Análisis

Final Fantasy Explorers - Análisis

Por Roberto J. R. Anderson
-

Final Fantasy Explorers llega en exclusiva a 3DS. Se trata de un juego de rol de acción, en el que lo más importante es superar misiones y cazar monstruos, y que destaca por su multijugador.

El primer Final Fantasy para 3DS (sin contar los juegos musicales Theatrhythm) es un spin-off con claras influencias de Monster Hunter, aunque algunas de sus mecánicas también recuerdan a la subsaga Final Fantasy Crystal Chronicles, e incluso a las entregas online XI XIV por su enfoque multijugador.

 

Por lo tanto, este Explorers no puede entenderse como un Final Fantasy tradicional, aunque en él encontraréis muchas de las señas de identidad de la saga como su sistema de profesioneshechizos reconocibles, enemigos eidolones clásicos, e incluso algunos de los personajes más recordados de las entregas principales.

Cacería a lo Final Fantasy


En este Final Fantasy no seréis testigos de ninguna gran historia ni conoceréis carismáticos personajes con complejos trasfondos emocionales, sino que aquí todo gira en torno a las misiones. El juego nos traslada a la gran isla de Amostra, en la que nuestra base de operaciones es una pequeña ciudad llamada Libertas. En dicha ciudad hay distintos personajes genéricos que nos van pidiendo ayuda y proponiendo misiones (como derrotar a cierto número de enemigos concretos o alcanzar alguna zona en particular), aunque nuestra tarea más importante como explorador es encontrar el Cristal central de Amostra, la fuente de la vida en este mundo.

 

 

En realidad es sólo una excusa para explorar a fondo la isla, que está dividida en numerosos escenarios conectados entre ellos y poblada por una gran variedad de enemigos, los cuales reconoceréis de otros Final Fantasy. El juego es compatible con la Palanca C de New 3DS y con el Circle Pad Pro de los modelos antiguos, y ciertamente resulta más cómodo jugar con una de esas opciones para controlar con mayor comodidad la cámara. Los combates, por su parte, son en tiempo real y muy orientados a la acción, aunque dependiendo de la profesión que asignéis a vuestro personaje la manera de pelear cambia mucho.

 

Hay un total de 21 trabajos que iréis desbloqueando, algunos mediante misiones específicas y otros al superar ciertos logros. Están disponibles los más emblemáticos de la saga Final Fantasy, como por ejemplo caballero, mago negro, mago blanco y monje. Dependiendo de cuál uséis, destacaréis más en aspectos como ataque, magia o defensa; además, con cada uno tenéis acceso a distintas habilidades y a tipos de arma específicos.

 

 

Las armas y demás equipamiento, por cierto, se forjan en el taller con los materiales que hayáis reunido en vuestras misiones (cada enemigo deja un objeto al ser derrotado), y vuestras piezas de armadura (escudo, casco, torso, piernas y accesorios) son la principal manera de mejorar las estadísticas del personaje, pues no hay puntos de experiencia en el sentido clásico de la saga.

El poder de los Crystal Surge

 

También es importante aprovechar los poderes especiales, que funcionan de manera similar a los "límites" de otras entregas y que en Explorers se llaman Crystal Surge. Cuantos más golpes asestáis a los enemigos, más se incrementa un número especial que aparece en la pantalla táctil, y al sobrepasar el 100 es posible que tengáis la oportunidad de ejecutar un Crystal Surge.

 

 

Hay muchas variedades de Crystal Surge, cada uno nos ofrece un beneficio temporal (por ejemplo: más probabilidad de golpes críticos, mayor alcance de ataque o menos tiempo de espera para recargar los hechizos, entre muchos otros). Y lo que es más importante: si usáis un hechizo o ataque compatible durante el efecto del Crystal Surge, es posible que el hechizo evolucione y retenga permanentemente el beneficio adicional del Crystal Surge. Cuanto más muten vuestros hechizos y ataques de esta manera, más efectos complementarios desencadenaréis con ellos y más eficazmente podréis enfrentaros a los enemigos más complicados. Y es que os esperan combates muy duros contra los eidolones, grandes y poderosas criaturas que en su mayoría han aparecido como invocaciones en anteriores Final Fantasy.

Los poderosos eidolones

 

Hay doce eidolones, y para alcanzar la guarida de cada uno de ellos hay que atravesar un escenario especial (bosques, cuevas, montañas) dividido en varias áreas. Diez de estos eidolones son viejos conocidos (Bahamut, Phoenix, Diablos, Shiva, Odin, Ifrit, Leviathan, Fenrir, Ramuh y Alexander), y también debutan dos nuevos: Dryad Amaterasu.

