Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

Assassin's Creed Origins Discovery Tour - Una censura de otra época

Assassin's Creed Origins

Assassin's Creed Origins es una maravilla de juego (lo he disfrutado más que Horizon Zero Dawn o que Zelda Breath of the Wild, llamadme loco) y su nuevo modo Discovery Tour (llamado modo Descubrimiento en la versión española) es una idea maravillosa para conocer el antiguo Egipto, además de un muy inteligente precedente para otros productos culturales que podrían llegar en el futuro.

Dicho todo eso y reiterando que nos encontramos ante estupendos productos, hoy nos toca hablar de una polémica generada en torno a ellos que me tiene bastante "sorprefacto y estupefaciente", como decía un amigo mío. Como bien sabréis muchos de vosotros, el ya citado Discovery Tour ha sufrido una suerte de censura consistente en tapar con conchas los pechos femeninos y los genitales de todas las estatuas desnudas que podemos encontrar en nuestro recorrido. Esos mismos pechos y genitales no están tapados en el modo de juego principal (en la aventura de Bayek que todos hemos probado, vaya), así que la pregunta que muchos se han hecho es... ¿Por qué en un modo sí y en otro no, a pesar de que estamos en el mismo juego?

El señor Enrique Colinet lo ha explicado de forma cristalina y detallada en su perfil de Twitter, pero se puede resumir con el comunicado oficial que ha hecho Ubisoft y que os transmito tal cual:

“Desde el principio en la creación del Discovery Tour, nos planteamos que fuera una forma de permitir al máximo número de personas posible disfrutar y aprender sobre el Antiguo Egipto. Lo que significa que queríamos que el Discovery Tour pudiera ser utilizado por los niños con sus padres y por adolescentes, ya fuera en casa o en el colegio, en todos los países.
Así que decidimos utilizar una versión adecuada para todo tipo de público, incluidos los más jóvenes, teniendo también en cuenta las sensibilidades culturales que pueden variar de un país a otro."

Es decir, que mientras Assassin's Creed Origins tiene un enfoque claramente destinado a un público adulto (y ahí tiene su PEGI +18 para subrayarlo), el Discovery Tour quiere acercar ese universo con un enfoque didáctico y "blanco", que pueda ver un niño sin "peligro", por ejemplo. A esto hay que añadir un aspecto interesante: si tenemos AC Origins, recibimos el Discovery Tour como una actualización gratuita, pero si no lo tenemos, podemos adquirirlo como un producto independiente en PC por 19,99 euros. Sería algo así como una Encarta o algunos de esos museos virtuales que se popularizaron en PC en los años 90, cuando la palabra "multimedia" era lo más.

Assassin's Creed Origins

Si lo vemos en Steam, Assassin's Creed Origins tiene PEGI 18, con violencia, lenguaje soez y sexo como elementos que lo llevan a esa calificación. Ahora bien, si miramos el Discovery Tour en esa misma tienda, su PEGI es de 12, con la única observación del "terror" como elemento a tener en cuenta (supongo que por los cocodrilos). Elemento que, curiosamente, no está presente en el juego completo...

De ahí podemos extraer la postura de Ubisoft: por mucho que se incluya en un juego más "agresivo", por así decirlo, su enfoque va destinado a un público más amplio y tiene una finalidad más instructiva. Así pues, no podían incluirse elementos que pudieran herir sensibilidades o, en definitiva, reducir el target de un producto didáctico como este.

Consigue el libro de arte de Assassin's Creed Origins

La pregunta clave de este asunto no es si deberían cortar las dosis de sexo o violencia para llegar a un público general, sino esta: ¿en serio unos pechos y unos genitales en unas esculturas son considerados sexo? ¿En serio, si se hubieran quedado "al natural", los inspectores de PEGI habrían subido la calificación a +16 o +18? Supongo que, si lo han hecho, será porque la respuesta es afirmativa, pero entonces no cabe otra que concluir que nos estamos volviendo más papistas que el Papa.

¿Si vamos a un museo de verdad con, pongamos, el David de Miguel Ángel, alguien se escandaliza porque se le vea el pene? O, dicho de otra forma: ¿si alguien va a un museo o va de visita a ver los monumentos de otro país, no va con la mente puesta en ver las cosas en su contexto?

Assassin's Creed Origins

Es más, supongamos que pueda haber alguien que pudiera ofenderse por andar paseando por Alejandría y de golpe encontrarse con una estatua en pelotas. Hay que entender que cada país, cultura o religión tienen unas sensibilidades diferentes y deben respetarse. Pero, en ese caso... ¿No bastaría con un mensaje al principio, del tipo "Este juego muestra esculturas tal y como se concibieron en la época, lo que incluye desnudos integrales"? A fin de cuentas, en la saga Assassin's Creed siempre se han iniciado los juegos con un "disclaimer" en el que se aclaraba que personas de diferentes religiones y tendencias sexuales han participado en su concepción. Con juegos en los que se cuestionan la religión, el poder establecido y las ideas políticas, parecía un seguro de vida razonable y, que yo recuerde, nunca ha habido polémicas con la saga en torno a eso. En torno a los bugs, todas las que quieras, pero sobre esos temas, no.

Y todo esto, teniendo en cuenta que las esculturas mostradas son las propias de la cultura greco-romana más clásica: poses con curva praxiteliana, posados hieráticos... No es que estén representando una bacanal, precisamente (aunque, si no recuerdo mal, en ciertos puntos del juego, sí había murales que mostraban penetraciones y sexo oral). Todo eso da igual, el hecho polémico es que se muestren esas partes del cuerpo. No sé si se ha hecho pensando en que pudiera ofender a usuarios de una religión o países concretos, pero me parece un ejercicio de autocensura excesivo. Entiendo las motivaciones, pero no comparto la decisión. Más que nada, porque parece que esto cada vez va a más y se antepone el potencial mosqueo de unas pocas personas (puede que pase, puede que no) a la libertad artística en obras que, por otra parte, son una preciosidad y distan mucho de ser polémicas.

Por supuesto, como comentaba Enrique en sus tuits, esta no habrá sido una decisión que se haya tomado a la ligera y en Ubi habrá gente a favor y en contra. Con productos así de caros e importantes para la estrategia de una compañía, sus responsables buscarán ir con pies de plomo. Sin embargo, como usuarios podemos y debemos manifestar nuestro descontento (de forma educada y razonada) si creemos que se está mancillando una obra. Si precisamente estamos ante un producto cultural, mostremos la cultura como es, no la disimulemos, que se trata de aprender y descubrir cómo eran las cosas de verdad en aquella época. A ver si nos vamos a volver como la madre sobreprotectora del episodio Arkangel de Black Mirror...

En ese sentido, al vivir en el mundo actual de la hipersensibilidad (parece que todo ofende a todo el mundo), parece que estemos yendo hacia atrás, en vez de avanzar en materia expresión artística y cultural. La censura nunca es buena consejera, ni siquiera la autocensura. Suele significar cerrar los ojos ante lo que hay delante.

Y además