Las peores películas de Disney de todos los tiempos

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar