del monoplaza. Eso sí, puede que F1 2017 no ofrezca la simulación más pura del mercado, pero ciertamente tampoco lo pretende.

Tensión máxima en cada curva

F1 2017 tiene una facilidad pasmosa para transmitir un sentimiento de inmersión que nos transporta directamente al paddock. Desde el mismo momento en el que estamos en el box y controlamos desde dentro del monoplaza la configuración y el reglaje del propio vehículo hasta que salimos a pista y escuchamos el clamor de una multitud que ruge a nuestro paso, con banderas ondeando y decorando el graderío. Un mimo que se ve en pequeños detalles que pueden pasar desapercibidos, pero que casi sin querer aportan mucho. Un enfoque televisivo al que ayudan en gran medida los comentarios de David Casas y Antonio Dávila.

f1 2017 - 9

Por supuesto, cuando la competición echa a andar todo mejora de forma considerable, ofreciendo una experiencia absoluta en cualquiera de los grandes premios, recreados también al detalle. Desde el momento en el que tenemos que embragar para tener el coche a punto en el momento en el que el semáforo se apague y así encarar la primera curva con garantías, teniendo cuidado de no chocar con ninguno de nuestros adversarios, hecho que a veces es complicado debido a su terca IA -¡Y encima siempre somos nosotros los sancionados!- que sigue dando problemas como en anteriores ediciones en cualquiera de los diferentes niveles de dificultad.

Uno de los mayores aciertos del juego es que refleja a la perfección lo imprevisible que es este deporte. Da igual que hayamos trazado una estrategia de equipo perfecta durante el fin de semana de entrenamientos, que en la carrera pueden ocurrir una serie de imprevistos capaces de ponernos un nudo en la garganta. Un hecho que se refleja a la perfección en carreras con condiciones climatológicas cambiantes, que nos obligan a imprevisar y a entrar en boxes para cambiar los neumáticos o tratar de arriesgar por si amaina. Esto sirve, de paso, para que Codemasters luzca su músculo técnico mostrando una calidad desbordante tanto con un sol radiante que se refleja en el asfalto como con un chaparrón implacable en el ocaso de la tarde, quedando solo empañado por la aparición de tearing en algún que otro momento más de los que nos gustaría.

Para eso tenemos una comunicación constante con el ingeniero de equipo, que constantemente nos da información vital que incluso podemos solicitar en cualquier momento gracias a un menú de acceso rápido -que lo sería más si no tuviéramos que acceder a él a 300km/h-. Ninguna carrera está decidida hasta que no cruzamos la bandera a cuadros. Incluso cuando vamos en primera posición con un cómodo margen, nuestro querido ingeniero nos puede llegar a poner en aviso de problemas en la caja de cambios o que debemos ser menos agresivo en las curvas para cuidar los neumáticos. ¡Por no mencionar a la bicha del coche de seguridad! En estos momentos de tensión es donde reside la verdadera esencia de F1 2017.

Una 'fórmula' recurrente

Aunque contamos con varios modos de juego, sin duda el apartado estrella es Carrera Profesional, que regresó el año pasado. Con él, podemos crear a un piloto a nuestro antojo -y comenzar desde el equipo que queramos- y llevarle poco a poco al objetivo de trincarse una buena botella de champagne en lo alto del podio en cada Gran Premio. Lo cierto, es que pese a ser el eje vertebral del producto y probablemente al que más horas van a dedicar la mayoría de compradores, se echa en falta, al igual que el año pasado, un poco más de mordiente. Especialmente cuando vemos cómo en otros videojuegos deportivos cada vez inciden más en estos apartados de trayectoria que pretenden hacernos sentir como auténticas estrellas al ir cumpliendo los objetivos que se nos van encomendando.

Es cierto que se ha mejorado ligeramente el componente inmersivo con las charlas con nuestra agente o los ingenieros del equipo, pero sigue resultando bastante parco en cuanto a profundidad. Desde el paddock podemos controlar prácticamente todo lo que sucede alrededor de nuestro particular 'circo de la F1', pero prácticamente lo único que podemos gestionar es el apartado de I+D de nuestro monoplaza, invirtiendo los Puntos de Recursos que obtenemos con cada una de nuestras actuaciones en la pista.

Se echa mucho en falta una historia con trasfondo, acuerdos con patrocinadores o la posibilidad de responder a preguntas en entrevistas o en las ruedas de prensa tan icónicas de la Fórmula Uno. El único aliciente y que aporta una ligera variedad es la posibilidad de disputar carreras de exhibición con los vehículos clásicos incluidos en esta edición del juego. Un plus añadido con un poco de calzador y con el que tenemos que conformarnos.

F1 2017 - 8

Entre el resto de modos de juego destacan los eventos descargables, la posibilidad de disputar un Gran Premio a nuestro antojo o un Modo Multijugador en el que disputar carreras con un total de veinte vehículos a través de la red. Ideal para aquellos que quieren ponerse a prueba contra personas reales más imprevisibles que la IA de la máquina. Eso sí, inexplicablemente desde Codemasters siguen obviando el modo local a pantalla dividida que tanto se reclama.

Valoración

F1 2017 es un excelente título de conducción capaz de transmitir las sensaciones y emociones de un fin de semana de Gran Premio. Aunque lo cierto es que esta nueva edición no tiene demasiadas novedades con respecto al año pasado, arrastrando incluso algunos de los problemas que ya tenía.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

Lo bien que transmite la emoción y la tensión de las carreras. Multitud de opciones para expertos en conducción y no tanto. Licencia oficial de la FIA

Lo peor

Repite algunos problemas del año pasado e innova poco por ello. El modo Carrera Profesional es poco ambicioso.

Lecturas recomendadas