Ir al contenido principal
Análisis HyperX Cloud Flight S
Reportaje

Análisis HyperX Cloud Flight S, el primer auricular gaming con carga inalámbrica

Hyper X tiene en la gama de auriculares Cloud uno de sus grandes baluartes, en parte porque han sido la punta de lanza con la que dieron a conocer su calidad. Así seis años después de su debut, el fabricante ha tenido todo tipo de modelos, con y sin cable, más o menos premium, hasta llegar a este HyperX Cloud Flight S.

Se trata de una nueva versión de los Cloud Flight, la línea inalámbrica que debutó hace ya dos años, y que en esta ocasión, se trata de una puesta al día de ese modelo. ¿Pero qué novedades y cambios incluye? Tranquilos, que eso es justo lo que vamos a ver en este análisis de Cloud Flight S, el nuevo auricular inalámbrico de HyperX.

Hazte con los HyperX Cloud Flight S al mejor precio

Como hemos adelantado, estos nuevos Cloud Flight S son una evolución respecto al modelo original, más que una revolución. Las novedades son significativas, y tocan todos los aspectos del auricular, desde su diseño a la inclusión de nuevas funciones, que vamos a detallar a continuación. 

Si empezamos por el diseño, se trata de un auricular gaming que recuerda a primer modelo de Cloud Flight, a los originales, tanto por la forma como por ciertos detalles, como el sistema de giro de cada auricular en el eje vertical. No son exactamente idénticos, pues algunos detalles, como el cable a la vista del primer Cloud Flight, o la iluminación roja RGB que incluía, aquí no están (en lugar de esta última, está el logo de la marca en blanco, y sin iluminación).

Es un diseño más sobrio y elegante, que prescinde de luces y colores para apostar por una línea más seria. La mayor parte del chasis, desde la diadema a su sistema de extensión o los agarres de los auriculares, están fabricadas en plástico. Aquí no hay diadema de metal, y es una cosa que se nota... aunque no transmite sensación de fragilidad o que se pueda romper fácilmente. Están bien construidos.

HyperX Cloud Flight S

En este sentido, el diseño también arroja novedades, desde unas almohadillas mucho más gruesas y cómodas, que aislan mejor del ruido exterior, o un espacio para los oídos bastante amplio. Los controles están repartidos entre ambos auriculares y, así, en el derecho podemos encontrar una rueda de volumen (con giro infinito) y en el izquierdo el botón de encendido, otro para activar el modo 7.1 y los puertos para cargar el auricular por micro USB y conectar el micrófono, que vuelve a ser extraíble.

Además, en cada auricular es posible encontrar un nuevo sistema de "bloqueo" de giro, siempre que ponemos la bisagra en su posición central. Esto tiene una razón de ser, y está ligada a otra de las novedades que veremos un poco más adelante.

HyperX Cloud Flight S

A la vista de todas estas características, no es erróneo decir que, tanto por estética como por diseño, estos Cloud Flight S parecen más unos cascos "de estilo de vida", sin colores chillones o formas llamativas, aunque vaya por delante que no son Bluetooth, ni tienen conector de 3,5mm, es decir, no podrás conectarlos a otros dispositivos ni sacarlos a la calle, ya que requieren de un receptor USB para funcionar.

El estándar es el habitual en este tipo de dispositivos, es decir, 2,4 Ghz, y tiene un alcance de 20 metros, si no hay obstáculos de por medio. La conexión es continua, sin cortes ni interrupciones aunque alguien se ponga entre el receptor y el auricular ... algo que siempre es de agradecer.

El micro, extraíble, es exactamente el mismo que el del anterior Cloud Flight, y captura bien el sonido, atenuando el ruido ambiente. Está bien construido y su cuerpo con mala metálica tiene el punto justo de flexibilidad, para quedarse en la posición que queramos a la primera, sin tener que retorcerlo o forzarlo más de la cuenta. 

