Análisis

Grand Kingdom - Análisis

Por Thais Valdivia
-

Versión comentada: PS4

Forma parte de un grupo de mercenarios y lucha en el bando que más te convenga en el estratégico y visual Grand Kingdom, juego del que ya os ofrecemos nuestro análisis.

Los juegos del género JRPG parecen estar viviendo una nueva época dorada, en especial aquellos que, a simple vista, bien por su trama o desarrollo, no parecían tener posibilidades de llegar al mercado occidental. Durante los últimos años estamos viendo cómo títulos de todo tipo y condición están traspasando las fronteras para alegría y disfrute de los seguidores de este tipo de historias. El juego que hoy nos atañe entra dentro de este grupo. Hablamos de Grand Kingdom,  JRPG táctico desarrollado por Monochrome y que se puede encontrar a la venta tanto para PlayStation 4 como para PlayStation Vita. 

La guerra afecta a todos

Grand Kingdom se desarrolla en el continente de Resonail donde cinco grandes facciones pelean entre sí por el control del Imperio de Uldein. Todos ellos cuentan con sus propias tropas lideradas por generales muy poderosos y tremendamente hábiles en lo que a estrategia se refiere. Aparte, y detrás de la contienda, se esconden fuertes gremios de mercenarios que pelean bajo el manto del mejor postor, por lo que quien pague más tendrá el favor de dicho grupo de guerreros "ilegales". Nosotros somos uno de estos mercenarios, por lo que tenemos que lidiar con los jefes de todas las facciones mientras intentamos por todos los medios subir de categoría dentro de nuestro propio gremio.

Aunque en un primer momento la historia (totalmente en inglés) parezca más de lo mismo, contando con elementos muy tópicos de los JRPG tácticos (los buenos pasan a ser malos, por ejemplo), lo cierto es que no deja de sorprender los diferentes giros de guión que se suceden durante más de las veinticinco horas que dura la campaña principal. Una campaña en la que, además de manejar a nuestro propio escuadrón, estamos acompañados por la joven y responsable Lillia y el alocado Flint, quienes también van evolucionando a lo largo de toda la aventura.

Aparte de la trama principal, la versión occidental de Grand Kingdom trae consigo todos los DLC's que aparecieron en Japón, incluidos aquellos que nos muestran hasta cuatro historias más, es decir, que podemos ver el conflicto por el Imperio de Uldein desde todos los puntos de vista para poder tener una visión amplia del conflicto. Este pequeño pero gran detalle se agradece, pues alargan aún más la ya de por sí extensa vida del juego. 

Piensa bien tus movimientos

Como hemos mencionado antes, Grand Kingdom es un JRPG táctico en el que la estrategia es el pilar fundamental. Cada una de las misiones a las que nos tenemos que enfrentar se desarrollan en un escenario que bien parece un tablero de ajedrez, incluidas las piezas que representan a nuestro grupo y a los enemigos que pululan por el lugar. Con un objetivo claro (que aparece como una bandera dorada) debemos movernos teniendo muy presente que los movimientos que tenemos son limitados, por lo que hay que escoger el camino más corto para poder llegar hasta el final. Por supuesto, lograr dicho objetivo no es tan fácil como parece, porque, aparte de soldados y mercenarios enemigos que nos plantan cara, encontramos todo tipo de obstáculos tales como trampas y desastres naturales que hay que superar tomando una decisión previa que nos repercutirá de cualquier manera (perder puntos de vida, que nos bajen el poder de ataque, etc.). Eso sí, el primer inconveniente son los enemigos, por lo que hay que pelear.

