Tomb Raider Classic

Hoy 25 de octubre se cumplen 25 años del lanzamiento de Tomb Raider (el original de PlayStation). A lo largo de estos  Lara Croft se ha convertido en un símbolo y en este blog recupero lo que significó el primer juego. 

Hace unos meses tuve la oportunidad de entrevistar a Andy Park, dibujante de Marvel Studios y  también encargado de haber dado vida a Lara Croft en el cómic) para celebrar el 25 aniversario de la saga Tomb Raider. 

Pero hoy, 25 de octubre, precisamente es cuando la arqueóloga más famosa de los videojuegos -y me atrevo a decir que la más famosa de la cultura pop en general- cumple el cuarto de siglo. Es una fecha muy señalada, en la que aprovecho para recordar lo que ha significado Lara. Justo cuando #Hobbycumple30.

Tomb Raider

Lamentablemente, el próximo juego de la franquicia no llegará a tiempo para celebrar este aniversario, aunque ya se encuentra en desarrollo. 

Aunque no fuese el primer personaje femenino que protagonizaba un videojuego (ese honor le corresponde a Ms. Pacman en 1981), Lara sí que fue una pionera en muchos aspectos. En primer lugar, por protagonizar una aventura de acción y plataformas en 3D. ¡Y qué aventura!

No recuerdo haber controlado un personaje tan versátil como Lara Croft hasta la fecha. Y, al menos en mi experiencia personal, uno tan difícil de dominar.

PlayStation Classic

PlayStation Classic

Revive los momentos que cambiaron para siempre el mundo de los videojuegos con la icónica PlayStation Classic, que incluye 20 de los mejores juegos de la consola PlayStation original, como Final Fantasy VII, TEKKEN 3, Ridge Racer Type 4, Grand Theft Auto, Metal Gear Solid y muchos más.

Consíguela al mejor precio

No se trataba simplemente de saltar, disparar y correr, como en aventuras más clásicas, sino que el juego nos sometía a una exploración bastante dura (tened en cuenta que no teníamos sticks analógicos para movernos con suavidad y mover la cámara).  

Lara se descolgaba por bordes, era capaz de realizar saltos laterales, volteretas, empujar bloques y activar interruptores. Y el diseño del juego nos obligaba a que muchos de estos movimientos fuesen casi saltos de fe, sin estar seguros de que fuésemos a llegar a la siguiente cornisa o acabar destrozados en el suelo. 

Creo que se debe más a que, como jugador, no estaba entrenado. Pero mi experiencia con Tomb Raider fue muy satisfactoria por los pequeños avances que proponía. Llegar al siguiente "checkpoint" ya era un pequeño triunfo. Incluso fue así descubrir, en aquella primera cueva, que podíamos bucear y el agua no mataba inmediatamente a nuestra aventurera. 

VIDEO

Tomb Raider Arcade Chapter 3

No sé a qué se debió el éxito de Tomb Raider. La protagonista, desde luego, tenía un enorme carisma (no voy a entrar en discusión sobre si sus medidas fueron intencionales o accidentales), y la imagen de juego "para adultos" en los primeros pasos de la generación de PlayStation y Saturn, ayudó. 

También nos conquistó la gestión del mundo 3D (con un motor propio de Core Design), la banda sonora orquestal y el modo en que Lara se convirtió en el centro de la campaña de marketing, trascendiendo su producto. En cualquier caso alcanzó la impresionante cifra de 7 millones de unidades vendidas. 

La historia del diseño del personaje es muy conocida. Me refiero a que inicialmente iba a ser un hombre, que después se apostó por una heroína latina (Laura Cruz) para que no pareciese una copia de Indiana Jones, y finalmente se cambió por la aristócrata británica que conocemos. 

tomb raider

Lo que significó... depende de cada uno. Hay quien sólo considera a Lara Croft como un sex symbol de la época (y es evidente que se aprovechó su imagen para vender juegos). También hay quien la considera una aventurera de acción, más reivindicativa que la propia Samus Aran, porque no oculta que se trata de una mujer con una armadura. 

Ambos tienen su parte de razón. Pero como esto es opinión, para mí supuso una compañera de viajes, que me devolvió las mismas sensaciones que una película de Indiana Jones. 

En una época en que todo está explorado, no hay batallones de nazis buscando reliquias ni islas habitadas por criaturas gigantes, cuando ya no hay que remontar el río Congo ni buscar las minas del Rey Salomón, Lara me enseñó que todavía se podía vivir una aventura. 

Ikea lanza sus muebles para gamers

Fue en Perú, Grecia, Egipto y la Atlantis (aunque confieso que a mí me conquistaron más la muralla china, Venecia o el naufragio del Maria Doria de la segunda entrega). Y su recreación en la primera PlayStation me pareció asombrosa. 

El primer Tomb Raider no ha envejecido bien, pero es curioso ver lo que me parecía una ambientación inmersiva hace 25 años. Apagaba la consola y tenía la sensación de haber estado allí mismo, jugándome el pellejo para evitar las trampas. 

Así que, felicidades Lara. Y sobre todo, muchas gracias por lo que nos has hecho vivir. Mientras llega la siguiente entrega, os dejo con el análisis de su última aventura Shadow of the Tomb Raider, que cierra la trilogía de la superviviente, desarrollada por Crystal Dynamics y Eidos Montreal.  

Y además