review Gigabyte Aero 15X
Reportaje

Análisis del Gigabyte Aero 15X, el súper portátil gaming

Por Alejandro Alcolea

Con la llegada de la serie GTX 10 de Nvidia, los fabricantes de portátiles comenzaron a ensamblar máquinas en la que la diferencia de rendimiento entre una GPU de portátil y otra de sobremesa se borraba prácticamente. Hemos visto portátiles con tarjetas GTX 1050 (como el Thunderobot que analizamos hace unos meses), con GTX 1060 (como este HP Omen 15) y con GTX 1070 y 1080 (como el impresionante Zephyrus de Asus).

Tecnología de las gráficas Nvidia

A continuación, os traemos el análisis del Gigabyte Aero 15X, un portátil que acaba de llegar a nuestro territorio y que cuenta con una gráfica GTX 1070, el modelo de gama media-alta de la compañía de Santa Mónica. Eso sí, una gráfica espectacular no es todo lo que tiene que ofrecer este modelo.

Especificaciones y diseño

Antes de meternos de lleno con el diseño en este análisis del Gigabyte Aero 15X, veamos qué ''monta'' esta casa especializada en ensamblar tarjetas gráficas. El Aero 15X tiene las siguientes especificaciones:

  • CPU: Intel Core i7-7700K
  • GPU: Nvidia GTX 1070 de 8 GB con diseño Max-Q.
  • RAM: 16 GB de RAM DDR4 2.400 MHz.
  • Almacenamiento: SSD NVMe de 512 GB.
  • Pantalla de 15,6'' IPS 1080p.

Aunque el almacenamiento no sea demasiado generoso, el Aero 15X cuenta con un puerto para conectar otro SSD M.2. No, no encontraréis espacio para un HDD 2,5'' ni una unidad óptica. Y es que, el cuerpo del portátil tiene unas dimensiones realmente reducidas. Pesa sólo 2,17 Kg y tiene un grosor de 1,9 centímetros.

Productos de Gigabyte en Amazon

Se trata de unn perfil realmente contenido que esconde una GTX 1070, algo que se consigue gracias a la tecnología Max-Q, algo que Nvidia presentó este año y que detallaremos en el apartado de rendimiento. Por lo demás, tenemos los puertos básicos (dos USB 3.0, un Thunderbolt 3, lector de tarjetas, puerto RJ45 y HDMI, todo lo necesario para conectar nuestros periféricos a su chásis de aluminio y empezar a disfrutar del portátil.

Sin embargo, como habéis visto en las fotos, el exterior llama la atención por una pantalla de 15,6'' metida dentro de un cuerpo de portátil de 13''. Esto se consigue gracias a unos marcos de sólo 5 milímetros de grosor que consigue que el equipo tenga un tamaño aún menor de lo que debería. Eso sí, un diseño como este tiene un precio. El Gigabyte Aero 15X se puede conseguir en España por algo más de 2.200€.

Pantalla Pantone sin bordes

La pantalla es un punto muy importante de cualquier portátil. Aunque en un equipo para jugar, muchas veces, optemos por por conectar una pantalla externa mayor, o con más resolución, seguiremos utilizando mucho la propia pantalla del dispositivo. Esto significa que debe ser un elemento de calidad, ya que tendremos que pasar muchas, muchísimas horas con ella.

Cuando se hace una introducción de este estilo siempre es porque hay un gran ''pero''. Ciertamente, en el caso del Gigabyte Aero 15X, lo hay, pero también detalles buenísimos que no suelen verse en portátiles. Los fríos números nos dicen que tenemos una panel IPS de 15,6 pulgadas con resolución FullHD y un refresco de 60 Hz. 

Análisis Gigabyte Aero 15X

Este refresco se nos puede quedar cortos para ciertos juegos, sobre todo viendo el rendimiento de la tarjeta GTX 1070 que monta, pero jugar a 60 frames, sigue siendo una opción más que válida. La pegatina que acompaña el portátil nos indica que tenemos una pantalla Pantone, lo que significa que se cubre el espectro de colores sRGB de una forma espectacular en comparación con otros paneles y, además, viene precalibrada de fábrica.

Ciertamente, los colores y ángulos de visión del panel Pantone del Aero 15X son espectaculares. Sin embargo, y aquí viene el ''pero'', tenemos entre manos un panel que tiene una respuesta algo lenta en ocasiones, algo que no es ideal para juegos, y, además, en una configuración de vídeo por debajo del 20% notaremos que la pantalla parpadea.

Análisis Gigabyte Aero 15X

Esto, lejos de ser algo nimio, provoca que nuestra vista se canse antes de lo debido. la pantalla en términos de gestión de color es excelente, pero da la sensación de ser una pantalla mucho mejor para trabajar con fotografías, que con videojuegos. Y eso se nota a la hora de jugar. Eso sí, siempre podemos conectar una pantalla externa para disfrutar del poder de la bestia.

Rendimiento del súper portátil

Algo fundamental en el análisis de un portátil gaming es el apartado de rendimiento. A continuación, os dejamos unos benchmarks sintéticos para que veáis el rendimiento ''en bruto'' del Aero 15X de Gigabyte:

Como veis, está plenamente capacitado para operar en resoluciones 1440p y 4K, además de poder mover la realidad virtual. Eso sí, nos ceñiremos a la pantalla del portátil y, por tanto, el objetivo está en ver los juegos a 60 frames por segundo en resolución FullHD. Todos los juegos probados corren con V-Sync (excepto Overwatch y StarCraft II) en los parámetros gráficos máximos (incluyendo la escala de texturas de Overwatch al 200%).

