Reportaje

El año 2019 según lo imaginaron las películas de ciencia-ficción

Por Raquel Hernández Luján
Repasamos cómo nos mostraron algunas de las películas más famosas de ciencia-ficción el año 2019: Blade Runner, Akira, La isla o Daybreakers, entre otras.

El año en el que nos encontramos ya, 2019, ha sido el enclave de muchas pesadillas de ciencia-ficción a lo largo de los últimos años: películas en unos casos visionarias, en otros casos, muy exageradas pero que nos pueden hacer pensar con alivio que vivimos en un mundo imperfecto, pero al menos, razonablemente habitable. Eso sí, mejor será no tomarlas a guasa y sí como un tirón de orejas para no llegar a los extremos que nos proponen.

Consigue Blade Runner en UHD 4K a un precio increíble

Por supuesto, la primera cita obligatoria al hablar de 2019 en el cine es Blade Runner, un clásico de la ciencia-ficción reciente que en 1982 marcó una huella indeleble en el género reuniendo múltiples influencias estilísticas pero, sobre todo, alertándonos de que en un futuro no muy distante, los seres humanos podríamos llegar a generar inteligencias artificiales tan perfectas como indistinguibles de nosotros mismos.

En La isla, Ewan McGregor y Scarlett Johansson llegaban a la triste conclusión de que no eran más que repuestos para una clase adineada que, simplemente, podía permitirse el lujo de contar con clones idénticos y perfectamente compatibles con sus cuerpos. Ya vemos que hay una constante que se repite en todas las ficciones por las que pasamos: la desigualdad social marca por completo las relaciones entre la población. Akira es otro buen ejemplo, muy contestatario, de estos dilemas morales a la vista de su denuncia de que se utilicen personas poco pudientes como cobayas humanas, entre otros muchos debates que introduce.

¿Cómo han imaginado 2019 otras películas de ciencia-ficción? Los desastres se llevan la palma: holocaustos nucleares, tormentas arrasadoras, éxodos a colonias espaciales y hasta una invasión de vampiros han arrasado con la humanidad dejando solo un puñado de supervivientes. ¿Qué nos deparará el futuro dentro de diez años más? Ni siquiera el mejor cine puede darnos respuestas certeras.

Y además