Kate Walker
Análisis

Syberia 3 - Análisis de la aventura gráfica de Benoît Sokal

Por Clara Castaño Ruiz
-

Versión comentada: PS4

Ha tardado 10 años en desarrollarse, es el Kingdom Hearts de las aventuras gráficas, pero Syberia 3 ya está en las tiendas para que vivamos un gran viaje en compañía de Kate Walker y nos reencontremos con una de las sagas más queridas por los fans del género. Hace unas semanas estuvimos en la presentación oficial del juego de Benoît Sokal y, por fin, hemos podido disfrutar de la aventura al completo. ¿Ha merecido la pena tanta espera? Os lo contamos en nuestro análisis.

La dama de las nieves

En el año 2002, Benoît Sokal y Microïds estrenaban Syberia, una aventura gráfica point & click que nos metía en la piel de Kate Walker, una abogada de Nueva York que se convertiría en referente para los personajes femeninos de la época, tal y como hicieron Samus Aran o Lara Croft con anterioridad, y marcaría a una generación. El juego nos llevaba desde los Alpes franceses hasta Siberia en la búsqueda de Hans Voralberg, heredero de una fábrica de autómatas que Kate quiere vender. En 2004, se lanzaba Syberia 2, una continuación directa de la aventura en la que Kate continuaba su viaje pero, esta vez, con la intención de encontrar a los legendarios Mamuts siberianos. Desde su primer título, la saga conquistó a los fans de las aventuras gráficas por su gran narrativa y estilo artístico. Algo que, os adelantamos, sigue intacto en Syberia 3.

Syberia 3

Así pues, 13 años después del lanzamiento de Syberia 2, retomamos la historia de Kate Walker justo en el lugar en el que lo habíamos dejado. La joven abogada ha decidido dejar atrás su monótona vida en Nueva York, se ha enfrentado a toda su familia y quiere seguir explorando esas tierras que le han dado la libertad. Syberia 3 comienza justo en el momento en que Kate, moribunda por la hipotermia en medio de una tormenta de nieve, es encontrada por la tribu de los Youkol, quienes le ofrecerán los primeros auxilios y la llevarán hasta una clínica del pueblo de Valsembor. Tras despertar, conoceremos a Kurk y dará inicio nuestra verdadera misión.

Para dar las gracias a los Youkol, Kate decide acompañarlos hasta las sagradas tierras de las grandes avestruces de las nieves en las que, cada 20 años, es posible observar su ritual de apareamiento. Como es lógico, nos veremos expuestos a una gran cantidad de peligros ambientales y personajes que están dispuestos a complicarnos la vida con tal de que no lleguemos a nuestro destino final.

No sólo Kate viaja por Siberia, también Corto maltés

Un viaje místico en el que nos veremos obligados a realizar multitud de actividades: exploración de variados entornos, conversaciones con gran variedad de personajes y resolución de rompecabezas que dejarán satisfechos a los fans de las aventuras gráficas. La historia, aunque no tan buena como la de Syberia y Syberia 2, es profunda y rica en detalles. Benoît Sokal quiere hacernos reflexionar sobre el racismo, la inmigración, el feminismo, el amor a la naturaleza, la amistad, el pasado y muchos otros temas. Todo con un inconfundible estilo SteamPunk y reminiscencias de la cultura soviética.

“Hay que evitar que los recuerdos te persigan demasiado”

La pregunta del millón: ¿Hace falta haber jugado a los anteriores Syberia para entender la trama de Syberia 3? La respuesta es sencilla, no es necesario. Aunque se trata de una secuela, es el comienzo de una nueva aventura que tiene su principio y su final. Eso sí, a lo largo de toda la trama, se nos citan situaciones o personajes de los anteriores títulos con lo que, sí los has jugado, entenderás mejor las reacciones de Kate.

Para los veteranos de la saga, supone un reencuentro con los Youkol, pues ya estuvieron presentes en Syberia 2. Y, aunque Hans Voraberg, personaje principal en los dos primeros Syberia, no está presente, su espíritu impregna toda la aventura y se hacen constantes guiños a su trabajo con los autómatas.

