Jugamos a Diablo III Eternal Collection en Nintendo Switch

Hemos jugado a Diablo III Eternal Collection, el popular action RPG de Blizzard, en su versión para Nintendo Switch... Lo que nos ha permitido también echar unas partidas al divertidísimo modo cooperativo local. Os contamos nuestras impresiones, aderezadas con un infernal gameplay.

Tras varias insinuaciones, como la famosa imagen del interruptor (switch), Blizzard anunció el pasado agosto que Diablo III para Nintendo Switch era una realidad. Concretamente, la consola híbrida recibirá el próximo 2 de noviembre la Eternal Collection, una versión (lanzada también en PS4 y Xbox One) que incluye las dos expansiones -Reaper of Souls y Rise of the Necromancer-, así como todos los cambios que se han incluido con cada parche, y que han transformado el juego en algo tan distinto a lo que se lanzó originalmente en PS3, Xbox 360 y PC, que podría considerarse una proto-secuela.

Análisis de Diablo III Ultimate Evil Edition

Pero la versión de Switch de Diablo 3 no está exenta de novedades: un conjunto de transmogrificación que permite a los personajes adquirir la apariencia de de Ganondorf (principal villano de la saga The Legend of Zelda), unas alas ornamentales especiales, un marco de la Trifuerza, y un cuco como animal de compañía. Pero sin duda la principal novedad de Diablo III: Eternal Collection en Nintendo Switch es el modo cooperativo local, que aprovecha las capacidades únicas de la consola.

Y precisamente de esta forma fue cómo pudimos probar Diablo 3: en compañía de otras tres personas, cada una con su propia Nintendo Switch, echamos varias partidas al genial action RPG de Blizzard. Podéis contemplar unos cuantos minutos de gameplay Diablo III Eternal Collection en Switch en modo cooperativo en el vídeo que corona este artículo.

diablo 3

Lo cierto es que, en ese aspecto, el juego ofrece opciones para todos los gustos: hasta cuatro jugadores pueden jugar en una misma consola (siempre que cuenten con los mandos, claro), cada uno en la suya, o uno en TV y el resto en modo portátil. Y si no llegamos a cuatro, también existe la posibilidad de que a los que juegan de forma local se les unan jugadores online.

El modo cooperativo local de Diablo 3 en Switch funciona a la perfección; dada su naturaleza RPG, con un sistema de clases y looteo de importancia capital, y lo bien que esto se adapta a las partidas multijugador, casi da la sensación de que el título de Blizzard hubiese sido diseñado con Switch en la cabeza. Nos lo pasamos de fábula, y eso que estamos hablando de un juego que ya lleva más de seis años en el mercado. Aunque, como comentábamos al principio, el juego ha cambiado muchísimo desde su lanzamiento, y si no habéis vuelto a probarlo desde 2012/13, os vais a encontrar con una experiencia mucho más distinta y, a todas luces, mejor.

Eso no quita que a nivel gráfico luzca algo desfasado, pues en ese aspecto no ha habido grandes cambios, aunque esto sólo se evidencia cuando contemplamos de cerca el detalle de personajes y escenarios... Algo que no suele suceder dado que Diablo III se desarrolla en perspectiva aérea. Desgraciadamente no pudimos ver en movimiento el nuevo aspecto de Ganondorf, aunque uno de los participantes tuvo la fortuna de estar acompañado por el cuco... Y dio para unas cuantas risas.

Por increíble que parezca, Blizzard y Nintendo han conseguido dar con la tecla exacta para que tengamos (otra vez) ganas de volver a sumergirnos en el apasionante mundo de Diablo III. Ahora sólo nos queda engañar a un par de amigos para que se unan a la cacería del señor de los infiernos. Suerte que tenemos hasta el próximo 2 de noviembre para convencerlos.

¿Problemas de almacenamiento en Switch? Amplia su capacidad con estas tarjetas microSD