El coste de producción de Xbox Series X estaría entre los 460 y los 520 dólares, según estimaciones

xbox series x

Ya hemos visto que, según apuntaba un informe que detallaba el valor de los componentes de PS5, esta rondaría un precio de fabricación de 450 dólares (que más tarde se podría traducir en un precio de lanzamiento aún mayor), pero, ¿qué hay de Xbox Series X?

Daniel Ahmad, experto analista de videojuegos, ha hablado sobre el tema. Tal y como comentaba a lo largo de un hilo de Twitter, los costes de fabricación de Xbox Series X rondaría, la cifra entre los 460 y los 520 dólares.

En conclusión, según estas estimaciones el costo de fabricación de la consola de Microsoft sería superior a la de la máquina de nueva generación de Sony.

Ahmad también apunta algunos de las ventajas con las que cuenta Microsoft. Algunas de estas son ofrecer tanto una consola de nueva generación de gama alta, como dar la opción de elegir una máquina de gama baja/media e incluso de construir un PC con componentes al gusto.

Si bien es cierto que Microsoft está trabajando duramente para competir en esta nueva generación de consolas, no olvidemos que una de las apuestas fuerte de la compañía es la del Game Pass, un servicio de suscripción disponible tanto en consolas Xbox como en PC (en su versión en beta).

Xbox Series X retrocompatible

Impresiones de Outriders para PS4, Xbox One, PC y next gen: PS5 y Xbox Series X

Otro de los puntos que se destaca en el hilo es la opción de las compañías (tanto de PlayStation como de Microsoft) de vender la nueva generación de consolas contando con un rango de pérdidas económicas a corto plazo.

Algo que Sony ya hizo con PlayStation 3 y PlayStation 4 en sus respectivos lanzamientos. En el caso de esta última, desde el primer día de lanzamiento registró pérdidas (sobre todo al contar con costos de producción y y márgenes de minoristas que situaban su costo total en más de 399 dólares). Esta situación se mantuvo durante meses, cuando al fin Sony abarató los costes de fabricación y comenzó a disfrutar de ciertas ganancias. Un plan a largo plazo que podrían volver a emplear las compañías.

Y además