Juego de tronos - George R.R. Martin cree que tendría que haber durado cinco temporadas más

Juego de Tronos temporada 8 - George R.R. Martin decidió el desenlace final de la serie

Es innegable el impacto cultural que ha tenido Juego de tronos en toda una generación de seriéfilos, así como su grana influencia en el modo de hacer las series de aquí en adelante, no obstante, aunque en su totalidad no sufra, su octava temporada seguirá siendo considerada como las peores de una serie de televisión, sobre todo por ser la última. 

En su momento los fans se enfadaron mucho y hasta pidieron que se rehiciese este final. Y George R.R. Martin, autor de las novelas de Canción de hielo y fuego en las que se basa Juego de tronos, siempre se mantuvo cauto a la hora, tanto de defender, como criticar el final de la serie. No obstante, en una reciente entrevista recogida por Digital Spy, el autor ha confesado que el final de la serie no fue del todo "fiel" a su material, para lo cual hubiese necesitado 13 temporadas en total. 

"El final de la serie no ha sido completamente fiel. Si lo hubiese sido, habría durado otras cinco temporadas", explicaba Martin, que no solo se refiere a la octava temporada de Juego de tronos, sino que habla en conjunto desde la sexta tanda de capítulos de la serie que se empezaron a desarrollar sin basarse en ningún libro ya que todavía no están escritos. 

Las tazas más originales de Juego de Tronos

Además, el escritor ha confesado que ver su saga literaria convertida en una serie de televisión ha sido una experiencia un tanto traumática.

"Ha sido un poco traumático... porque, a veces, su visión creativa no concuerda con la tuya y entonces, aparecen las famosas diferencias creativas que hacen surgir muchos conflictos. Cuando la cadena o el estudio se entromete, a veces se fijan en cosas externas muy importantes para ellos que no tienen nada que ver con la historia. Como por ejemplo, este personaje tiene muy buena acogida entre el público vamos a darle más cosas que hacer", se lamentaba Martin.

Y además