Análisis

Review del misterioso... Limbo

Por Sergio Gracia
-

Normalmente, no tenemos muchas ocasiones de jugar a algo tan especial y diferente como Limbo. La mayoría de las veces que nos encontramos con juegos así, vienen acompañados de la palabra Indie (o independiente, si lo preferís). La industria de desarrollos de este tipo ha cobrado una fuerza inusitada en los últimos años y, cada vez más, está presente en todas las plataformas de juego. Aportan títulos diferentes, arriesgados y a precios muy reducidos (incluso muchos son gratuitos). Algo que es poco frecuente entre las grandes compañías.

Limbo es uno de esos juegos que ha calado hondo entre la comunidad de jugadores y la prensa especializada de todo el mundo. Con nosotros... también ha sabido encontrar un huequecito, como ya lo hicieron en su día Braid o Castle Crashers. Prepárate para bucear en los rincones más oscuros de tu ser, de la mano de Limbo, el camino será corto (tal vez demasiado), pero muy placentero e intenso.

Una experiencia sin igual

Limbo nos transporta a un mundo sencillo, sin despilfarros, parco de detalles (solamente los justos y necesarios), sin nada que distraiga nuestra atención de lo realmente importante, el propio juego. La sensación que tenemos al comenzar a jugar a Limbo es muy similar a lo que experimentamos en su día con Braid. ¿Dónde estamos? ¿Por qué hemos aparecido aquí? ¿Qué tenemos que hacer? Pero estas preguntas quedan rápidamente en un segundo plano y es, en ese momento, en ese justo instante, cuando quedamos atrapados por la magia de Limbo.

En Limbo manejaremos a un niño que anda detrás de su hermana, pero el camino no será nada sencillo y nos encontraremos con infinidad de peligros. Deberemos fijarnos muy bien en todo el entorno que, aunque austero, es precioso y crea una atmósfera única. Podemos encontrar trampas en cualquier momento, por lo que nuestros reflejos también jugarán un papel importante en el correcto desarrollo de la aventura.

Limbo, además, cuenta con un apartado artístico sin igual y tenemos que hacer una mención especial. Sus increíbles gráficos 2D, en blanco y negro, no son simple estética. Cumplen una función muy importante, tanto en la jugabilidad como en la propia inmersión del jugador. El sonido y la música también son dignos de mención. Encontraremos muy pocos acordes en todo el juego, pero no los echaremos en falta en ningún momento, pues los efectos sonoros, el sonido ambiente... son más que suficientes para acabar de redondear una experiencia única.

Un título curioso de principio a fin

El equipo de PlayDead, desarrolladores de Limbo, está formado únicamente por ocho personas y han tardado tres años y medio en dar vida a su primer título (esperemos que sea el inicio de una gran carrera de éxitos). El 26% del código de Limbo se ha invertido en el muchacho protagonista y, darle vida al personaje, costó la friolera de 3.200 horas de programación.

A pesar de haber sido desarrollado en todo un trienio (por muy pocas personas, eso sí) se trata de un juego corto, demasiado. El record para completar Limbo está en 2 horas y 26 minutos, en estos momentos, pero aunque nuestra intención no sea la de pasarnos el juego lo antes posible, el tiempo que tardaremos en terminarlo no distará mucho de unas casi tres horas.

El desarrollo de la aventura cambia considerablemente a medida que avanzamos. En un principio, comenzaremos en zonas misteriosas y silenciosas (bosques, cuevas...) con pocos puzles, pero con una carga emocional importante. A medida que avancemos, esto cambiará radicalmente, terminando en escenarios toscos y ruidosos, repletos de puzzles, pero sin esa esencia que tanto nos ha gustado del comienzo del juego.

Desconocemos si en PlayDead tienen intención de realizar una segunda parte, pero lo que sí sabemos es que nos han dejado con ganas de más, con la miel en los labios y eso no hace más que crear un conflicto de sentimientos (otro más, después de sentir lo que quiere transmitir Limbo) en nuestras cabezas.

Valoración

El concepto y la jugabilidad de Limbo son sencillamente geniales, al igual que todo el arte que lo rodea. Por desgracia, es demasiado corto, aunque esto da una pista sobre un futuro a base de capítulos aún por descargar.

Hobby

89

Muy bueno

Lo mejor

La ambientación, las sensaciones que se experimentan al jugarlo... es arte puro.

Lo peor

Cuando empezamos a sacarle todo su jugo, 'de repente', se acaba. Demasiado corto.

Lecturas recomendadas