Estos son los resultados de rendimiento del Aero 15X:

Como veis, los resultados son estupendos para jugar a una resolución de 1080p, que es la que trae el panel del portátil, y la tasa de 60 frames por segundo que, como mucho, podremos disfrutar de forma real en dicho panel. Sin embargo, está claro que la GTX 1070 puede dar mucho más de sí y, por eso, es recomendable contar con un monitor externo (incluso 4K) con el que exprimir el hardware del portátil.

Ahora bien, ¿qué significa contar con una gráfica Max-Q? El rendimiento de la batería del Aero 15X es de unas ocho horas navegando por internet y de unas dos horas jugando. Cuando el portátil está conectado a la corriente, la gráfica desata todo su poder, pero cuando estamos lejos de un enchufe, la cosa cambia. 

Y es que, Max-Q es la solución de Nvidia para crear portátiles más finos al generar menos calor y necesitar un disipador menor (puede que, por eso, la CPU sufra algo más en un portátil gaming). Cuando nos desconectamos de la corriente, el portátil adapta automáticamente la calidad visual del juego para garantizar 30 frames por segundo, lo que nos da una experiencia fluida, pero menos exigente y, por tanto, mejor para la batería, que cuando ejecutamos un juego a una tasa de frames mayor.

Eso sí, automáticamente, cuando volvemos a conectar el equipo a la red eléctrica el rendimiento y los parámetros gráficos vuelven al estado en el que nosotros los hemos configurado.

Gestión de la temperatura

La disipación y el comportamiento de un portátil gaming en términos de temperatura, no siempre es algo sencillo de tratar. Y, ciertamente, es un apartado que tiene importancia no ya por la propia comodidad a la hora de jugar o trabajar con el teclado (por lo que pueda calentarse el chasis), sino por el ruido generado o temas más serios como el throttling (cuando la CPU se calienta demasiado y, automáticamente, baja el voltaje para reducir rendimiento y enfriarse).

Análisis Gigabyte Aero 15X

Ya os hemos ofrecido el análisis del HP Omen 15 de 2017 y, aunque os comentamos que se trata de un portátil gaming muy interesante en muchos sentidos, la temperatura es algo que no gestionaba demasiado bien, con picos de 97º en juegos como The Witcher 3. El Aero 15X de Gigabyte sigue teniendo un procesador caliente (el propio i7-7700K, y más con el espacio disponible, lo es), pero los picos son, ocasionalmente, de 92º.

Más que la temperatura en el caso del portátil gaming de Gigabyte, el inconveniente es el ruido del disipador. Debido al diseño del portátil, la salida de aire está colocada al estilo de las de los MacBook de Apple, justo antes de la pantalla, en la propia bisagra. Esto provoca que, cuando se expulsa mucho aire, este choque contra la pantalla y se acentúe el ruido, lo que nos obligará a jugar con los cascos puestos.

Sin embargo, esto sólo ocurre cuando el portátil está conectado a la batería. Si jugamos con el portátil tirando de la batería, la comentada tecnología Max-Q rebaja la frecuencia de la gráfica y, por tanto, el calor generado es menor, así como la necesidad de disipar ese calor. En nuestras pruebas, el portátil se ha mantenido alrededor de los 88º.

Teclado y touchpad

Aunque para jugar siempre vayamos a utilizar un ratón externo, y hasta un teclado gaming, este apartado es importante ya que, al igual que ocurre con la pantalla, pasaremos mucho tiempo interactuando con el teclado y touchpad del propio portátil. El touchpad nos deja sensaciones muy encontradas. Si bien, es agradable al tacto, la sensibilidad es demasiado alta y cuando escribimos produce toques involuntarios que pueden hacernos perder un texto o empezar a escribir en otra línea por error.

Teclado del Gigabyte Aero 15X

El teclado, por su parte, tiene un tacto muy válido gracias a una pulsación satisfactoria que produce un sonido agradable y que, además, podemos personalizar gracias a la herramienta propia de Gigabyte que nos permite cambiar todos y cada uno de los colores del teclado RGB. Hay varios efectos predefinidos, pero podremos crear nuevos a nuestro gusto.

Otra cosa interesante es que el portátil no tiene teclas dedicadas para macros, pero gracias al software, podremos crear macros en cualquiera de las teclas, algo que no está mal y que permiten que el teclado no aumente las dimensiones del portátil.

Conclusión

Como habéis podido ver en este análisis del Gigabyte Aero 15X, el rendimiento del equipo es formidable. Con su GTX 1070 y su i7-7700K, además de la memoria de 16 GB, tenemos ordenador para rato. Los vídeos que acompañan el análisis están capturados directamente desde el portátil y muestran que, aunque la CPU sufre en algunos momentos con temperaturas altas (aunque no hay síntomas de throttling), la gráfica corre a una temperatura muy aceptable para hablar de un portátil de menos de 2 centímetros de grosor.

Gigabyte Aero 15X

La tecnología Max-Q promete darnos muchas alegrías a partir del año que viene, pero está claro que los paneles 1080p deben ir quedando atrás en los portátiles. La GTX 1070 puede, de sobra, con la resolución QHD y, si incorporas una pantalla 1080p, que sea porque cuenta con un refresco mayor que el del Aero 15X. Nos habría encantado no sólo que tuviera un mejor tiempo de respuesta, sino que superara los 60 Hz.

Por lo demás, estamos ante un portátil para jugar de lo más interesante, con un gran diseño (algo que tiene un gran peso en el precio, claro), un teclado brillante y un touchpad que sólo sirve para sacarnos de un apuro, ya que un ratón externo es lo más indicado. Sin duda, es uno de los mejores portátiles gaming del 2017.

Lecturas recomendadas