Kojima dice que no predijo el coronavirus: "Si fuera un profeta habría creado un juego que vendiera más"

Hideo Kojima
Hideo Kojima será muchas cosas, pero no lee el futuro. Por mucho que Death Stranding se parezca a la crisis del coronavirus que estamos viviendo todos.

Nos hemos acostumbrado a decir que Hideo Kojima es un visionario. Al fin y al cabo, sus juegos siempre han tenido una personalidad muy marcada, y desde el primer Metal Gear Solid al reciente Death Stranding, cada nuevo lanzamiento ha sido un acontecimiento del que ha estado pendiente toda la industria.

Gracias a sus juegos, la narrativa dentro de los videojuegos ha cobrado especial importancia, muchas veces tomando inspiraciones (de formas muy poco sutiles) del cine, pero con un giro surrealista único... que a veces se torna realidad. Death Stranding se ambienta en un mundo en el que la humanidad sobrevive aislada en colonias, sin poder salir al exterior por culpa de la invasión de unos monstruos interdimensionales. Aquellos que salen al exterior deben hacerlo con trajes especiales para protegerse.  

Cuando comenzó la crisis del coronavirus COVID-19 en todo el mundo, muchos apuntaron las similitudes de la premisa del juego, o al menos de su iconografía, con las escenas que vivíamos en el mundo real. Al fin y al cabo, el protagonista del juego es un mensajero (un trabajador esencial) que debe recorrer el mundo, arriesgando su propio pellejo, para entregar paquetes y reconectar a la humanidad.

No es difícil reconocer las similitudes, aunque sean simbólicas. Sin embargo, Kojima no lo tiene tan claro: "No soy un profeta. Si lo fuera, seguramente habría hecho un juego que vendiera mejor", bromea en una entrevista para el Summer Game Fest.

Aquí arriba puedes ver la entrevista, de casi 30 minutos, que Hideo Kojima (diseño) y Yoji Shinkawa (arte) concedieron a Geoff Keighley con motivo del lanzamiento de Death Stranding en PC (y del que puedes leer nuestro análisis aquí).

¿Se lamenta jocosamente Kojima de las ventas de su juego? Aunque no tenemos cifras oficiales, sí reconoció que había vendido bien... o al menos, lo suficiente para poder financiar su próximo proyecto

Y además