Imagen de perfil de Raquel Hernández Luján
La opinión de
Raquel Hernández Luján

Frozen II - Analizamos las primeras imágenes de la película

Frozen II
Analizamos las primeras imágenes de la secuela de Frozen, Frozen II, tras la presentación del productor y supervisor de animación Peter Del Vecho en Madrid.

El pasado 26 de septiembre el productor de películas como Tiana y el sapo, Winnie the Pooh o Frozen además del supervisor de todas las cintas de animación de los estudios Disney, Peter Del Vecho, recaló en la Academia de Cine de Madrid para presentar, ante una selecta audiencia, un adelanto de Frozen II.

Además de anunciar las líneas maestras de la película en lo que se refiere al argumento, acompañó sus explicaciones de cuatro escenas en las cuales pudimos comprobar las nuevas fuentes de inspiración de esta ampliación del universo de Arendelle en el que Elsa y Ana viven. Así, cobrará especial relevancia la naturaleza, con los cuatro principales elementos (tierra, aire, fuego y agua) guardando un misterioso secreto. Noruega, Suecia e Islandia han sido algunos de los lugares que han servido como fuente de inspiración para la creación de un marco espectacular para la acción. Por lo que hemos podido ver todo lo relativo a la ambientación, el color y la grandiosidad se ha amplificado muchísimo.

El mejor merchandising de Frozen

En las propias palabras de Del Vecho “es un placer y un privilegio trabajar con los mejores narradores y animadores del mundo”. Como es evidente, seis años atrás, en 2013, era impredecible el impacto que tendría la película en la audiencia. De hecho, Frozen apenas se promocionó y el éxito le llegó al estudio completamente por sorpresa. Ahora, Frozen II se convierte en la 58ª película del estudio y en la primera secuela musical que se estrenará en pantalla grande. ¿Por qué? Porque, como dice Del Vecho “el final de Frozen era el comienzo de algo más”. Así los guionistas empezaron a trabajar indagando, documentándose e investigando para dejar atrás el cuento en el que se inspiraba libremente la primera película “La reina de las nieves”.

Y como van sobre aviso, la vocación es, claramente, la de impactar de nuevo con la misma fuerza o incluso más, para lo cual han vuelto a contar con Kristen Anderon-López y su marido Bobby López quienes revalidan para estar al frente de la banda sonora original. El gran tema musical que viene a hacerle sombra al famosísimo “Let it go” tiene la misma fuerza arrolladora y tratará de hacer calar varios mensajes muy positivos como son el autodescubrimiento y la perseverancia. Pero Del Vecho nos ha prometido 7 hits en total que, repartidos en el metraje, marcarán un valor añadido a la animación para que se unan “épica pero también corazón y humor”.

Encontrar la historia ha sido quizás la parte más complicada del proceso, “aunque pueda parecer que al ser una secuela es más fácil”. Respecto a esta cuestión, ha servido de gran fuente de información la mitología escandinava y el estudio de los personajes: Ana sigue representando de alguna forma la candidez, la humanidad y la realidad mientras que Elsa es algo más etérea al ser el personaje mitológico en el que se materializa la magia y que además necesita seguir creciendo. Es difícil que eso vaya generar problemas entre ellas a la luz del final de la primera película aunque sí que puede causar ciertas tensiones que guíen la historia.

Por último, pero no menos importante, se señala que aunque la película es una cinta de entretenimiento familiar tradicional (que nadie espere reivindicaciones del colectivo LGTBI+) sí que habrá en ella reflexiones sobre el mundo real que nos afectan a día de hoy como mensajes sobre el empoderamiento femenino o ecologismo, encaminado a cuidar y salvaguardar la naturaleza.

Pero, ¿qué pálpito tenemos después de haber visto estas cuatro secuencias? La sensación general es que la película apunta en la dirección adecuada para atraer a la misma audiencia. Las vibraciones son positivas y queda patente el esfuerzo por amoldarse a una audiencia que ha dejado bien claro que es lo que más y menos le gusta de la primera película.

Se observa, eso sí, poco arrojo para introducir nuevos mensajes o realidades sociales (a fin de cuentas aquello de lo que nos hablan va en paralelo a la cinta original y Del Vechio evitó contestar cualquier pregunta sobre la sexualidad de Elsa, demostrando que se alejará el foco de los intereses afectivos de la protagonista) pero es indudable que el acabado visual de Frozen II será óptimo. Los escenarios, las texturas y los detalles se han cuidado al milímetro y los espectáculos de color y el sentido de la aventura estarán muy presentes. Como decíamos, la música hará el resto para apuntar directamente al corazón de los espectadores y emocionarlos de nuevo.

Olaf, que ya protagonizó su propio corto, seguirá siendo el alivio cómico y pasará de ser un muñeco de nieve enamorado del verano a ser algo más temerario, pero siempre sin perder su esencia, siendo el mismo inocentón de siempre que rebaja el nivel de tensión con sus pequeños olvidos y sus descuidos.

Sería realmente un fenómeno a estudiar en las escuelas que Frozen II no se transformara en uno de los grandes taquillazos del año. El equipo de la primera película ha cerrado filas en torno a una de las secuelas más esperadas de los últimos tiempos y cuentan con una idea bien precisa de lo que más y menos gustó de la primera entrega, de modo que es difícil que yerren el tiro.

Frozen II llegará a los cines comerciales el próximo 29 de noviembre para exprimir el periodo invernal y navideño a tope. ¿Quién se resiste a un paseo por Arendelle?

Y además