Thunderobot GX97
Reportaje

Análisis del Thunderobot GX97, el portátil gaming con pantalla de 17"

Por Alejandro Alcolea

Análisis del Thunderobot GX97, un portátil gaming de gran formato que monta una pantalla de 17 pulgadas ideal para jugar y una gráfica que cumple justa para esa resolución.

¿Un portátil gaming a buen precio y con un rendimiento acorde al hardware que monta? Tras pasar unas semanas con el nuevo portátil una de las compañías asiáticas que más fuerte está pegando en occidente en los últimos meses, os ofrecemos el análisis del Thunderobot GX97. Se trata de la última incorporación a la familia de la compañía que patrocina al equipo de eSports Valencia C.F. y ofrece una buena relación calidad/precio.

Tras ver cómo rinde la GTX 1050 Ti en las tripas del Thunderobot GX97, os dejamos nuestras opiniones y review de este portátil gaming que comparte características con otros de la misma casa, pero que se diferencia del resto, y del mercado, con una pantalla de grandes dimensiones.

Especificaciones y diseño

Antes de hablar del diseño, repasemos las especificaciones técnicas del Thunderobot GX97:

  • CPU: i7-7700HQ a 2,8
  • Nvidia GTX 1050 Ti con 4 GB de memoria VRAM
  • RAM: 8 GB DDR4 a 2.400 MHz
  • Almacenamiento: 256 SSD M.2 y 1 TB de HDD

Como ya veremos el rendimiento real del equipo en diferentes juegos, vayamos con el diseño. Como podéis intuir, se trata de un portátil bastante grande debido al panel de 17,3 pulgadas que monta. El peso es de unos 2,9 Kg, batería incluida, y las dimensiones son de 41,8 x 28,8 x 2,7. Es grande, ancho y se aleja, claramente, de portátiles gaming con tarjetas gráficas Max-Q (como el Aero 15X de Gigabyte).

El portátil está construido en aluminio, lo que le da un tacto agradable y una robustez que se confirma con el peso. La textura de aluminio cepillado (muy suave) de la tapa del portátil es muy agradable y el logo de Thunderobot resalta, de forma elegante. Lo importante son las tripas y ahí es donde el diseño ancho del GX97 tiene sus ventajas.

Thunderobot en Amazon

En la parte inferior encontramos una gran rejilla que absorbe aire y que nos deja ver tanto los módulos de memoria (ampliable hasta 32 GB) como los heatpipes de cobre. Como en otros portátiles gaming recientes con CPU y GPU dedicada, tenemos dos salidas de aire. De nuevo, como Thunderobot hizo con el ST-Plus, las salidas de aire no están colocadas de la forma más inteligente posible.

Y es que, en la parte trasera del portátil tenemos un diseño que imita dos tubos de escape, pero uno de ellos está tapado y sólo expulsa aire el de la CPU. El calor de la GPU, que es el elemento que más se calienta en este portátil, se expulsa por la parte derecha, lo que molestará a los usuarios diestros que utilicen un necesario ratón externo para jugar. Y el tema del calor es algo de lo que hablaremos más adelante, ya que el Thunderobot GX97 ha sido una grata sorpresa en este aspecto.

En cuanto a conexiones, encontramos un USB Tipo-C, dos USB TipoA 3.1, un USB 2.0. También un HDMI, entrada de micrófono y salida de auriculares, además de un puerto HDMI.

Puertos Thunderobot GX97

Una pantalla enorme

Una vez vistas las especificaciones técnicas del Thunderobot GX97, es el momento de echarle un vistazo a lo que llama más la atención de este portátil, su inmensa pantalla. Los portátiles de 17 pulgadas se han ido dejando de lado poco a poco. Apple dio un primer paso al eliminar de su oferta de portátiles el de mayor formato, pero ahora, con los portátiles tan capaces para jugar que tenemos gráficas a la última generación de tarjetas Nvidia, las pantallas grandes tienen bastante sentido.