Syberia 3
¿Óscar?

¿Permanecer en el point & click o renovarse?

El desarrollo de Syberia 3 se anunció en abril de 2009, mucho antes de que Telltale Games pegara el pelotazo con The Walking Dead o Dontnod Entertainment nos asombrara con Life is Strange. Ante la insistencia de los fans, Benoît Sokal y Microïds comenzaron a trabajar en una nueva aventura de Kate Walker en cuyo proceso de creación se debieron plantear una pregunta: ¿permanecer en el point & click clásico o renovarse? La respuesta fue remplazar el sistema clásico por algo más moderno. El resultado es una mezcla entre las aventuras de Telltale, diálogos en los que tenemos que tomar decisiones, y el clásico apuntar y hacer click. Eso sí, aquí no hay quick time events.

Nada más comenzar la partida, tenemos que indicar en qué nivel de dificultad queremos jugar: Modo viaje, una aventura sencilla para conocer la historia en la que contamos con ayudas visuales, o Modo aventura, más exigente y sin ayudas a la hora de resolver rompecabezas. Para nuestro análisis hemos jugado en este último modo para tener una experiencia más completa. 

Las mecánicas de Syberia 3 son bastante intuitivas, pero no está bien pulidas. Como es habitual en las aventuras gráficas, en los escenarios nos vamos a encontrar con personajes y objetos con los que tenemos que actuar. Cuando estamos cerca de ellos, aparece una especie de círculo muy pequeño. Al posar nuestro joystick sobre él, el punto cambia automáticamente a la acción que podemos realizar: hablar, mirar, coger o interactuar. Para llevar a cabo el movimiento, sólo tenemos que apretar en el botón correspondiente de nuestro mando.

Todos los objetos y documentos que vamos recogiendo, se guardan en nuestro inventario al que accedemos pulsando L2. Para utilizar algunos con el entorno, debemos seleccionar primero el objeto en el inventario y después acertar en qué posición va situado.

Syberia 3
No somos el Escuadrón Suicida, pero somos los malos

Los diálogos son una de las novedades de Syberia 3. Ahora, al hablar con un personaje, se han sustituido las típicas frases que seleccionabas con el ratón o joystick por opciones de diálogo que se van ejecutando al pulsar uno de los botones del mando. Tenemos dos clases de diálogos: conversaciones y decisiones. Las primeras son charlas para encontrar pistas, resolver dudas sobre nuestra misión o simplemente entablar amistad, mientras que los momentos de decisiones tendrán un impacto en la historia. Si, por ejemplo, estamos hablando con el capitán Obo y nos equivocamos en nuestras respuestas, tendremos que buscar una solución alternativa para continuar la aventura, ya que el juego se autoguarda y no hay forma de cargar la partida a un punto anterior.

Syberia 3
Intentando convencer al Alcalde de Valsembor

Por último, tenemos los rompecabezas. No son demasiado enrevesados, pero sí que nos harán pensar y, sobre todo, caminar mucho por los escenarios para encontrar objetos, llevarlos a otras zonas, interactuar con ellos, hablar con personajes… No tienen tanto que ver con encontrar un panel y descifrar alguna clave. Son puzles que van in crescendo, los primeros son muy sencillos y los últimos ya te dan más quebradero de cabeza. En algunos casos, nos vale con el prueba y error, pero en otros debemos estudiar el entorno para superar el acertijo.

Syberia 3
Uno de los primeros rompecabezas

Os hemos dicho que las mecánicas no están muy pulidas y es, precisamente en los puzles, uno de los puntos en los que más se nota. Para girar con precisión ciertos objetos como válvulas, ruedas o bajar una simple manguera a un punto concreto, hay que ser extremadamente preciso y tener paciencia para que te reconozca los movimientos y la manguera no vuelva al punto de inicio por sus propios medios.

