Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Álvaro Alonso
La opinión de
Álvaro Alonso

The Legend of Zelda: Skyward Sword: así lo viví en Wii y por eso estoy deseando jugarlo en Switch

The Legend of Zelda Skyward Sword HD

Os contamos en primera persona cómo vivimos el lanzamiento de The Legend of Zelda: Skyword Sword para Wii y su importancia dentro de la saga, de cara al lanzamiento de la remasterización HD para Nintendo Switch.

Al recordar el lanzamiento de The Legend of Zelda: Skyward Sword, paradójicamente, no puedo evitar acordarme de otro juego; cierto RPG que se había lanzado una semana antes, el señalado 11/11/11, y que también contenía la palabra "Sky" en su nombre.

Si erais jugones por aquel entonces, es probable que, como yo, estuvieseis jugando a Skyrim. Todo quisqui estaba sumergido en el mundo de Bethesda y no parecía haber escapatoria de sus heladas llanuras... Pero nunca hay que subestimar el poder de un nuevo Zelda.

Pese a lo enganchado que estaba, el 18 de noviembre de 2011 jubilé al "Dragonborn" y me fui corriendo a Game en busca de mi Edición Limitada (que todavía conservo en perfecto estado) con la ilusión de un niño pequeño el día de Reyes. Y ya no sólo por el acontecimiento en sí; pese a que siempre he sido un apasionado de todo lo que tenga que ver con The Legend of Zelda, nunca había tenido la oportunidad de jugar uno el día de su lanzamiento. Por eso recuerdo la llegada de Skyward Sword con una ilusión tremenda.

Zelda Skyward Sword Edición Limitada

Lo primero, claro, fue estrenar el precioso Wii Motion Plus dorado que incluía la edición (junto a un disco con temas del 25 aniversario que prácticamente quemé de tanto escucharlo). Los controles por movimiento de la versión de Twilight Princess para Wii habían sido un tanto básicos, así que sentía mucha curiosidad por ver hasta qué punto mejoraba la experiencia este nuevo mando... Y sobra decir que superó todas mis expectativas.

Sé que es una frase que se ha repetido hasta la saciedad, pero parecía que Wii había sido diseñada pensando en Skyward Sword. Al ver la consola por primera vez, en aquella famosa presentación del E3, la mente de todos los Zelderos echó a volar al unísono para llegar a la misma conclusión: una espada y un escudo en nuestras manos. Y aunque se hizo de rogar, la espera mereció la pena.

La primera sorpresa fue la Espada Maestra, como es obvio, con esa increíble sensación de estar sosteniendo una hoja DE VERDAD en mis manos que se extendió a lo largo de toda la aventura (más si tenemos en cuenta la importancia que tiene el arma a nivel argumental). Pero luego llegaron las bombas, el arco, el escarabajo... ¡Y por supuesto el Pelícaro! Cada ítem de Skyward Sword había sido diseñado con el control por movimiento en mente, sí, pero también con la palabra diversión. No podía evitar coger el tirachinas y reírme como un niño cada vez que acertaba en la cabeza de un Bokoblin.

Pero sería muy injusto relegar la importancia de Skyward Sword únicamente a los controles por movimiento. Porque tiene la que probablemente sea mi historia favorita de cualquier The Legend of Zelda, con momentazos inolvidables a lo largo de toda la aventura, algunos realmente emocionantes (se me escapó alguna lagrimilla, no voy a mentir). 

Tiene también el que sin problemas es el combate contra jefe final más espectacular de toda la saga (qué preciosidad de escenario, por favor). Y aunque no hay ningún Zelda que sea malo en este aspecto, la banda sonora me parece de las mejores, pero también de las más icónicas, con un montón de melodías inolvidables como Ballad of the Goddess, Romance in the Air, The Sky, Fi's Gratitude o, cómo no, Zelda's Lullaby (fue la primera vez que escuchamos la melodía orquestada... y qué maravilla). Una banda sonora que seguí escuchando mucho tiempo después de terminar el juego y que me atrevería a decir que está a la altura de la de Ocarina of Time (mi Zelda favorito).

The Legend of Zelda Skyward Sword

Ya que sale el tema de Fay, también me gustaría dedicarle unas líneas al que creo que es uno de los acompañantes más incomprendidos de toda la saga. Podía llegar a ser terriblemente pesado/a, pero en el fondo esa era la gracia; estaba construido/a como una inteligencia artificial fría, con un papel puramente analítico, lo que daba pie a situaciones muy cómicas. Y pese a tratarse de un ser sin emociones, al final lograba despertar precisamente eso: emociones. No puedo evitar pensar en Fay y que me invada una profunda nostalgia.

Skyward Sword también fue uno de los primeros juegos en los que se empezó a notar que en Nintendo querían revitalizar su saga estrella (con permiso de Mario), con novedades que rompían con la fórmula establecida hasta el momento, como esa separación entre el overworld -representado por los azules cielos de Altárea- y los niveles más tradicionales, llenos de puzles, enemigos y por supuesto mazmorras. También fue el Zelda que empezó a inclinar la balanza hacia el RPG, introdujo el Manto Sagrado y presentó el medidor de energía para realizar acciones físicas, aspectos que más tarde veríamos, profundizados, en el magistral Breath of the Wild.

The Legend of Zelda Skyward Sword

Y por supuesto no podemos olvidar que se trata del primer The Legend of Zelda desde una perspectiva canónica. Skyward Sword es el punto de partida, el lugar donde se establecen todos los personajes y mitos, dando sentido a la historia de la Trifuerza, las Diosas y los elegidos del Valor, la Sabiduría y el Poder. Skyward Sword es esencial para entender la historia de The Legend of Zelda.

Así que, tras todo esto que os he contado, os imaginaréis que tengo muchas ganas de volver a vivir todas estas emociones con The Legend of Zelda: Skyward Sword HD. Tengo ganas de revivir la experiencia de ir a la tienda a recogerlo (si la situación actual lo permite), de volver a sentirme como un niño con una espada y un escudo en las manos, de emocionarme de nuevo con la historia... E incluso de volver a escuchar a Fay recordándome que se acaba la batería. 

Si lo jugasteis en su momento, estoy seguro de que estáis "en el mismo barco" que yo. Pero si no lo hicisteis... Asegurad bien la correa de seguridad de vuestros Joy Con, porque estáis a punto de vivir uno de los Zelda más legendarios.

Y además