Se trata de un panel IPS, del que hablaremos más adelante, con resolución 1080p. Esta resolución es más que suficiente para poder sacarle partido a la gráfica. La tasa de refresco es de 60 Hz también es más que suficiente para la 1050 Ti. En este sentido, Thunderobot ha calculado bastante bien las posibilidades de la GPU y encontramos una pantalla que se ajusta muy bien a la gráfica de Nvidia.

Otra cosa es la calidad del panel. Los colores de un panel IPS son, por norma general, muy buenos. Sin embargo, en este caso tenemos un IPS que cuenta con un 72% del espectro sRGB que, además, presenta algunos males típicos de este tipo de paneles. Se trata de las fugas de luz. En las esquinas superiores vemos los negros más claros debido a estas fugas de luz. 

¿Importa en los videojuegos? Todo depende de si miramos la imagen siempre desde el ángulo correcto, pero en nuestras pruebas estos días, no ha sido algo llamativo. Sin embargo, ahí está. Lo importante es que la imagen es buena y una pantalla tan grande, impresiona y te permite jugar de forma muy cómoda a todo tipo de juegos, sobre todo los competitivos.

Teclado RGB y touchpad que no está mal

Si la pantalla llama la atención, el teclado no se queda atrás. Con un formato completo, encontramos un teclado con iluminación RGB que podemos configurar de distintas maneras gracias al software de Thunderobot que viene instalado. Las opciones de personalización son generosas y, además de modos predefinidos, podremos invertir tiempo en crear un teclado a nuestro gusto.

Teclado Thunderobot GX97

El tacto de este teclado de tipo chiclet es agradable, con un rebote, sonido y tacto muy agradable para escribir durante horas y jugar. La intensidad del brillo es correcta y no se calienta demasiado mientras jugamos. Por otro lado está el teclado, el aspecto más polémicos de los portátiles que, básicamente, no son Mac. ¡Ah! Es el formato español, con eñe.

El tamaño es correcto y el tacto, también. Además, responde muy bien a los gestos de Windows 10 como volver atrás o desplazarse por una página, pero tiene un problema que encontramos en muchos portátiles con Windows. Dependiendo de cómo te posiciones encima del touchpad, podremos arrastrar sin querer carpetas u otros elementos.

Sin embargo, no está nada mal, teniendo en cuenta que muchos fabricantes no dan con la tecla en este terreno, y nos permite trabajar sin problema sin un ratón externo. Eso sí, para jugar es obligatorio un ratón externo.

Teclado Thunderobot GX97

Rendimiento de la GTX 1050 Ti

La configuración es exactamente igual que la del Thunderobot ST-Plus, pero con una pantalla de mejores dimensiones y acabados que elevan el portátil de categoría. El procesador es prácticamente de lo mejor que se puede montar en un portátil actualmente, pero la gráfica marca la diferencia y la GTX 1050 Ti no es la mejor si queremos disfrutar de los juegos en ultra.

Los juegos elegidos para realizar los test de rendimiento son los siguientes:

Estos juegos utilizan de forma bastante exigente todos los componentes del equipo y su rendimiento con la GTX 1050 Ti depende de los parámetros gráficos activados. En la siguiente galería os dejamos los ajustes con los que hemos probado el portátil para que os hagáis una idea de hasta dónde podéis tocar si preferís jugar a 60 frames por segundo clavados o a 30, dependiendo de los juegos. Si bajamos fps, aumentamos carga gráfica, pero en esta configuración tenemos rendimiento y carga gráfica muy equilibrada.

Antes de detallar el rendimiento en juegos, veamos la puntuación del Thunderobot GX97 en un benchmark sintético como Unigine Valley:

Unigine Thunderobot GX97

Hablando de juegos, el rendimiento es correcto y, jugando con los parámetros gráficos, conseguimos una buena relación entre calidad gráfica y rendimiento. Destiny 2 nos ofrece una tasa de 60 frames por segundo casi de forma constante, con algunos bajones puntuales a 53 frames por segundo. La experiencia en este juego es fantástica y, realmente, jugarlo en portátil con una pantalla tan grande es magnífico.

