Harry Potter y el cáliz de fuego
Análisis

Harry Potter y el cáliz de fuego - Crítica de la cuarta película de la saga

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Harry Potter y el cáliz de fuego (Harry Potter and the Goblet of Fire), la cuarta película de la saga dirigida por Mike Newell con Daniel Radcliffe, Rupert Grint, Emma Watson, Robbie Coltrane, Michael Gambon, Alan Rickman, Ralph Fiennes, Tom Felton, Miranda Richardson, Brendan Gleeson, Daniel Radcliffe y Gary Oldman. Estrenada en cines españoles el 25 de noviembre de 2005.

Imposible hacerle sombra a Alfonso Cuarón y su Harry Potter y el prisionero de Azkaban, el episodio cinematográfico más celebrado de la saga, pero la verdad es que El cáliz de fuego, es otro contundente recital de magia en el que podemos ver un salto cualitativo en la evolución de los personajes y las relaciones que se entretejen entre ellos (aunque también nos desespere un poco el flujo de hormonas).

Esto se debe sobre todo a que Mike Newell exprime muy bien a sus jóvenes actores y sabe transmitir las mismas inseguridades y miedos que debían estar sintiendo en la vida real a las tramas de "despertar adolescente" que se ven en la propia película.

La cuarta parte comienza con la Copa Internacional de Quidditch y cuenta también el inicio de la atracción por Cho Chang, además de narrar los clásicos escarceos juveniles: coqueteos, celos, desamores y, en cierta manera, el despertar sexual. Más allá de eso, Harry empieza a tener sueños donde escucha a Lord Voldemort conspirando junto con Peter Pettigrew y un chico joven que también se encuentra en la casa. A todo esto, Hogwarts se prepara para el Torneo de los Tres magos en el que van a participan las tres escuelas de magia más famosas de Europa: Hogwarts, Beauxbatons y Durmstrang.

Existe una ley que establece que para participar en estas pruebas se debe tener, al menos, 17 años. Sin embargo, una mano misteriosa provoca que Harry, con tan solo 14, sea elegido para participar. La oposición de Dumbledore y Minerva McGonagall es tibia y finalmente dejan que el joven participe hasta que se aclare el asunto y se sepa por qué no se han respetado las reglas. También asignan al nuevo profesor de artes oscuras, Alastor Moody, a que vigile a Harry hasta que finalice el torneo.

Harry Potter y el cáliz de fuego

Sirius Black, padrino de Harry Potter, advierte al joven de que no puede ser casualidad lo que ha ocurrido, sospechando que el director de Durmstrang, antiguo mortífago, ha preparado una trampa en cuyo trasfondo puede estar Voldemort.

Ni que decir tiene que una de las grandes fortalezas de El cáliz de fuego es que Newell sabe recoger el testigo de Cuarón aplicando su oscura paleta de color y su ambientación gótica para seguir adentrándonos en el misterio, aunque la película no consigue tener ni el mismo encanto ni ser tan redonda como la anterior.

Harry Potter y el cáliz de fuego

Los problemas surgen de la duración del espectáculo que, en algunos momentos, se hace extenuante y del dramatismo. La gran desventaja de la película respecto a la novela es que el lector escoge cuánto duran sus sesiones de lectura mientras que el espectador está atrapado y queda un poco atiborrado de fantasía al ingerir toda la pieza del tirón.

Es el momento en el que Hermione eclosiona

De hecho la joven Emma Watson fue candidata en distintos certámenes por su interpretación y, ahora, pasados los años y con el tráiler de La bella y la bestia arrasando en número de reproducciones, parece que su papel en el baile de esta película fuera una especie de preparación previa.

Harry Potter y el cáliz de fuego

Dicho sea de paso, los apartados de dirección artística (le valió la nominación al Oscar), diseño de producción y vestuario son una verdadera maravilla en El cáliz de fuego. Menos potente que en anteriores ocasiones resulta la banda sonora en manos de Patrick Doyle.

Y respecto al ritmo, es en el tramo final en el que la película coge comba: en concreto la última media hora en la que accedemos al clímax de la narración (las tres pruebas del torneo muestran problemas en el montaje y sobre todo en la ejecución a la hora de transmitir emociones, son demasiado sosas). 

Harry Potter y el cáliz de fuego

El fatalismo sigue estando presente en cada momento en estos últimos impases, más cerebrales y mejor vertebrados (más próximos a la esencia del relato) y bueno, no es una adaptación plenamente fiel a la novela, pero sí lo suficientemente resultona y satisfactoria como para salvarse de estar a la cola... Eso sí, está claro que el material de base daba para mucho más.

Hogwarts no cierra sus puertas

Recordad que estamos analizando todas las películas ambientadas en el universo de Hogwarts con nuestro especial de críticas de Harry Potter y que hoy mismo se estrena Animales fantásticos y dónde encontrarlos, el primer spin-off de la saga.

Valoración

Un poco menos de acción detectivesca y mayores dosis de dramatismo adolescente marcan la única película de la saga dirigida por Mike Newell en la que la atmósfera gótica aumenta la oscuridad de la propuesta.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

El salto de madurez interpretativa de Emma Watson, la dirección artística, el cuidado diseño de producción y el momentazo cruel de Voldemort.

Lo peor

La novela es magnífica, la película no tanto, pierde en comparación, sobre todo porque es demasiado larga

Lecturas recomendadas