Todo, además, manteniendo los grandes controladores de 50mm con imanes de neodimio, y ofreciendo una sobresaliente autonomía, de 30 horas, con el volumen al 50%. Pero, este modelo no se queda aquí, y concentra sus novedades en torno a tres pilares.

carga Qu ChargePlay Base HyperX

Como hemos adelantado desde el propio título de este análisis de HyperX Cloud Flight S, son compatibles con el estándar de carga inalámbrica Qi. Es decir, si tienes una base de cargad de este tipo (o puedes comprar la de HyperX, que es una base doble para cargar el móvil y el auricular al mismo tiempo), puedes cargar los cascos sin cables de por medio mientras no juegues (en la caja se incluye un cable de carga USB).

Es aquí donde entra en juego el sistema de bloqueo de giro de cada auricular que comentábamos antes: al quedarse bloqueados ambos auriculares entra en un equilibrio perfecto que le permite posarse sobre la base de carga sin que se desestabilice y caiga fuera de la misma.   

La segunda gran novedad de los Cloud Flight S es que, en una de sus copas, es posible encontrar cuatro botones completamente configurables a través del software Ngenuity, ya sea para activar el "sidetone" (escuchar nuestra voz del chat) a acciones como pasar de canción, mutear el micro... Es un detalle que permite que cada jugador lo configure según sus necesidades.

HyperX Ngenuity

Eso sí, el software, en estado beta, está bastante verde y mientras configurábamos los botones nos ha dado algún fallo y lo hemos tenido que cerrara y volver a abrir. Además, Ngenuity está bastante verde en cuanto a opciones y es una de las cosas que más pide el auricular en estos momentos.

Y es que, aunque no suenan mal, la configuración que trae por defecto el auricular atenúa bastante las frecuencias agudas, por lo que suena algo "apagado". Insistimos, no suenan mal, pero para los que somos un poco audiófilos, y usamos los cascos para algo más que para jugar, lo notamos, por ejemplo, al reproducir música. Y se nota todavía más al activar el sonido 7.1 con los juegos.

Ahí se nota que los agudos y el volumen general suben unos cuantos enteros, y además, lo hacen con un logrado efecto posicional. Y es cuando uno empieza a preguntarse por qué no es posible tener ese nivel de agudos fuera del sonido 7.1, porque de verdad, se nota y mucho.

Es en esta parcela, el tuneo del sonido, donde debería entrar en juego Ngenuity, que debería permitir muchas más opciones de configuración, crear perfiles o incluso incluir un ecualizador para que cada uno ajuste el sonido a su paladar. Hoy por hoy nada de eso es posible, y las opciones son bastante escuetas.

HyperX Ngenuity

Más allá de ajustar el equilibrio entre chat y sonido del juego, el volumen del micro y del sonido del juego, auto optimizar el efecto 7.1 o activar el sidetone, poco más podemos hacer. Y es una lástima, porque el potencial y la calidad está ahí, pero por ahora la calidad de sonido no alcanza el techo que debería.

VALORACIÓN FINAL DE LOS HYPERX CLOUD FLIGHT S:

No nos cabe la menor duda de que los HyperX Cloud Flight S son unos auriculares muy cómodos (probablemente de los que más, de cuantos ha lanzado el fabricante), muy bien acabados y con materiales de calidad, sin olvidar su batería de gran duración, las cómodas almohadillas que además aislan muy bien del ruido exterior... Desde el punto de vista "físico" es un gran auricular.

HyperX Cloud Flight S

Desde el punto de vista del sonido y opciones, es un auricular que suena bien, si bien es cierto que en modo "estéreo" las frecuencias agudas están muy atenuadas... algo que se podría solventar si el software Ngenuity incorporara un ecualizador, y opciones como crear perfiles por juego... algo que hoy por hoy no es posible. 

Activa el sonido 7.1 en un juego, y es como cambiar de dimensión, con un sonido mucho más rico en frecuencias, con agudos más naturales y, en general, más potente. Algo incomprensible, y que desluce en cierto sentido lo que puede ofrecer el auricular que ni es poco, ni es malo... sólo que podía estar mucho mejor.

Todo, además incorporando novedades interesantes, como la carga inalámbrica o los botones configurables, que rematan un headset de calidad, que con una sencilla actualización de software podría ofrecer mucho más, y mejor, de lo que ofrece en su lanzamiento. HyperX Cloud Flight S cuesta 169,99 euros, y la base de carga, 69,99 euros.

Y además