 

 

Además, es posible hacerse con el poder de los eidolones: cuando le quedan pocos puntos de vida a uno de ellos, podéis utilizar un Crystal Surge especial llamado Encase. Y si el eidolón no se mueve demasiado mientras lo ejecutáis y conseguís cazarlo, os haréis con su Magicite. Si asignáis el Magicite de un eidolón a vuestro personaje, podéis invocar su poder en plena batalla a través del comando Trance y ejecutar un poderosísimo Crystal Surge (cada Magicite tiene un Crystal Surge exclusivo).

 

 

Al hacer Trance con un eidolón no tomáis su aspecto, sino que un aura rodea al protagonista; sin embargo, los Trance no se limitan a los eidolones. También hay once Magicite de personajes memorables de Final Fantasy que se desbloquean al superar ciertos desafíos: Cecil, Bartz, Terra, Cloud, Aeris, Tifa, Squall, Tidus, Yuna, Vaan y Lightning. Y, a diferencia de los eidolones, al usar Trance con estos personajes sí adoptamos temporalmente su aspecto clásico; de hecho, incluso suena una melodía extraída de su juego original. Todo un puntazo para los amantes de la saga, aunque el efecto del Trance dura poco y lleva tiempo cargar la barra que nos permite usar este poder de transformación (aunque, si queréis tomar permanentemente el aspecto de vuestro héroe favorito, también podéis haceros con su atuendo y equiparlo a vuestro protagonista).

Muy buen cooperativo

 

Pero el mayor punto fuerte del juego es, sin ninguna duda, su multijugador cooperativo. Hasta 4 jugadores simultáneos pueden disfrutarlo tanto en conexión local como online, y de esta manera se puede jugar en compañía cualquier misión. Si queréis, podéis alternar en una misma partida entre superar las misiones que queráis solos y pasaros otras con vuestros amigos, pues lo hagáis de una manera u otra el juego os las contabilizará como superadas, lo cual es un acierto.

 

 

En cuanto al apartado gráfico, la verdad es que es muy simple, y el juego ni siquiera aprovecha de ninguna manera la función de efecto 3D de la consola. Además, los escenarios se nos antojan demasiado genéricos, y muchos se parecen entre ellos. La banda sonora está bastante bien, aunque ni de lejos llega a ser tan épica y variada como las de las entregas principales. Tampoco hay un doblaje propiamente dicho, sino sólo alguna que otra palabra suelta en inglés de vez en cuando al hablar con los personajes de Libertas.

Conclusiones

 

Hemos esperado mucho tiempo para tener un Final Fantasy en 3DS (y eso que en GBA y DS hubo muchísimos), y este Explorers sólo cubre hasta cierto punto la necesidad que había de la célebre saga para esta consola. Es un buen juego en muchos aspectos, y si lo jugáis en cooperativo lo disfrutaréis bastante, pero parece más dirigido a los fans de Monster Hunter que a los de Final Fantasy. Eso no es nada malo, para nada, porque también es bueno que una saga tan veterana experimente con nuevos enfoques. Además, para Final Fantasy más "puros" tenéis los Bravely, que básicamente son FF con otro nombre.

 

Tardaréis entre 15 y 20 horas en ver los créditos finales, aunque tras presenciar ese "final" aún os quedarán un montón de misiones por superar y más cosas por ver, y bien podéis llegar al centenar de horas para completarlo todo. Pero, pese al encanto y virtudes de Explorers, como rival de Monster Hunter 4 Ultimate se queda bastante por debajo. Aunque el juego incluye muchas misiones, gran parte de ellas son demasiado parecidas, y muy a menudo tendréis que enfrentaros a los mismos enemigos y visitar una y otra vez los escenarios de siempre. Además, los textos sólo están en inglés y en francés; y aunque no hay ninguna trama argumental de la que valga la pena enterarse, es importante entender la información de menús y tutoriales. Le salva sobre todo su multijugador, que está muy bien planteado y ofrece mucha diversión ya juguéis en local o en online.

Valoración

Entretenido spin-off que agradará a los seguidores de Monster Hunter y a quienes quieran aprovechar su multijugador. Pero si buscáis una experiencia Final Fantasy tradicional, es mejor que os quedéis con Bravely Default y su inminente continuación.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El cooperativo. Los combates contra eidolones. Las transformaciones en personajes clásicos.

Lo peor

En inglés. Gráficamente muy simple, y ni siquiera tiene efecto 3D. Misiones repetitivas.

Lecturas recomendadas