DOOM bajo la API Vulkan también es uno de los juegos más vistosos. En exteriores se mantiene sin problemas sobre los 120 frames por segundo y en interiores los fps bailan algo más, pero rara vez bajan de 100 frames por segundo. La GPU sufre algo más con The Witcher 3. Sin Hairworks se mantiene sobre los 50 frames por segundo, con algunas subidas y bajadas. Con Hairworks tenemos un descenso de 10/15 frames por segundo. 

Overwatch es un título en el que necesitamos cuantos más frames, mejor y se mantiene en los momentos más intensos entre 90 y 100 frames por segundo con la configuración gráfica utilizada. Lo más importante en este equipo es buscar esa comunión entre fps y carga gráfica para poder aprovechar la GTX 1050 Ti sin ahogarla y perder rendimiento.

Disipación y temperatura

Viendo el rendimiento y las configuraciones gráficas de los juegos en las imágenes y el gameplay, ya habréis visto la temperatura de los diferentes juegos. En este sentido, el Thunderobot GX97 es sorprendente, ya que el grosor del portátil se traduce en una correcta disipación y hace que la CPU no supere en ninguno de los casos, y en juegos tan exigentes como Overwatch o The Witcher 3 en este aspecto, los 70º.

En The Witcher 3, un juego que nos ha dado picos de 97º en la CPU en otros análisis, no superamos los 63º y en Overwatch rondamos los 66º con picos de 68º. Realmente, es sorprendente lo bien que refrigera la CPU del portátil. Esos 68º también los vemos en StarCraft cuando hay muchas unidades en pantalla, pero el máximo han sido 72º.

La GPU, es otra historia. Y es que, aunque la CPU no se aprovecha al máximo debido a la potencia de la GPU, lo que le permite ir más desahogada al no poder elegir algunos parámetros gráficos demasiado altos, la GPU sí va al máximo durante la mayor parte de la partida. En StarCraft II se mantiene alrededor de los 65º, pero en juegos como DOOM o The Witcher 3 supera los 70º, pero no va mucho más allá.

A nivel de ruido, lógicamente, cuando la gráfica va al 99% hace bastante ruido, pero no es algo que afecte sólo a este portátil. En este sentido, la disipación de calor del Thunderobot GX97 es muy buena.

Thunderobot va afinando la puntería

Al precio de 1.199€, el que tiene en la página web de Thunderobot, el GX97 es un portátil muy atractivo. Está claro que es portátil porque ofrece la posibilidad de sacarlo de casa, pero con este tamaño y peso, es básicamente un equipo que llevar de un escritorio a otro. Aunque hay más portátiles con la diagonal de este Thunderobot GX97, está claro que siempre llama la atención jugar en 17 pulgadas tan cerca de la cara. 

Para el juego competitivo va muy bien y los títulos para un jugador también se disfrutan bastante. Además, siempre tenemos la posibilidad de conectar un monitor o TV vía HDMI. La batería es lo habitual en este tipo de dispositivos, con algo más de tres horas a la hora de escribir y navegar por Internet. Jugando, se resiente bastante y llegaremos a una hora con el aviso de ''conecta el cargador''.

Por ir terminando con el análisis del Thunderobot GX97, se trata de un buen portátil calidad/precio que se comporta bastante bien en todo tipo de juegos (sobre todo aquellos que tiran de procesador) y es muy bueno para jugar a 1080p. Por pedir, habría estado bien contar con una GTX 1060, aunque hubiese sido el modelo con 3 GB, para apreciar mejores texturas en una pantalla tan grande, pero con el hardware disponible, el portátil responde muy bien. Si no queréis gastar mucho dinero, se trata de una opción bastante recomendable.