Cómo empezar a jugar a Starcraft II: consejos y trucos

StarCraft II

StarCraft II vuelve a estar de moda, y a buen seguro que será una de las propuestas más jugadas en los próximos meses, y desde ya mismo. La última Blizzcon nos dio la sorpresa de que el clásico StarCraft II se convertirá en un título free-to-play a partir de este 14 de noviembre, lo que permitirá a veteranos de la licencia o a nuevos jugadores disputar encarnizadas peleas estratégicas en ese ambiente futurista tan característico.

De esta manera podremos disfrutar de la campaña Wings of Liberty sin coste alguno, y también de todas las partidas multijugador competitivas con todas las unidades del juego, la faceta cooperativa y los distintos comandantes. Si acaso llevas años sin jugar a la propuesta o nunca has tenido oportunidad para ello, es una buena ocasión para que te leas nuestros consejos para empezar a jugar a StarCraft II para que el paso del tiempo no se haya notado en absoluto.

A continuación te ofrecemos una guía y trucos para empezar a jugar a StarCraft II.

Los mejores accesorios PC Gaming en Amazon España

Cómo empezar a jugar a StarCraft II: consejos y trucos

A través de nuestros trucos para StarCraft II sabrás cómo comenzar la partida y a marcar terreno frente a los rivales.

Tu mejor entrenamiento es la campaña

En propuestas como la que ofrece StarCraft II lo fundamental es competir frente a otros rivales, y el mejor entrenamiento para iniciados es superar el modo campaña. Es una buena manera de conocer los aspectos básicos del juego, comprender cómo se desarrollan las partidas y saber cómo y qué hacen cada una de las unidades de combate. Así que no tendrás muchas garantías en el multijugador hasta que superes el modo campaña.

Céntrate en una sola raza

No te fijes al principio en los profesionales, sino camina a tu ritmo. Lo normal es que primero comiences con una raza, la que más te guste, y aprendas todos sus aspectos básicos y los atajos de teclado. Cuando acabes dominando una de ellas ve a por otra, y así sucesivamente. Intenta no mezclar el aprendizaje con varias razas o no aprenderás de manera correcta.

Date cuenta que los Terra es la más sencilla de manejar, con lo que deberías empezar con ellos. Después lo recomendable es ir a la Protoss que son más poderosas, aunque ya se complican más; y finalmente dar una oportunidad a los Zerg dado que son los más rápidos y requieren de cierto camino recorrido por el jugador.

Aprende a contratacar

La clave del éxito en StarCraft II es saber contratacar de manera adecuada. Para saberlo lo único que debes hacer es una cosa: jugar, jugar y jugar. Deja que la CPU te ataque, y aprende a usar elementos de tus tropas para saber cómo parar a cada tipo de unidad. Esto te dará una ventaja para cuando entres al terreno competitivo para saber cómo desesperar a los rivales humanos.

Atajos y control de las unidades

El tiempo es fundamental, y si tardas una milésima de segundo menos que tu rival vas a tener grandes ventajas en la batalla. Apréndete todos los atajos desde un principio, oblígate a ello, porque todos los jugadores profesionales hacen uso de los mismos. Si dejas de comportarte como un novato desde el primer día, vas a conseguir escalar muchas posiciones.

Ten paciencia: el tiempo es tu amigo

Habrá momentos de ataque, de defensa y situaciones donde te toque explorar o hacer crecer tus tropas o tu base. No debes cometer errores con ataques infundados porque estés enfadado, o con salidas desesperadas a recursos dejando viciada la base. Debes tener paciencia, esperar al momento adecuado y adaptarte al ritmo de la partida.

También debes llevar a rajatabla un orden concreto de construcción e intenta no quedarte sin suministros porque el tiempo es oro. No te olvides de construir un almacén para poder almacenar muchos más recursos, es uno de tus primeros pasos.

Este es nuestro análisis de Starcraft II: Wings of Liberty

Estos son los mejores consejos para empezar a jugar a StarCraft II, algo que te facilitará mucho destacar entre los usuarios en las primeras horas de juego sabiendo qué hacer en cada momento.

Lecturas recomendadas