Ir al contenido principal

Shane Black espera que los cambios de Predator gusten a los fans

Predator 2018

Treinta años después de haber protagonizado la película original de Depredador, dirigida por John McTiernan, Shane Black ha vuelto a la saga del mercenario alienígena como director y guionista de la nueva entrega, Predator, que se estrena el 14 de septiembre en Estados Unidos.

A pesar de que el primer teaser tráiler de Predator parece haber recibido una buena acogida por parte de los fans, Black ha preferido guardarse las espaldas y en una entrevista con Collider ya ha adelantado que en la película va a haber cambios con respecto a la saga original, aunque no van a ser tan significativos como el que hizo en Iron Man 3, el cual todavía le sigue dando dolores de cabeza. 

La saga Depredador al completo 

"Supongo que una vez que todo haya terminado y tenga tiempo para reflexionar y mirar atrás, nos sentiremos satisfechos por haber continuado con la tradición, asumiendo que [Predator] salga bien y la gente acepte lo que hemos hecho. Todavía recibo correos llenos de odio por lo de Iron Man 3, porque cambiamos algo muy importante, y lo entiendo. Pero en esta ocasión, creo que no hemos cambiado el sentido de Predator, sino que estamos expandiendo lo que ya estaba ahí", reflexionaba el director.

Al cambio al que se refiere de Iron Man 3 es el del villano de la película, el Mandarín, que en los cómics de Marvel es el mayor archienemigo del superhéroe de metal y un experto en todo tipo de artes marciales, además de ser el poseedor de diez anillos cada uno con un poder especial. Sin embargo, en la cinta dirigida por Shane Black, el Mandarín es un actor borracho llamado Trevor Slattery que realmente sirve de tapadera para Aldrich Killian (Guy Pearce) y sus actividades ilegales. 

 

Y además