Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Antonio Sánchez-Migallón
La opinión de
Antonio Sánchez-Migallón

Dragon Ball - La serie no cumple con los valores y leyes de género según la televisión valenciana

Dragon Ball - La serie no cumple con los valores y leyes de género según la televisión valenciana

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesariamente o exactamente con la posición de Axel Springer o de Hobby Consolas.

Estamos viviendo unos tiempos realmente oscuros, no os vamos a contar nada que no sepáis, ¿o sí? En un principio he empezado escribiendo estas líneas como una noticia objetiva convencional, pero conforme iba desarrollando el texto... me he dado cuenta de que se estaba convirtiendo en algo muy subjetivo, así que, aunque sea breve, este artículo se ajusta mejor a la categoría de blog de opinión. 

De todas maneras, anoche ya analizamos el tema que nos ocupa con todo lujo de detalles, sin pelos en la lengua, en el Directo Z semanal. Justo arriba lo podéis disfrutar, y es que durante más de hora y media tratamos los targets oficiales de Dragon Ball y tumbamos, a golpe de información y experiencias, las voces que aseguran que la obra va en contra de los valores sociales, siendo un peligro público su consumo. 

Esta semana ha sido (y está siendo) realmente dura para los fans de Dragon Ball en España, y todo por la resurrección de cierta polémica que dañó mucho la serie a principios de los años 90, cuando las asociaciones de padres lucharon, junto a ciertos medios, por aniquilar la obra de Akira Toriyama en nuestro país, causando una grave mutilación censora en el producto. No ganaron, ni ganarán esta vez, podéis estar tranquilos. 

¿Pero por qué ha surgido de nuevo todo esto? Sin ir más lejos, la televisión valenciana ha rechazado la emisión de Dragon Ball porque consideran que la serie "no cumple con los valores, leyes de género y códigos infantiles", una corriente de pensamiento a la que se han ido sumando algunas personas más. Por esta razón, lanzamos anoche un Directo Z especial donde abordamos el tema del target en esta obra, porque hay mucho desconocimiento al respecto y ciertas personas todavía se piensan, en pleno 2021, que Dragon Ball o Dragon Ball Z son series infantiles. Sí, no estás soñando, 35 años después del estreno del anime todavía existe este desconocimiento. Pero qué equivocados están y qué difícil se antoja, para algunas personas, informarse antes de hablar y dictar sentencia. 

Así las cosas, los fans españoles se han puesto manos a la obra para reivindicar la obra de Akira Toriyama, dejando muy claro que estamos ante un producto que ha evolucionado muchísimo socialmente y que alberga unos valores que hacen palidecer otros programas que tenemos en Prime Time en cualquier cadena pública o privada, en horarios infantiles. Y curiosamente, de eso no se habla, eso no interesa tocarlo ni llevarlo a juicio de valor, pues sale más rentable agitar la coctelera de la intransigencia y el sesgo para con Dragon Ball, sacando de contexto todo lo que pueden y más, con la cabeza de Son Goku siempre en la picota en España.

Dragon Ball - La serie no cumple con los valores y leyes de género según la televisión valenciana

Qué injusto es todo esto, y qué triste, ¿verdad? Mucho ha llovido del artículo que escribí sobre el machismo en la serie, del cual no cambiaría ni una coma a día de hoy, pero sí que lo actualizaría con las nuevas guerreras que han debutado en la nueva era de la obra, las cuales jamás acabarán en la cocina (con todo el respeto para los amos y amas de casa como Gohan y Videl), demostrándose que pueden ser tan competentes o más que cualquier luchador de la serie. 

Dragon Ball no es una obra que atenta contra la ley ni los valores humanos, sino un hálito de vida para muchas personas, una fuente de energía vital real que ha ayudado a cientos de fans de todo el mundo a superar sus graves problemas personales, a darlo todo por tus seres queridos y a intentar cumplir nuestros deseos a base de mucho trabajo y constancia. Además, el bueno de Son Goku también nos ha enseñado a perder, a ser conscientes de que en la vida no siempre se puede ganar, porque no vivimos en un mundo de color de rosa donde tenemos el presente y futuro garantizados. Esto y mucho más, señoras y señores, es el demonio corrupto de Dragon Ball. ¡Kai, Kai!

Y además