Centrándonos en los combates por turnos, estos se desarrollan en coloridos entornos en  2D en los que nuestros movimientos también se encuentran limitados por una barra que aparece en la parte de abajo de la pantalla (justo debajo se presenta el orden en que se irá atacando). Lo primero de todo es aprender muy bien cómo están colocados nuestros enemigos y qué tipo de guerreros tenemos en nuestro escuadrón, pues hay algunos que sólo poseen ataques cuerpo a cuerpo, otros cuentan con ataques a larga distancia... Debemos saber cómo colocarles. Una vez nos llegue el turno hay que atacar conforme a las habilidades de los héroes que manejamos, pero con sumo cuidado, pues, además de dañar al contrario, podemos herir a nuestros propios compañeros. Una tremenda y desesperante carga que marca el devenir de todas las contiendas.

Familiarizarse con este sistema es tremendamente complicado, pues además de lo que hemos mencionado acerca de que podemos, sin querer, atacar a nuestros aliados, también hay que ser muy hábil cuando se trata de disparar flechas o hechizos a larga distancia. Aunque tenemos una guía que nos marca la trayectoria, lo cierto es que saber cuándo apretar el botón para disparar es desesperante, pues nunca parece que podamos acertar todos los proyectiles. No obstante, y tras muchas misiones y pruebas de ensayo-error, se puede conseguir controlar, más o menos, dicho sistema.

Además de las campañas relacionadas con la trama y aquellas que nos ayudan a obtener materiales para vender y posteriormente usar para nuestros fines (armas e ítems se pueden crear desde cero gracias a ellos), Grand Kingdom posee un elaborado modo multijugador con el que podemos asaltar territorios en conjunto, invadir lugares estratégicos junto a un amigo, etc. (además jugadores de PSVita pueden compartir partida con los de PS4 al compartir ambas versiones los mismos servidores). Dichas alianzas posteriormente se pueden romper y que cada uno siga su camino. Un camino que les puede enfrentar si alguno escoge el bando contrario en cualquier instante.

Sin un buen equipo aliado no podríamos invadir ni saquear nada, por lo que este juego nos ofrece un divertido modo de reclutar a nuevos guerreros. Por medio de un editor de personajes tenemos que escoger, en un primer momento, la clase a la que pertenecerá nuestro compañero (arquero, ladrón, valkiria, mago, médico, etc.). Después de esto, toca repartir a nuestro antojo los puntos de habilidad que se nos dan, favoreciendo así la personalización de cada personaje, haciéndolo único. Por último, pero no menos importante, hay que elegir los rasgos que tendrá y el color tanto de su piel como de su pelo y vestimenta.  Otra característica más que da mucho juego en más de un sentido. 


Sigue tu propio camino

Gráficamente, Grand Kingdom recuerda a otros JRPG como, por ejemplo, la franquicia Disagea. Con una colorida paleta de colores, el juego nos presenta entornos bien detallados en lo que respecta a los combates, aunque tremendamente sosos cuando nos encontramos en el tablero y en los respectivos menús. Lo que sí que tenemos que destacar son los diseños de los personajes, quienes gozan de un estilo manganime muy particular que consigue que nos encariñemos con ellos al momento de crearles.

La banda sonora, por otra parte, cumple correctamente con su cometido, presentándonos melodías de corte medieval para meternos en situación. Tampoco faltan los efectos de audio para hacernos creer que estamos en una gran guerra (cañones, cruce de espadas, etc.), aunque esos detalles, desgraciadamente, pasan muy desapercibidos. Además del más que correcto doblaje al inglés, tenemos disponible la versión original en Japonés.

Grand Kingdom se puso a la venta en nuestro país el pasado 17 de junio tanto en PS4 como en PSVita. Dirigido a un público muy concreto, el juego ofrece muchas horas de estrategia combinadas con una más que divertida labor de personalización que podemos intercalar con un online adictivo y trepidante. No apto para impacientes, pues su desarrollo es bastante lento y tarda bastante en despegar.

Valoración

A pesar de tener un desarrollo peculiar y algo pesado al principio, Grand Kingdom ofrece mucha variedad y casi ilimitadas horas de juego.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

El editor de personajes y las posibilidades a la hora de moverse por el tablero.

Lo peor

Desarrollo muy lento no apto para impacientes. Sistema de combate complicado de asimilar.

Lecturas recomendadas