Ir al contenido principal
Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Mi nota más baja en la historia de Hobby Consolas

vib ribbon

Hacemos memoria aprovechando que Hobby Consolas cumple 30 años. Y esta vez, no se trata de repasar los mejores juegos, sino ¿cuál ha sido la nota más baja que he puesto a un videojuego?

Poner notas a los videojuegos está en el ADN de Hobbyconsolas. Es una manera de mostrar, en un rápido vistazo si un título merece la pena, o si consideramos que está por encima o no de otros juegos similares. Claro, siempre intentamos poner notas que estén justificadas, pero inevitablemente  hay una parte subjetiva en esta valoración. 

Pero este no es un artículo dedicado a discutir si se debe poner nota a los juegos o no (hay medios que lo hacen y otros que lo han eliminado). He querido echar la vista atrás, aprovechando que #Hobbycumple30, para recuperar el juego al que le haya puesto la peor puntuación. 

Continuamos celebrando el 30 aniversario de Hobby Consolas con artículos que recuerdan los mejores momentos de la revista. Ya os hemos contado algunas curiosidades de nuestra historia, como la historia de portada del número 1, con Bart Simpson, o el gazapo más sonado de la revista  Shenmue II en Dreamcast y PS2.

Después de 23 años en esta casa, como ya os conté en mi llegada a Hobby Consolas, he hecho tantos análisis que es casi imposible acordarse. Por mis manos han pasado obras maestras, y también juegos que me han sacado de quicio (y eso que, normalmente, en Hobby no analizamos aquellos que no llegan a un mínimo). Pero sé que hubo un juego al que le puse un 10 en gráficos. Ojo, sobre 100. 

Es la nota más baja que he puesto a ningún juego, aunque fuera en un parcial. ¿Queréis saber qué juego tenía unos gráficos que no pasaban de 10? Fue un lanzamiento de 2000 para la primera PlayStation. De hecho se trataba de un juego editado por Sony y desarrollado por Nana On Sha (el equipo de Masaya Matsuura que lanzó Parappa The Rapper y Unjammer Lammy).  

Vib Ribbon

El juego que se llevó un 10 en gráficos fue Vib Ribbon, un "experimento" musical que era capaz de convertir cualquier pista de audio de un CD en un nivel de plataformas, que debía superar Vibri, un conejo vectorial animado con mucho ritmo. Es probablemente uno de los juegos más originales que han pasado por mis manos (ojo, que llevó un 70 en el global), pero aquellos gráficos en blanco y negro no llegaban a mucho más.

Ojo, que no estoy hablando de gráficos  en estilo pixelart o 1 bit, nada que ver con return of the Obra Dinn ni Gato Roboto. Eran vectores en color blanco sobre fondo negro, y eso sí, con animaciones interesantes y arriesgados juegos de cámara.  Era un recurso necesario para generar el escenario (una línea) a partir de las melodías. 

vib ribbon

En nuestro número 107 dije de él "este título sacrifica su atractivo visual en favor de la jugabilidad más sencilla y el apartado sonoro más variado (...) pero su concepto, demasiado simple, puede acabar jugando en su contra". Han pasado 21 años de aquel análisis, pero no se me olvida que le puse un suspenso en gráficos. 

Con el enfoque actual de los juegos, seguro que Vib Ribbon sería un juego digno de estudio, y una muestra de la creatividad de los estudios independientes. Vib Ribbon tuvo una secuela para PS2 que se lanzó en 2004, Vib Ripple, y que nunca llegamos a ver en los mercados occidentales. Es un juego que merece la pena probar, pero sigo pensando que tiene los peores gráficos que he analizado en la historia de Hobby Consolas. 

vib ribbon

Podéis descubrir muchas más curiosidades de la historia de nuestra revista en el especial 30 años de Hobby Consolas..

Y además