8M

En este blog de opinión Raquel Hernández habla del trabajo en Axel Springer y os anima a todos a celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Celebro el Día Internacional de la Mujer Trabajadora trabajando, como llevo haciendo durante las dos últimas décadas. Es un poco más especial este año, porque me han caído 40 castañas recientemente y siempre que se cumple un ciclo se tiende a echar un ojo por el retrovisor por aquello de no perder el rumbo.

No ha sido fácil llegar hasta aquí, eso puedo asegurarlo: he trabajado repartiendo periódicos, escribiendo anuncios por palabras, como dependienta, locutora de radio, correctora ortotipográfica y de estilo, en el gabinete de prensa de una asociación de consumidores y hasta maquetando cursos de formación online en una consultora.

En todos y cada uno de estos trabajos he aprendido cosas que me parecen imprescindibles en mi día a día, así que no reniego de ninguna de las etapas laborales que he ido quemando hasta ocupar el puesto que tengo a día de hoy.

Women in Games España crea el Club WIGES, una comunidad para ayudar a las mujeres desarrolladoras y jugadoras a entrar en la industria

WIGES

Dedicarse profesionalmente a la crítica en nuestro país y en este momento es muy difícil. El declive del papel, el cierre de revistas, la encarnizada pugna en el mundo digital que a veces sigue rigiéndose por la ley de la selva en virtud de la opacidad de los criterios de las tecnológicas para aupar según qué artículos, haría que casi cualquiera se echara atrás.

Sin ir más lejos en un pase familiar que se celebró la semana pasada en el que los periodistas podíamos asistir con nuestros hijos, al preguntarles si querrían tener la profesión de sus padres ellos se mostraban entusiasmados pero sus progenitores les decían que ni de broma. Mucha entrega y poco retorno, decían.

Es un campo minado, una profesión de elefantes que solo nos puede atraer como un canto de sirena a cuatro románticos enamorados de las buenas historias a las que nos llena el corazón armar un discurso en torno a una obra audiovisual.

Pero además te encuentras con situaciones bastante curiosas. En mi promoción, estudiando Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid éramos mayoría las mujeres. Hablo de una proporción 70/30, ni más ni menos, así que no deja de llamarme la atención la escasez de mujeres en el sector.

Me sigue asombrando que en los pases de prensa seamos un puñado de mujeres en proporción al número de hombres y también me fascina ver cada vez a menos jóvenes. Hay veteranas que son auténticos baluartes pero ¿dónde se meten las jóvenes? ¿Dónde están sus voces, sus ideas y sus reivindicaciones?

Adorable, pero... ¿Suficientemente innovadora? Crítica de Red, lo nuevo de Pixar

Red de Pixar

Lo mismo pasa si ves otras salidas profesionales de la carrera, sobre todo cuando hablamos de los puestos de máxima responsabilidad en cualquier área: hay todavía pocas mujeres dirigiendo, por ejemplo, y en puestos técnicos ocupan un porcentaje muy pequeño.

Nos queda mucho por avanzar y mucho terreno por cubrir pero el caso es que me siento muy orgullosa de poder dedicarme a algo que siempre me ha hecho feliz y que me encanta. Empecé en Axel Springer con una simple columna de opinión en la revista HobbyConsolas y poco a poco fui asumiendo más responsabilidades hasta ser colaboradora habitual y finalmente crítica titular.

Y tiene su gracia que haya sido en un medio dedicado (en un principio) solo a los videojuegos donde haya ido prosperando, teniendo en cuenta además que me quedé en el Golden Axe (shame on me!), pero es que el entretenimiento es más transversal que nunca y dado el tamaño de la oferta, nunca antes se necesitó de forma más acuciante una guía para saber qué merece la pena y qué no tanto.

Espero que nos queden muchas cosas por delante por ver y comentar. Que sigamos teniendo espacios de diálogo entre redactores y lectores y que celebremos juntos muchos 8-M en los cuales tenga cada vez más compañeras y compañeros.

En la aventura en esta redacción tengo a dos profesionales maravillosas como son Piedad Milicua y María Bescós con las que trabajo codo con codo y solo puedo expresarles mi admiración y respeto por su profesionalidad y entrega.

Lo mismo puedo decir de Javier Cazallas, José Carlos Pozo, David Lorao y Rafa Domínguez. Hoy es un día a festejar por todos y para recordar que hay que seguir avanzando en Igualdad.

Y además