Ir al contenido principal

Brie Larson rechazó dos veces el papel de Capitana Marvel porque le generaba ansiedad

Capitana Marvel
Brie Larson se ha convertido en la Capitana Marvel del Universo Cinematográfico de Marvel, aunque la actriz ha confesado que rechazó el papel en dos ocasiones.

Capitana Marvel ha pasado a la historia en cierta manera por ser la primera película del Universo Cinematográfico de Marvel en ser protagonizada por un personaje femenino. La película de Marvel probó que las superheroínas de la casa venden, ya que recaudó más de 760 millones de dólares y se convirtió en la 25ª película más taquillera de todos los tiempos

Sin embargo, la película de Carol Danvers podría no haber sido tal y como llegamos a verla, ya que su protagonista Brie Larson ha confesado que llegó a rechazar el papel hasta en dos ocasiones. No es la primera vez que la actriz ha hablado de sus reservas para aceptar convertirse en la Capitana Marvel, pero en el último video publicado en su canal de YouTube, Larson ha desarrollado mejor su reacción. 

Desde Marvel Studios mostraron interés por Larson y la actriz se negó explicando "No puedo hacerlo. Tengo demasiada ansiedad, sería demasiado para mi. No creo que pudiera llevarlo bien." Unos meses después, el estudio volvieron a contactar con ella y sus representantes, pero la actriz volvió a negarse explicando que es muy introvertida y unirse al Universo Cinematográfico de Marvel sería un paso demasiado grande. "Es demasiado grande para mi, estaba más allá de mi comprensión. Entonces me llamaron una tercera vez en plan...¿Estás segura?", explicaba la actriz en su canal.

Fue entonces cuando Larson descubrió que su equipo no se había negado a Marvel cuando ella lo había hecho, simplemente les habían estado dando largas. "Creo que simplemente les habían estado diciendo que realmente yo lo haría genial". En la tercera intentona, la actriz se puso al teléfono con los representantes de Marvel Studios, aunque no pensaba que pudiesen convencerla. Sin embargo, y como ya sabemos, Larson terminó dando su brazo a torcer, ya que alega que le "conmovió mucho lo que intentaba conseguir, de lo que hablaban. Parecía muy progresista". 

Y además