Ir al contenido principal
The Dark Pictures Anthology - House of Ashes
Reportaje

Avance de The Dark Pictures Anthology: House of Ashes - Así será el nuevo terror

Hay monstruos y horrores que llevan miles de años ocultos. Ahora, el nuevo juego de terror de Supermassive Games quiere sacarlos a la luz. Regresa The Dark Pictures Anthology.

El terror conoce muchas formas y eso es algo que saben muy bien en Supermassive Games. Los creadores de Until Dawn siguen adelante con el tercer juego de The Dark Pictures Anthology, llamado House of Ashes, que llegará en este mismo 2021.

Si los dos juegos previos, Man of Medan y Little Hope, tenían lugar en el Pacífico y en un pueblo perdido de EEUU, respectivamente, esta vez viajamos hasta el final de la Guerra de Irak, en el año 2003. Un grupo de las Fuerzas Especiales de EEUU parte en busca de un almacén de armas químicas pero, en mitad de una refriega con el enemigo, tanto unos como otros acaban hundidos en un misterio templo sumerio de miles de años de antigüedad...

Como en todos los juegos de The Dark Pictures Anthology, House of Ashes se inspira en eventos reales. En esta ocasión, parece que el templo estará relacionado con Aram-Sin, un rey del antiguo imperio acadio, que vivió en torno al 2200 antes de Cristo. Cuando los protagonistas comienzan a adentrarse en las profundidades del templo, descubren que no solo hay soldados enemigos en otra parte del mismo, sino también otros series letales, misteriosos y quizá sobrenaturales.

Así pues, esta aventura de terror nos pondrá constantemente en la tesitura de elegir entre dos alternativas: ¿deberemos aliarnos con los soldados enemigos para sobrevivir a estas misteriosas criaturas o intentar salir de esta por nuestra cuenta?

Una vez más, tendremos 5 personajes controlables, aunque la principal protagonista será Rachel, interpretada por Ashley Tisdale (sí, la estrella Disney a la que vimos en las High School Musical). Ella será una de los miembros de las Fuerzas Especiales, junto a su marido y dos soldados más de su equipo. El quinto miembro será Salim, un soldado iraquí, con el que deberemos ser aliados a la fuerza... O no. Dependerá de nosotros.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

La dinámica de juego no cambiará mucho. En ocasiones, tendremos que explorar, para buscar objetos interactivos que hagan avanzar la trama. Otras veces, habrá diálogos con los compañeros, en los que deberemos elegir entre 2 respuestas o el silencio. Esto hará que cambie nuestro grado de afinidad con ellos o que se desencadenen diferentes acontecimientos.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

En otros momentos, se activarán QTEs en los que deberemos pulsar a toda pastilla un botón o bien pulsar rápidas secuencias, lo que podría separar a nuestro personaje de la vida o la muerte. Recordad, en estos juegos se ramifica el final y podemos pasar de hacer que todos sobrevivan a que todos mueran, con todas las variables intermedias.

Un par de cambios, gracias a las sugerencias de los fans, harán que esta experiencia sea ligeramente diferente a la de los dos juegos anteriores. Por un lado, se descartan las cámaras fijas en las partes de exploración y ahora podremos mover nosotros la cámara libremente con el stick derecho. En nuestra opinión, esto quita algo de "carácter cinematográfico" a la experiencia, aunque es cierto que puede ayudar a que no haya momentos en los que el control se vuelva a loco con los cambios de cámara.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

Por otro lado, el uso de la linterna será importante para alumbrar nuevas rutas que no veríamos de otra manera, por lo que la vertiente de exploración, que claramente era la menos desarrollada de los lineales juegos previos, aquí se potenciará. Por último, será posible ajustar la dificultad de los quick time events, pues parece que a algunos jugadores el stress de esos momentos le sacaba un poco de quicio.

Al margen de esos cambios jugables, el apartado técnico profundizará más que nunca en el uso de las luces y las sombras, algo fundamental para sacar a colación el contraste del árido desierto y las temibles zonas oscuras donde aguardan esas misteriosas criaturas. En ese sentido, lo que hemos podido ver por ahora de House of Ashes nos ha recordado el notable Amnesia: Rebirth, pues hace que tengamos más miedo que nunca a quedarnos en la oscuridad.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

Hablando de influencias, los responsables del juego ya han "confesado" que se han inspirado en conceptos y sensaciones de franquicias como Aliens o Depredador, pero también la película The Descent o la obra de Lovecraft, en particular En las montañas de la locura. Esa ambientación y rendimiento técnico se potenciarán en un juego que, esta vez sí, tendrá versiones optimizadas para PS5 y Xbox Series X.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

Los modos de juego no cambiarán y de nuevo podremos jugar en solitario (el juego nos cambiará el control a un personaje u otro según avance la historia) o con multijugador, dentro del modo Noche de pelis, en el que pasamos el mando a alguien que esté junto a nosotros o bien el multijugador online, en el que no sabremos exactamente qué están viendo o decidiendo los otros jugadores... 

Ese último suele ser el más divertido de todos, porque tendremos que confiar a ciegas en el juicio o la habilidad de nuestros compañeros, algo que en esta ocasión parece más importante que nunca.

The Dark Pictures Anthology: House of Ashes

Además, en este juego de miedo volverá la opción de jugar al "montaje cinematográfico" o el "montaje del director", en el que veremos los acontecimientos desde otras perspectivas. Este último será un bonus para los que reserven el juego, aunque es de esperar que más adelante llegue para todos con una actualización, como ya sucedió con Little Hope.

En definitiva, House of Ashes aporta los cambios justos y necesarios para renovar el interés por una franquicia con la que nos sigue apeteciendo sufrir. Eso sí, esperamos que Ashley Tisdale no se ponga a cantar en mitad de una refriega a vida o muerte contra un ser de las profundidades...

Y además