Análisis

Review de Demon's Souls para PS3

Por José Luis Sanz
-

Es raro encontrarse con un juego de rol puro y duro en una consola. Experimentos ha habido muchos y no siempre han funcionado bien, pero el de Demon's Souls sobresale porque es mucho más denso, profundo y complejo de lo normal.

La historia de Demon's Souls nos traslada hasta un mundo llamado Boletaria. El mal se apodera de cada uno de sus rincones, devorando las almas de los vivos y terminando con la existencia de los pocos héroes decididos a plantarle cara. Así las cosas, ¿podéis imaginar a quién le toca ir a lidiar con semejante desgracia? Efectivamente, nosotros seremos los agraciados que, espada o lo que sea en ristre, tendremos que pararle los pies al ejército de las tinieblas...

Roleando sin parar

El rol es un género que en los últimos años ha vivido un auge sin precedentes. La causa han sido los MMO de PC y algunos experimentos que han llegado a consolas (Final Fantasy XI es un ejemplo) para recordarnos que, cuando uno quiere sumergirse en profundidad en un mundo de fantasía, devorarlo por completo y disfrutar de sus historias... el rol es el mejor género de todos.

Demon's Souls lo sabe y recoge todo ese legado pecero para regalárselo a los usuarios habituales de PS3 que, la verdad, estamos más acostumbrados al tiro fácil y sin contemplaciones que al juego pausado de leer conversaciones, configurar personajes, mejorar árboles de habilidades o derrotar enemigos con dos escasos poderes.

Precisamente, el juego respeta a rajatabla los preceptos básicos del buen rol que, como bien sabéis, gira siempre alrededor del personaje. Este es, precisamente, la piedra angular de Demon's Souls ya que, además de crear a nuestro héroe desde cero, según la clase elegida y los atributos que le vayamos dando la forma de jugar cambiará radicalmente.

No os vamos a aburrir contando los pormenores que rodean al rol clásico, pero debéis saber que existen más o menos cuatro grandes tipos de personajes: tankes, que aguantan mucho daño en el cuerpo a cuerpo y sirven para proteger a los miembros más débiles del grupo (guerreros, soldados, bárbaros, etc.), ranged, que atacan desde la distancia bien con armas de rango o con magias (cazadores, magos, sacerdotes, etc.), rogues, que tienen un brutal poder de ataque pero no aguantan el daño que les causa el cuerpo a cuerpo (vagabundo, ladrones, etc.) y healers, que curan, quitan debuffs y dan soporte al resto del grupo (sacerdotes, etc.).

A partir de esta sencilla diferenciación parte el resto del juego. Es decir, los enemigos que utilizan magia son muy peligrosos si somos tankes o rogues, y no tanto si somos ranged. Eso sí, si logramos acercarnos a un ranged con un tanke o un rogue, el pobrecito caerá de dos golpes. Igual pasa si somos ranged: el objetivo básico es mantener lejos al enemigo y, para eso, hay que tener poderes que ralenticen su paso, que lo congelen o que le vayan quitando una cantidad de vida por segundo.

Y os preguntaréis... ¿por qué nos cuenta este rollo? Pues porque si no tenemos en cuenta estas cosas, Demon's Souls nos parecerá tremendamente difícil y no comprenderemos cómo un enemigo con túnica es más difícil que otro con armadura, espada y escudo. El rol es un constante piedra, papel o tijera y una vez comprendidas esas reglas básicas, el juego va sobre ruedas.

Mejora tu personaje

Otra de las cosas importantes de Demon's Souls es que el proceso de mejora de nuestro héroe es constante y no se detiene jamás. Cada atributo, cada especialización, cada arma, cada pieza del set que llevamos debe elegirse en consonancia con la clase que hemos elegido.

Así, un mago no necesita puntos de armadura o resistencia, sino magia (lo que le da su poder, precisamente) y stats que mejoren sus golpes críticos, para hacer más daño. Igualmente, los atributos que vamos asignando a medida que subimos de nivel, deben seleccionarse en función de cómo queremos jugar: equilibrado, ataque total o defensa. Demon's Souls nos da todas estas posibilidades y de ahí su enorme profundidad.

¿Y los combates?

Bueno, pues en Demon's Souls son tan divertidos como el resto del juego. Se desarrollan como si fuera un título de acción sólo que todas las decisiones que hemos tomado anteriormente sobre el personaje tienen su trascendencia y debemos respetarlas comportándonos de manera racional, sin suicidarnos inconscientemente. Protegerse, atacar y correr (a la clase elegida siempre podemos añadir la de cobarde) son los movimientos básicos.

Así, si utilizamos un arco, como nuestra armadura no será muy resistente (tela o cuero), lo mejor será ir apartándonos del enemigo para arrearle desde lejos. ¡¡No se os ocurra lanzarle flechas justo delante de sus narices o acaberamos muertos en menos que canta un gallo!!

Concluyendo

Que Demon's Souls es un juego de rol no hay duda. Que además es complejo y profundo, también. Pero lo cierto es que cuando respetamos todas esas normas que tiene este maravilloso género y nos empapamos de su historia, no nos queda más remedio que rendirnos a sus encantos.

Si tienes ganas de descansar de tanto disparo, de tanta invasión, de tanto kilómetro por hora o de los espectaculares remates de cabeza de CR9, Demon's Souls es una oportunidad única para descubrir una nueva forma de jugar con tu PS3 más pausada, profunda y, sobre todo, reconfortante. Si tienes paciencia y te lo tomas en serio, puedes descubrir un nuevo e increíble mundo de aventuras y fantasía.

Valoración

Un gran juego que mezcla acción y rol y que nos ofrece una experiencia de juego compleja, larga y muy, muy divertida. Si lo tuyo es el rol en PS3... este es tu juego.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La profundidad, las opciones online y que está traducido al castellano.

Lo peor

Es difícil y hay que tener paciencia para llegar a sacarle todo su jugo.

Lecturas recomendadas