Belleza artística y musical que te transporta

La saga Syberia nació en un 2D clásico, pero para Syberia 3 se ha dado el salto al 3D con el uso del motor gráfico Unity. El nivel artístico supera con creces las anteriores aventuras de Kate Walker, pero manteniendo su estilo. Hay juegos con la iluminación, multitud de escenas cinemática, cambios de plano de primer a tercera persona, escenarios con un gran detalle… No es un Horizon: Zero Dawn o un Quantum Break, se nota que se empezó a desarrollar hace 10 años, pero para ser una aventura gráfica es más que notable.

Syberia 3
Kate y una de las avestruces de las nieves (Imagen retocada para que veáis bien al bicho)

En el lado negativo, durante las cerca de 15 horas que dura Syberia 3, nos hemos encontrado con varios problemas. El primero de ellos es que en los escenarios hay una tendencia a chocarse de forma involuntaria con objetos, personas, animales, paredes… Lo que puede llegar a cansar. Además, los movimientos de Kate se ven algo forzados y, a la hora de subir escaleras, se dan algunas situaciones extrañas, incluso cómicas. No son movimientos fluidos y se notan rígidos. ¿Es Kate Walker un robot y no nos hemos enterado? El segundo son los tiempos de carga. Cada vez que entras en una habitación o cambias de ubicación, aparece la temida pantalla en negro con una avestruz caminando. Y, en tercer lugar, hay pronunciadas caídas de imágenes por segundo, especialmente cuando tenemos muchos elementos en pantalla.

Syberia 3
20.000 leguas de viaje submarino

El juego nos ha llegado en inglés con subtítulos en español. El casting de voces está muy bien seleccionado y nos ha gustado la mezcla de distintos acentos para los diversos personajes, aunque tenemos que indicar que no es el audio definitivo que vamos a poder disfrutar. Gracias a los fans y a Meridiem Games, Syberia 3 se doblará en español. Todavía no hay fecha para esta actualización que nos llegará mediante un parche, pero sin duda es una alegría para todos aquellos que jugamos las dos primeras entregas en nuestro idioma. Esperemos que para entonces estén arreglados los problemas de sincronización labial que hemos detectado en su versión inglesa.

Syberia 3

Y, para terminar, tenemos que hablar de la maravillosa banda sonora que está compuesta por Inon Zur, responsable de la música de Syberia II y que ha trabajado en juegos como Fallout, Prince of Persia o Dragon Age. Encaja a la perfección al reflejar todo el espíritu de la aventura, así como su universo único y especial que la convierte en un personaje más de la trama. Toda una gozada poder recorrer los escenarios nevados, Océanos y pueblos en su compañía.  

Durante toda la aventura nos encontraremos carteles y publicidad propia de la Unión Soviética

A pesar de los años transcurridos con respecto a las primeras entregas, Syberia 3 mantiene el nivel con una buena y profunda narrativa, así como personajes atractivos. Dada su duración, si hubiera tenido una correcta optimización de las mecánicas, habría sido una de las grandes aventuras gráficas de la actual generación, pero esos fallitos han terminado pesando. No obstante, es una aventura gráfica que se disfruta, entretiene y que si eres fan de la saga deberías jugar. Syberia 3 ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One. La versión física en PC incluye las dos primeras entregas de la saga para revivir toda la historia de Kate antes de embarcarnos en el nuevo viaje. Además, estas plataformas no son las únicas en las que va a salir la aventura, se ha confirmado su lanzamiento para Nintendo Switch, aunque todavía no se sabe la fecha. 

Valoración

Syberia 3 es el regreso de una gran saga y, sobre todo, el regreso de Kate Walker. La historia es profunda y los puzles ofrecen algo de frescura, aunque no sean complicados. Artísticamente es muy bonito y se mantiene al nivel de los anteriores juegos. Lástima esos problemas de optimización.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Historia que engancha, maravilloso diseño artístico y banda sonora. Una duración que ronda las 15 horas.

Lo peor

Tiempos de carga largos, fallos en la sincronización labial, entornos 3D mal optimizados y algunos controles con los que hay que tener paciencia

Lecturas recomendadas