Todos los detalles sobre Winnie the Pooh: Blood and Honey, la película de terror de Winnie the Pooh

Winnie the Pooh: Blood and Honey

Repasamos los orígenes de Winnie the Pooh en la obra de A. A. Milne y su conexión con Disney hasta nuestros días, donde ha surgido una película de terror de serie B basada en el universo y los personajes de los libros.

Si durante los últimos días os habéis cruzado con una versión diabólica de Winnie the Pooh, no, no os habéis equivocado, no es un meme, no es un accidente. El Winnie the Pooh terrorífico es canon, es un hecho, se ha hecho realidad, y estamos aquí para explicaros al detalle a qué viene todo esto.

Empecemos por el principio: Winnie the Pooh es un libro de 1926 escrito por A. A. Milne. Para conocer un poco más a fondo la historia sobre su origen podéis echarle un visto a la película Adiós, Christopher Robin de 2017. 

Crítica de Christopher Robin - El live action de Winnie The Pooh

Crítica de Christopher Robin

El personaje del Bosque de los Cien Acres alcanzó gran fama en su tiempo, llegando a conquistar a las hijas de Walt Disney y haciendo que finalmente Disney se hiciera con los derechos de imagen de Winnie the Pooh. Pero para la obra original de 1926 ya han transcurrido más de 95 años, lo que significa que ahora su propiedad intelectual ha pasado a dominio público.

Rhys Waterfield no perdió el tiempo, y en diez días finalizó el rodaje de la primera película de terror de Winnie the Pooh. En ella, Pooh y Piglet se convierten en los villanos después de ser abandonados por Christopher Robin. Ahora que están sin alimentos, tienen que aprender a valerse por sí mismos y han vuelto a sus raíces animales, según explica el director.

Así nace Winnie the Pooh: Blood and Honey, una versión de Winnie the Pooh que coquetea con el cine de serie B y aspira a estar en la línea de lo cómico y lo macabro. 

Por supuesto, para hacer la película de terror, Rhys Waterfield ha tenido que tomar directamente como referencia la obra de A. A. Milne para no tener problemas con Disney. Aunque vistas las primeras imágenes, queda muy claro que no proceden del mismo estudio.

Y además