Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

El precio que tiene no estar en el E3 2020 para Sony y PS5

sony e3

Por segundo año consecutivo Sony no irá al E3, la feria de videojuegos más grande del mundo. El año pasado, nos llevamos una (desagradable) sorpresa ante su ausencia -cualquier ausencia perjudica a la feria- pero al fin y al cabo, la compañía no tenía demasiado que anunciar. Death Stranding se había mostrado varias veces antes, Ghost of Tsushima no estaba listo y The Last of Us 2 contaría con un evento exclusivo unos meses después, pero ¿por qué Sony no va al E3 2020? ¿Qué precio pagará la compañía por no estar en el showfloor?

Vamos a aparcar las reacciones de los fanboys de uno y otro lado, que para eso tienen Twitter, y analicemos fríamente lo que gana y lo que pierde la compañía japonesa con su decisión. Y ya que es un artículo de opinión, dejo claro desde el principio que a mí me hubiera gustado que estuviese en el E3, que volviesen las grandes conferencias y que preparase un despliegue para mostrar PS5 en sociedad, con la fecha de lanzamiento definitiva, el precio y los primeros juegos

¿Qué esperar de PlayStation en 2020? Las 5 claves de Sony

Lo que pierde Sony sin E3 2020

El año pasado, Microsoft celebró una gran conferencia, repleta de tráilers y juegos, y estuvo "en el ojo del huracán" durante toda la feria (aunque no tenía stand en el E3 propiamente dicho. Este año está claro que Xbox Series X tiene el camino allanado para ser la estrella. Ante la ausencia de PS5, la posibilidad de jugar a la máquina de nueva generación de Microsoft y disfrutar de Halo Infinite (entre otros), se convierten en el principal atractivo de la feria. Las palabras de Phil Spencer, principal responsable de Xbox, dejan claro que este año van a por todas: "Nuestro equipo está trabajando duro para el E3 y estamos deseando compartir con todos los que amáis jugar lo que tenemos por delante. Nuestra forma de hacer arte ha sido impulsada constantemente por la combinación de creatividad y progreso técnico. El año 2020 es un hito en ese viaje para el equipo Xbox”.

E3 2019

PS5: Fecha de lanzamiento, juegos, características técnicas de PlayStation 5

Por otro lado, la ESA pierde fuerza. Se trata de la Entertainment Software Association, y es la organización que aglutina a las principales editoras de videojuegos en Estados Unidos, y que defiende sus intereses. La ESA es quien organiza el E3, y ha perdido la participación de Electronic Arts (que realiza el EA Play de forma paralela), Rockstar, Activision -que no tuvo stand el año pasado-, Microsoft (que realiza su evento antes de la feria, en el Microsoft Theater, al lado del centro de convenciones) y también Sony. ¿Qué sentido tiene una organización que no es capaz de aglutinar a los principales "players" de la industria?

Comparativa

Estos son los mandos para PS4 más vendidos en Amazon

En tercer lugar, pierde el E3 (Electronic Entertainment Expo). La feria de videojuegos más importante del mundo cada vez lo es menos. Nintendo ha repartido sus anuncios en distintas entregas de Direct. Sony no acude al evento, y celebra en su lugar State of Play. Y las compañías prefieren hacer presentaciones "privadas"  en paralelo. Un E3 sin novedades, sin posibilidad de probar las nuevas máquinas, sin competencia... cada vez tiene menos sentido. En cierto modo, perdemos todos. Aunque nos ahorremos trasnochar durante la conferencia de Sony, por el cambio horario. 

Lo que gana Sony sin E3 2020

Está claro. El E3 tiene un precio (y es muy elevado). Hasta el año pasado, la compañía no había tenido reparos en montar enormes conferencias en estadios y estudios de cine, y desplegar uno de los stands más grandes el Convention Center. Y a esto hay que sumarle la logística (de azafatas, catering, traslados, iluminación...). El espacio más barato que se oferta (sólo el espacio) esta en los 30.000 dólares. Sin embargo no hay cifras oficiales de lo que cuesta un stand. Hay declaraciones de años pasados, en que se estima que las compañías medianas invertían entre 300.000 y 500.000 dólares por estar en el E3. Y no queda claro que esta inversión tenga un retorno tan efectivo como una campaña de publicidad.

Doom eternal e3 2019

Sony también gana la oportunidad de darle peso a los lanzamientos que todavía quedan para PS4: juegos exclusivos como Dreams (Media Molecule), The Last of Us 2 (Naughty Dog), Ghost of Tsushima (Sucker Punch) y los desarrollados por third parties como Nioh 2 o Final Fantasy VII Remake. Son títulos que corren el riesgo de ser "enterrados" en la fiebre por la "next gen". 

Pero sobre todo, Sony gana la posibilidad de organizar su propia presentación de PS5 y ser el centro de todas las miradas. Así será cuando se muestre la forma definitiva de la consola, el precio, la fecha de lanzamiento... y en particular los primeros juegos de PS5, no habrá nada más en su órbita, para restarle protagonismo. Esto es un arma de doble filo. Ha pasado mucho tiempo desde el anuncio de PS4, y los usuarios son cada vez más escépticos. No valdría con un evento equivalente a aquella presentación en que Mark Cerny mostró el Dualshock 4 y se vieron imágenes de Knack, Deep Down (aquí podemos insertar las bromas que se os ocurran), Killzone Shadowfall o Infamous Second Son.  

El logo de PS5 alcanza 5 millones de likes en Instagram

Aquella presentación tuvo lugar el 20 de febrero de 2013 (no se indicó el precio de la consola ni la forma final) así que pronto podremos ver cómo Sony gestiona la presentación de la nueva consola, y si de verdad merece la pena su ausencia en el E3. 

Y además